Negocios

La fuerza del sector farmacéutico

Adquisiciones, mayor inversión y sobre todo el desarrollo de nuevos medicamentos transforman al sector farmacéutico en uno de los más poderosos.

22-11-2010, 1:34:00 PM

La industria farmacéutica es uno de los sectores más complejos del mercado, no sólo por tener una labor “vital” dentro de la sociedad, sino su necesidad de innovación constante y el requerimiento de altos estándares de calidad. Y es que, claro, con la salud no se juega.

Si bien en México las denuncias por supuestas infracciones de estas empresas se duplicaron respecto de 2009 -según el Consejo de Ética y Transparencia de la Industria Farmacéutica (Cetifarma)-, el sector farmacéutico mundial pasa por uno de sus mejores momentos.

Hace algunos días, por ejemplo, los presidentes de Rusia y Eslovenia acordaron fomentar la cooperación farmacéutica tras firmar una “Declaración de Asociación para la Modernización”, que incluye, además de la ciencia, otras esferas -como la cultura y los deportes- para los años 2010 -2012.

Según sus declaraciones, dicho proyecto crea un efecto económico directo y es un factor de logro de mejores condiciones para el desarrollo de esta industria en Europa.

“Estamos interesados en desarrollar nuestra propia industria farmacéutica y dispuestos a continuar la cooperación con nuestros socios eslovenos, crear empresas mixtas y realizar investigaciones conjuntas en la esfera”, indicó al respecto el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev.

Mientras tanto, En Estados Unidos la industria farmacéutica continúa a la alza. Durante el año pasado, las grandes empresas del sector protagonizaron una intensa carrera de compras y fusiones para hacer frente al descenso del consumo y al final de importantes patentes históricas.

Hoy, la mayoría de los analistas recomiendan invertir en el sector, puesto que estas firmas son “apuestas seguras” para aquellos que quieran beneficiarse de los acuerdos corporativos.

“Muchas compañías farmacéuticas están saliendo a comprar compañías biotecnológicas que invierten tiempo y dinero desarrollando nuevos medicamentos”, dice Mossaver-Rahmani, dueño de acciones de Pfizer y Johnson & Johnson.

Otro ejemplo similar sucede en España, donde su gobierno ya aprobó dos recortes unilaterales de los precios de los medicamentos por parte del Ministerio de Sanidad, lo que resulta una buena señal en cuanto al extenso margen de ganancias que poseen estas empresas.

Sin embargo, todavía no está dicha la última palabra. Aún se no se ha visto la reación de grandes laboratorios como Roche, Bayer y Sanofi Aventis, que adelantan algunos despidos.

La nueva cara del sector

Durante años, la respuesta de la industria a sus muchos desafíos ha consistido en abrir nuevos caminos, reducir al mínimo posibles errores y mejorar su producción.

Asimismo, han buscado doblar sus apuestas y adquirir a la competencia para así incorporar nuevos productos y crear sinergias, reduciendo gastos y concentrándose en la venta de medicamentos de mayor éxito.

Los ejemplos más recientes de esa estrategia son la adquisición de Wyeth por parte de Pfizer en 68 mil millones de dólares, y de Schering, por parte de Merck, por 41 mil millones de dólares.

La tercera fórmula -y por cierto la más poderosa- tiene directa relación con su trabajo: buscar nuevos fármacos que respondan a las necesidades de las personas. Es decir, buscar tratamientos y curas a las enfermedades que más les aquejan. Y donde, a beneficio de las personas, sí se han notado los avances.

Un ejemplo son los biofármacos “siRNA” (Pequeños ARN -ácido ribonucleico- de interferencia), cuya inminente entrada al mercado farmacéutico cambiará radicalmente las estrategias y aumentará las posibilidades de éxito para combatir enfermedades degenerativas y genéticas.

En la escala evolutiva de los biofármacos, estos medicamentos representan la última innovación, y por ello son una de las opciones terapéuticas más potentes y prometedoras del mercado.

¿Cómo funcionan? Su tecnología -que se basa en un antiguo mecanismo de defensa celular- inhibe genes específicos mediante los siRNA, que se unen a ARNs mensajeros que llevan la información genética de una proteína específica.

Los ARNs mensajeros, así marcados, son cortados por un complejo silenciador y de este modo se impide que se sinteticen las proteínas codificadas por ellos en los ribosomas

De esta forma, al inhibir la expresión de genes específicos, los siRNA impiden la producción de una proteína que es clave en el desarrollo de enfermedades como Alzheimer o cáncer

Además, se cree que las terapias généticas basadas en los siRNA impactarán la industria farmacéutica mundial, porque son una vía alternativa de innovación para los productos que se encuentran en el mercado.

Muchos medicamentos convencionales con productos químicos activos, e incluso algunos productos biotecnológicos y biosimilares, pueden ser desplazados por éstos.

Vacuna para el cáncer de próstata

Tras varios años sin avances espectaculares en el campo de los tumores urinarios, se avecinan novedades para el cáncer de próstata.

Durante el Simposio Científico SOGUG, Grupo Español de Oncología Genitourinaria celebrado en Madrid, se logró desarrollar una vacuna y algunos fármacos dirigidos a aquellos pacientes que ya han fracasado con los tratamiento actuales y han entrado en la fase de metástasis, lo que supondría una mejora de los pacientes en tan sólo cuatro meses.

Además del carcinoma de próstata, se ha hablado del tumor de riñón que ha presentado grandes mejoras.

Fármacos que sustituyen quimioterapia

Hace pocos días el presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), Evariste Feliu, aludió a la “revolución terapéutica” que esta especialidad ha vivido en los últimos años, lo que ha permitido afinar tanto el diagnóstico como el tratamiento de algunas enfermedades de la sangre, como la trombosis.

Los nuevos fármacos, que estarán disponibles en 2011, pueden sustituir a la quimioterapia clásica y al trasplante de médula o evitar los exhaustivos controles analíticos que exige el antitrombótico Sintrom, usado durante cincuenta años y cuyo principal problema es que necesita controles semanales.

Según el especialista, los nuevos medicamentos serán muy seguros y el paciente los podrá tomar sin ningún tipo de control analítico, por lo que la comunidad médica tiene grandes expectativas en ellos.

Fármacos antitumorales

La Universidad de Alcalá de Henares (UAH) acaba de patentar una técnica que promete facilitar la búsqueda de moléculas que se unen al ADN, lo que posee una posible actividad anti-cancerígena al permitir analizar grandes quimiotecas y abaratar el proceso.

Este nuevo método sólo necesita pdiminutas cantidades de cada compuesto, y además se tarda muy poco tiempo en obtener los datos.

Como resultado se acelera todo el proceso y podemos detectar de forma muy temprana si la molécula se va a unir al ADN y a qué secuencia.

El procedimiento, además de reducir la cantidad de muestra del compuesto, permite procesar en paralelo 96 muestras, que podrían llegar a ser 384 o hasta 1536 con instrumentos de última generación.

Nuevos medicamentos en osteoporosis

La mayor novedad del XV Congreso de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM), giró en torno al descubrimiento de nuevas vías para tratar la osteoporosis, enfermedad que afecta a 200 millones de personas en todo el mundo.

Lo interesante es haber hallado fármacos que no actúan sobre un aspecto metabólico muy amplio sino sobre unas moléculas muy determinadas que activan la formación o frenan la destrucción del hueso.

El fin que se persigue no es otro que evitar las fracturas óseas que tantos problemas pueden acarrear.

También podría interesarte:

Comentarios