Negocios

No todo camina sobre ruedas

Una llanta fabricada en México cuesta entre 500 y 600 pesos en promedio, mientras que una extranjera se puede comprar hasta en 150 pesos.

14-09-2010, 5:03:48 PM

Joaquín Suárez, presidente de la Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras (Andellac), explica que desde que el gobierno de Estados Unidos impuso un arancel de 35% para las llantas importadas de China (luego de que en septiembre del año pasado se comprobaran prácticas dumping en ese país), la importación de llantas asiáticas ha crecido 105% en México. Los fabricantes chinos buscaron otros mercados y encontraron una excelente plataforma en territorio azteca.

Actualmente, la importación de llantas ya supera en volumen a las que se producen en el país. El año pasado el sector vendió 21 millones de piezas en el país, de las cuales alrededor de 12 millones eran de procedencia extranjera entre nuevas y usadas.

Suárez comenta que de mantenerse esta tendencia, en el mediano y largo plazo podrían cerrar las fábricas que aún se mantienen productivas, así como las plazas laborales que se generan en el sector. Por eso, Andellac se está coordinando con la Cámara Nacional de la Industria Hulera (CNIH) para tratar de atacar la problemática en todos sus frentes.

“Una llanta fabricada en México con los estándares de calidad adecuados cuesta entre 500 y 600 pesos en promedio, mientras que una de procedencia extranjera se puede comprar hasta en 150 pesos. Lo malo es que estos productos son de deficiente calidad y están diseñados para transitar en zonas rurales y no en calles de la ciudad”, dice el funcionario.

A esto se suma la llegada desmedida de piezas usadas, las cuales son más económicas por el fuerte nivel de desgaste con el que ya llegan a México. Por si fuera poco, la reducción arancelaria a neumáticos que implementó la Secretaría de Economía en 2009 ha afectado aún más a la industria establecida en el país.

México tiene arancel 0 para la importación de llantas en el caso de los países con los que tiene tratados comerciales y con aquellos con los que no hay acuerdos, hay un arancel que ha bajado a 20% en llantas para automóviles y camionetas.

Alejandro Moreno, presidente de CNIH, señala que aproximadamente el 30% del mercado de llantas es producto proveniente de China, el cual se vende por la única razón de que es más barato. En realidad, la diferencia de precio es mínima debido a la cuestión cambiara y de fletes, pero la gente tiene la percepción de que los precios son más bajos.

Otro problema que enfrenta la industria hulera es la regulación de llantas usadas. Nuestro país es de los pocos que permite la entrada de estos productos, que afectan principalmente a la ecología, al desarrollo de la industria y a la seguridad de los consumidores. De ahí que la CNIH esté trabajando muy de cerca con la Secretaría de Economía para reducir las cuotas de entrada, con el objetivo de cerrar las fronteras para este tipo de basura en un par de años.

Moreno afirma que las autoridades tienen temor de tomar decisiones radicales porque piensan que los productos usados benefician a la población que no tiene acceso a la compra de llantas nuevas. Creen que proveyendo este tipo de producto ayudan, pero finalmente no es así, puesto que lo único que se logra es poner en riesgo la vida de los consumidores.

Determinar cuotas para la entrada de llantas usadas no es viable por la corrupción que existe en las aduanas. Las cuotas se pueden cumplir o no de acuerdo a cuánto dinero suelte el importador de este tipo de productos, por eso se busca erradicarlas, para que no haya pretexto de que se pueden introducir piezas usadas al país.

¿Y los retos?

Pero no sólo se trata de entender los cambios drásticos que está viviendo la industria, sino seguir en pie de lucha abriendo más negocios.

Un claro ejemplo es Goodyear que, en asociación con Genencor (una división de Danisco, empresa dedicada a la biotecnología), trabaja ya en el importante reto de crear una llanta sin compuestos derivados del petróleo. Esto es, con un material verdaderamente ecológico y no sólo enfocado técnicamente para reducir emisiones.

