Países emergentes: nuevo motor global

OCDE y BM coinciden: los países emergentes serán el principal motor de la economía mundial y concentrarán la mayor riqueza. ¿Por qué? Entérate.

21-06-2010, 2:24:50 PM

Quizás hace algunos años los líderes globales no hubieran dudado en afirmar que la economía del mundo estaría sustentada en las grandes potencias económicas, aquellos países que concentran los mayores niveles de riqueza.

Hoy; sin embargo, el panorama financiero ha cambiado. Y bastante.

La crisis dejó de manifiesto el rol de aquellas naciones llamadas “emergentes”, países que, si bien no salieron airosos de la hecatombe financiera, sí terminaron notablemente menos perjudicados y creciendo a ritmos muy superiores al resto del mundo.

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) deja en claro lo anterior. El organismo afirma que para el año 2030 los países que integran la OCDE dejarán de concentrar la mayor parte de la riqueza mundial y que las economías emergentes o en desarrollo aportarán el 57% del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta.

El reporte “Perspectivas del desarrollo global 2010: riqueza cambiante” subraya especialmente que el crecimiento de las economías china, india, brasilera y sudafricana será el gran patrón para este cambio.

“La economía global ha sufrido una transformación estructural en 20 años, ya que el centro de gravedad económica se ha desviado desde los países de la OCDE hacia las economías emergentes y, particularmente en la última década, polos de desarrollo han surgido en cada región”, detalla el texto que por ello lleva el nombre de ‘cambiante’.

Otro hecho que la OCDE destaca es que los países emergentes han aumentado las relaciones en dirección sur- sur; el intercambio comercial en esa línea se multiplicó en más de 10 veces desde 1990 a 2008.

Por ejemplo, “el año pasado China se convirtió en el principal socio comercial de Brasil, India y Sudáfrica. India es ahora el segundo inversionista activo más importante en África Subsahariana; 40% de los investigadores mundiales están en Asia”, explica el documento.

Además, agrega que “para 2008, los países en desarrollo tenían 4.2 billones de dólares en reservas internacionales, lo que significó 1.5 veces lo que tenían los países ricos”.

Ante esto, la OCDE propone reducir los aranceles sur-sur “a los niveles aplicados entre los países del Norte”.

Además, aconseja a los responsables formular políticas para reducir la desigualdad de ingresos, responder al crecimiento de la demanda de exportaciones agrícolas, explotar el potencial de la inversión sur-sur y apoyar la investigación y desarrollo.

El Banco Mundial (BM) en tanto, coincide con la OCDE. En su informe “Perspectivas económicas mundiales 2010”, publicado hace una semana, indica que las economías en desarrollo crecerán entre 5.7 y 6.2% durante 2010 y 2012. Los países de ingresos altos, por su parte, sólo avanzarán un máximo de 2.3% este año y 2.4% en 2011.

“La mejora del desempeño de los países en desarrollo en el mundo de crecimiento multipolar actual es alentadora”, dijo Justin Yifu Lin, primer vicepresidente y primer economista del BM. “No obstante, para que la recuperación sea duradera, los países de ingreso alto deben aprovechar las oportunidades que ofrece el firme avance de las naciones en desarrollo”, agregó.

El BM, sin embargo, también ve amenazas para estos países y aclara que no son inmunes a los efectos de la crisis de la deuda soberana de las naciones de ingresos altos.

México y América Latina
La OCDE es crítica con México y afirma que su economía, catalogada como en transición de ingreso medio, no ha escalado de posición en los últimos 20 años.

Indica que tras haber sido considerado como un atractivo destino para invertir y producir mediante maquilas o como parte en sociedades comerciales, ha quedado actualmente rezagado frente a otros competidores.

“Las principales exportaciones no petroleras de México han perdido dinamismo, así como un grado de participación dentro del mercado estadounidense. Marcadamente, esta tendencia comenzó luego de la entrada de China en la OMC”, explica el informe.

Además, señala que una vez que los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) comenzaron a crecer en China, pasado el año 2000, la captación de capital extranjero en nuestro país se vio afectada.

Para América Latina en tanto, el Banco Mundial declara que la recuperación se ha visto beneficiada por un limitado repunte del precio de los bienes básicos, una fuerte demanda de exportaciones y la reactivación del ciclo de las existencias.

Asimismo, se pronostica que el producto de la región aumentará alrededor de 4.3% al año en el período 2010-12, apenas por debajo del incremento observado durante el período de auge.

Debido a sus estrechos lazos comerciales y financieros con Europa, la región resulta especialmente vulnerable a los acontecimientos que se produzcan en las economías europeas muy endeudadas.

Así, a modo de conclusión, podemos observar cómo el orden económico mundial tiene una nueva organización.

Tal como indica la OCDE, el mundo de hoy está en “cuatro velocidades”, donde se distinguen cuatro tipos de países: prósperos, convergentes, en lucha por abrirse camino y pobres.

Ya es obsoleto dividir el globo simplemente en Norte y Sur e incluso decir “desarrollados” y “en desarrollo” queda algo corto en cuanto a la nueva visión económica global. Es de esperar que prontamente México pise el acelerador a fondo.

El informe completo de la OCDE .aquí.
 

.www.altonivel.com.mx