Negocios

Economía móvil, más posibilidades, mejores costos

El coste de las transacciones a través de smartphones es mucho más rentable que en las sucursales tradicionales.

22-05-2012, 11:27:42 AM

Twitter: @smilovitz

Daniel Laniado, socio de Estrategia y Operaciones de Deloitte, ha asesorado a empresas públicas y privadas en materia de finanzas, transformación tecnológica y fusiones y adquisiciones. Laniado explica que el “alcance” de la banca móvil en México será determinante para el futuro del sector financiero. Pero explica que no se debe confundir el concepto de banca móvil con el de pagos móviles.

Los pagos móviles implican  “un intercambio desde un teléfono celular hacia otro dispositivo” a través de una tecnología como la NFC. Se pueden realizar mediante tarjetas especiales emitidas por los bancos o a través de gadgets, como smartphones.

En el caso de la banca móvil, el smartphone o tableta nos permite “administrar nuestras cuentas bancarias”, afirma Laniado. Se trata de acceder a los servicios financieros a través de un teléfono celular.  

El sector, como explica Laniado, no está exento de “barreras de entrada”. La adquisición de equipos inteligentes es una de ellas, porque  “el valor de los smartphones es alto”, acota el socio de Deloitte. No obstante, existen aplicaciones específicas que “permiten a los usuarios de teléfonos que no son inteligentes utilizar banca móvil”, aunque la usabilidad de esas aplicaciones no es tan amigable ni sencilla como la de los nuevos dispositivos. 

¿Cuándo se generalizará su uso?

 

Sobre el tiempo que podría transcurrir para una adopción generalizada de la banca móvil en México, Laniado contrasta la adopción de este nuevo canal con el de los cajeros automáticos. “Tomó 20 años hasta que los cajeros automáticos tuvieron suficiente masa crítica como para desplazar algunas operaciones de la banca tradicional. Aunque en el caso de la banca móvil, cada vez más mexicanos tienen Internet, por lo que la base de usuarios móviles es más alta”, explica. 

Laniado considera que la confluencia de los usuarios con tarjeta de crédito y débito -en torno a 100 millones de tarjetas-, con la de los usuarios de Internet, permitirán un desarrollo acelerado del canal de banca móvil en México. Aunque apunta “la generación ‘Y’, que nació en la segunda mitad de la década de los 70 y la primera de los 80 es la que adopta este tipo de servicios con más naturalidad”. 

El experto cita el ejemplo de Kenia como un paradigma de la adopción de banca móvil. “En Kenia, un país con muy poca infraestructura bancaria, la gente utiliza el teléfono para abrirse cuentas de pagos y hacer operaciones con terceros”.  Si bien ese no es el caso de México, en donde existen unas 13 mil sucursales bancarias y varias decenas de miles de cajeros automáticos, refleja el potencial del canal de banca móvil. 

Ahorro significativo en costos

 

“Para la banca es muy importante desarrollar el canal móvil”, sobre todo porque al comparar el costo de las transacciones en sucursales, respecto a las de banca online, las segundas pueden suponer apenas una fracción del coste. Pero, en el caso de banca móvil, éste es aún más económico. “Una transacción en banca móvil puede costar un 2% comparada con una transacción en una sucursal”, comenta Laniado. 

“Los grandes bancos están desarrollando aplicaciones para los sistemas operativos más conocidos, entre ellos Android e iOS“, lo que permitirá una que más usuarios puedan acceder a una aplicaciones cada vez más estandarizadas. Laniado señala que uno de los problemas que enfrenta actualmente el desarrollo del canal es la existencia de “demasiados fabricantes de teléfonos diferentes, que usan aplicaciones distintas”.

“Existen diferentes tipos de banca móvil, en algunos caos, las aplicaciones sólo redireccionan al portal del banco en internet, en otros, se permite una navegación directa desde el teléfono. En el segundo caso la navegación suele ser más simple y estar mejor adaptada al dispositivo móvil, sobre todo en teléfonos inteligentes”. 

“La clave está en la estandarización de la tecnología, para conseguir mejores precios para el consumidor, así como una evolución más eficiente del mecanismo para utilizar banca móvil”, asegura Laniado. 

 

Daniel Laniado es socio de Estrategia y Operaciones de Deloitte. Cuenta con una trayectoria profesional en la práctica de Servicios Financieros y Capital Humano, tanto para la iniciativa privada como para el sector gobierno en México y América Latina. A lo largo de su carrera, ha asesorado a empresas mexicanas, centroamericanas y estadounidenses en temas diversos que incluyen: estrategia, finanzas, transformación operativa y tecnológica, manejo de cambio, fusiones y adquisiciones. Fue responsable de la estrategia de integración para la fusión bancaria más grande de Centroamérica y apoyó en la fusión entre bancos más grande suscitada en México. 
 

Para saber más: 

Transfer espera un millón de clientes de banca móvil en un año

México, un gran mercado para la banca móvil 

Tecnología NFC impulsará pagos móviles

 

Photobucket

Comentarios