Aunque es de esperar que indirectamente este desarrollo provoque una fuerte caída en el consumo del llamado oro negro y otros productos para llantas, para Fernando Espinosa, gerente de producto de consumo de Goodyear México, no tiene porqué ser así: “Todas las compañías quieren ser más sustentables e incluso las petroleras trabajan en la búsqueda de nuevas fuentes de energía. No vemos que en el futuro vaya a haber una afectación en la cadena productiva de neumáticos”, dice.

El compuesto con el cual Goodyear ya ha creado el prototipo mencionado se llama biolsopreno, una materia prima renovable que no sólo es amable con el medio ambiente sino además promete disminuir considerablemente el costo en la producción de los productos rodantes. Aunque todavía no se sabe en qué porcentaje.

“El biolsopreno sustituye a los derivados del petróleo que se utilizan en las llantas. Es de origen vegetal y puede provenir del maíz, la caña de azúcar u otros cultivos. Lo que se busca es tener materiales renovables”, comenta el directivo. Sin embargo, este avance no representa todavía la sustitución total de los derivados del petróleo, aunque sí se trata de un material real que podría significar una nueva forma de producir llantas en el largo plazo.

“Al principio habrá una convivencia de ruedas tradicionales con ecológicas, el cambio será paulatino pues es algo muy nuevo. Haciendo una analogía, será como con los coches eléctricos, que han tomando su tiempo y cada vez más importancia”, aclara Espinosa.

Mientras eso ocurre ya se hacen pruebas de fabricación de estos productos. Sergio Camargo, director de tecnología para la región de América Latina de la llantera, agrega que una de las estrategias base de Goodyear es precisamente controlar sus costos, aunque aclara que aún no saben con certeza en cuánto se disminuirían éstos con la fabricación de llantas ecológicas.

Explica que este tipo de llanta todavía no está en producción, por lo tanto no es fácil determinar exactamente cuánto se ahorrará. “Evidentemente será más económico tener un producto derivado de un material renovable que de algo como lo es el petróleo, que constantemente varía en su precio”, comenta.

El objetivo del todavía proyecto, es eliminar el aceite empleado hasta ahora para producir isopreno principal compuesto en los neumáticos con el empleo de plantas de maíz, caña de azúcar u otras, como se mencionó en párrafos anteriores.

Richard J. LADuca, director de desarrollo de negocios de Genencor, la otra empresa involucrada en este plan, ha dicho que las pruebas se encaminan a demostrar que las llantas “verdes” durarán y realizarán lo mismo que las hechas con bisopreno a base de petróleo. Y estima que debido a las fases por las cuales deben pasar, no será sino hasta el 2013 cuando los neumáticos hechos con biolsopreno se empiecen a comercializar.

Por su parte, Espinosa dice que lo que Goodyear proyecta es adaptar una planta en 2013 para que arranque la producción. Pero para que salgan, en lo que se hacen las adecuaciones y demás pruebas de calidad y desempeño, todavía pasarían un par de años. Se tiene previsto que el producto esté en el mercado a partir del 2015.

Según estas firmas aliadas, con un proceso de isopreno de ingeniería biológica, se dejaría del lado la dependencia de un mercado tan volátil como lo es el del petróleo y se concedería al neumático un precio más estable y razonable. Pero no sólo a éste, sino también al caucho, utilizado para diversos productos como guantes quirúrgicos, bolas de golf y adhesivos

Por lo pronto Genencor conserva los derechos mundiales del biolsopreno, pero el corporativo ya ha externado su intensión por comercializarlo no sólo con el que hasta hoy ha sido su socio más representativo, Goodyear, sino con otras llanteras que estén pensando en el bienestar del planeta. [Goodyear ya ha recibido el distintivo Environmental Achievement Of The Year Award al presentar el novedoso prototipo del neumático en el Salón del Automóvil de Ginebra 2010].

www.altonivel.com.mx

También podría interesarte:

Comentarios