Negocios

Facebook sale a Bolsa, ¿comprar o esperar?

La red social creada por Mark Zuckerberg tendrá su OPI este viernes, pero podría no ser el mejor momento para adquirir acciones de la compañía.

17-05-2012, 1:06:37 PM

La red social creada por Mark Zuckerberg, CEO de la
compañía, ha incrementado su número de usuarios a un ritmo frenético en los
últimos años. Los informes más recientes establecen que para finales del primer
trimestre de este año Facebook contaba con 901 millones usuarios.

El papel preponderante de Facebook manifiesta su capacidad
para marcar el rumbo. Los usuarios y las empresas tienen poco margen para
contradecir las decisiones que toma la compañía. Facebook tiene una posición
predominante y cuenta con toda la fuerza negociadora.

Un dato positivo a largo plazo para Facebook sería la
consolidación gradual de su posición durante un largo tiempo como el líder
natural de las comunidades sociales.

Si logra dar un paso más allá y garantiza a los usuarios es
probable que, con el tiempo, vayan aceptando pequeños pagos, luego, ingresos y
por último, beneficios; pero habrá que tener paciencia.

Motivos para mantenerse al margen de la salida

A su valor nominal, las acciones de Facebook parecen una
inversión atractiva, pero los últimos datos apuntan a un aumento del rango del OPI
de 34-38 dólares, correspondientes a una valoración de 72 mil -82 mil millones
de dólares. A este nivel, ingresamos en la zona en la que los inversionistas no
se ven compensados por el riesgo que asumen desde el inicio. Incluso, si
Facebook tuviera una asombrosa evolución durante los próximos años, no se les
garantizan a los inversionistas grandes beneficios en su inversión. Habrán
pagado por anticipado en esta salida a Bolsa o en los primeros días de cotización.

En realidad, las redes sociales y ese tipo de negocio son
estructuras complicadas. Existen normas no escritas sobre cómo actuar, tanto
entre usuarios como entre la red social y el usuario. En esta última relación,
cuesta dinero desarrollar y alojar un sitio, por lo que es necesario contar con
un flujo de ingresos.

Sin embargo, a los usuarios no les gusta sentirse como el
objetivo de la caza de ingresos. Cuanto más beneficios obtenga un sitio web
“molestando” a sus usuarios, más probable será que migren a otro. ¿En qué
momento se cruza esta línea invisible?

En el caso de Facebook, sería catastrófico que otros sitios
de pronto se conviertan en la red de moda, llevando a millones de usuarios a
cambiar de sitio. A lo largo del tiempo, esto podría crear un “tsunami” que
podría tambalear el modelo de negocio de Facebook. Si bien los usuarios pueden
permitirse esa falta de constancia; los inversionistas, no. Basta con echar un
vistazo a MySpace, la red social que en su momento se situaba a la cabeza,
perdió su estatus a favor de Facebook. Era demasiado agresiva en determinadas
áreas y adoptó actitudes que la comunidad no estaba preparada para asumir. Por
grande que sea Facebook, esto podría volver a ocurrir.

Por lo tanto, las perspectivas de negocio de las redes
sociales podrían ser menos satisfactorias, dado que Mark Zuckerberg tendrá que
desarrollar su web 2.0 con un mayor margen de seguridad para asegurarse de que
no le quiten usuarios.

Estrategia de inversión

Los diferentes puntos de vista sobre cuándo invertir y a qué
precio dependen principalmente de cómo se toman las decisiones de inversión
respecto de otras acciones. Por ejemplo, si los inversionistas tienen un estilo
de crecimiento o de valor. Si Mark Zuckerberg elige el precio máximo de 38
dólares, que se corresponde a una valoración de 82 mil mdd, no sorprendería que
el valor de mercado supere los 100 mil mdd el primer día de negociación, que
equivaldría a un precio por acción de apenas 47 dólares. Todo ello supondría un
PER de hasta 100 veces, que es probablemente el máximo al que la acción pueda
aspirar en la época actual, antes de que el precio ingrese a un mundo ideal,
aunque nunca se sabe.

Una buena parte de los nuevos inversionistas no ha
aterrizado con intención de quedarse a largo plazo. Por lo tanto, vamos a
observar cómo toda una tanda de nuevos inversionistas se coloca en niveles por
encima del elevado precio del Oferta Pública Inicial (OPI). Es probable que estos
inversionistas no cumplan con el horizonte temporal que Zuckerberg tiene en la
cabeza. En primer lugar, hay que tomar en cuenta que Facebook no necesita salir
a la bolsa. Tiene dinero y gana dinero.

La normativa de la Comisión de Bolsa y
Valores de los Estados Unidos. obliga a la compañía a cotizar en el mercado.
Así pues, en adelante, el inversionista no debería esperar un CEO con ganas de
agradar a sus inversionistas ya que probablemente Mark Zuckerberg estaría más a
gusto sin ellos. Dispone de todo el tiempo (y dinero) del mundo para lograr que
Facebook crezca de la manera que considere óptima.

Todo ello supone que durante los primeros años, es posible
que los beneficios de Facebook continúen en la senda que esperan los
inversionistas, dado que la agenda de Zuckerberg nada tiene que ver con la del
inversionista medio de la compañía.

La consecuencia: los inversionistas se enfrentan a un mayor
riesgo a corto plazo
puesto que la valoración del PER de hasta 100 veces apenas
deja margen para la decepción o el error y los inversionistas serán quienes
terminen pagando.

Por lo tanto, lo mejor sería esperar a que la valoración del
PER vuelva al nivel de 50-60 veces y cuando estemos seguros de esto, invertir.
No obstante, la estrategia exigiría un horizonte de tiempo muy largo, a 5-10
años. En otras palabras, guardar la acción en el fondo del armario y esperar a
que la inversión compense.

Peter Bo Kiaer es Estratega de Saxo Bank. 

 

¿Comprarías acciones de Facebook?

Para saber más:

.¿Quiénes se harán ricos con la salida a Bolsa de Facebook?

.Facebook aumenta su oferta antes de salir a Bolsa

.¿Cómo usan los mexicanos sus smartphones?

También podría interesarte:

Comentarios