Negocios

Rusia, el reto de los 664 mil vagones

El desafío de remodelar la infraestructura de la serpiente de acero es una de las más ambiciosas de la historia del país.

15-05-2012, 3:08:39 PM

Con más de 664 mil vagones de pasajeros y carga, la
gigantesca empresa estatal de transporte Ferrocarriles Rusos transporta cerca
de un millón 200 mil pasajeros y mil 200 millones de toneladas de carga al año.
Algunos expertos señalan que es la columna vertebral de la Federación Rusa.
Otros en cambios, hacen analogías con el sistema sanguíneo, que permite el
transporte por el territorio. En palabras concretas, la empresa representa el
3,6% del Producto Interno Bruto de Rusia.

Aunque una nueva línea de alta
velocidad redujo el viaje entre Moscú y San Petersburgo a sólo tres horas y
media, los mayores cambios están por venir. El esfuerzo pretende catapultar las
operaciones de la estatal con tecnología del siglo 21. Con la colaboración
técnica de la gigante tecnológica IBM, se pretende una revisión de hardware,
software y una reestructura de toda la arquitectura de comunicaciones de la
compañía.

La renovación permitirá
centralizar la gestión de datos en nuevos centros de cómputo, incluyendo la
integración de programas computacionales automatizados como forma estratégica
de rentabilidad. En 2014, el sistema de gestión será completamente nuevo.

Alexey Illarionov, es el
principal gestor de la transformación. En esta senda, pretende dejar en el
olvido lo que alguna vez fue Ferrocarriles Soviéticos, la antigua empresa de la
URSS y que, posteriormente, se convirtió en Ferrocarriles Rusos.

El primer paso, reconoce
Illarionov, es acabar con los dispersos centros de datos que están subdivididos
en las 17 oficinas regionales y son algunos de los causantes de la lentitud que
se apodera del servicio. Lo que se espera, es contar con tres grandes centros
de datos
, ubicados en San Petersburgo, Moscú y Ekaterimbirgo, en la frontera
con Asia.

La gran meta, es a unificación de
las aplicaciones de software en un solo entorno de datos. Aunque en el papel
puede sonar sencillo, la escala del proyecto es realmente colosal.

En términos precisos, la red
deberá, por ejemplo, calcular la nómina de un millón 200 mil empleados, realizar
un seguimiento continuo de lugares, rutas y contenido de 624 a 900 vagones de
carga y vigilar los 39 mil 700 vagones de pasajeros que cruzan Rusia.

A los problemas de envergadura,
se suman otras condiciones. En la actualidad, cerca de 400 proyectos se
desarrollan en el ámbito de software los que, eventualmente, deberán ser
compatibles e interactuar con la plataforma de datos centralizada que
implementará IBM. La lógica indica que escribir y depurar fragmentos de código
toma tiempo y cuidado, por lo que la integración con otros códigos es
exponencialmente más compleja, lo que convierte a este proyecto en un verdadero
desafío para .International Business Machines.

Por su parte, IBM pondrá sus
mejores equipos en juego. Los nuevos centros de datos contarán con poderosos
servidores, los IBM z10, introducidos en 2008, que cuentan con una potencia de
cálculo de mil 500 servidores normales. Terabytes de información, bases de
datos, registro de piezas de repuestos, locomotoras y sistemas de señalización
son, en conjunto con labores de índole administrativa y comercial, parte de las
tareas que deberá automatizar la empresa informática.

Sin errores

A toda costa, se busca evitar
pasos en falsos. Por lo mismo, la nueva red se pondrá en marcha de manera
gradual y durante un par de años. Durante este período, se traspasarán los
datos para la gestión de movimiento de trenes de pasajeros, emisión de billetes
y operaciones back-office, de los nodos regionales a los nuevos centros. Para
fines de  2012, se espera que la mitad de
las tareas informáticas hayan migrado, mientras que para el próximo año se
espera el cierre de los antiguos centros de datos.

De manera simultánea, se
desarrollan y escriben una serie de aplicaciones de software que deberán ser utilizados
por alrededor de 150 mil empleados. Los actuales sistemas de gestión de
tráfico, entrada de documentos digitales y sistemas de ventas para transporte
de carga y pasajeros, en muchas ocasiones, datan de la década los ‘60. Por
supuesto, el mundo de la computación ha cambiado enormemente y el nuevo sistema
será “diseñado desde el principio para funcionar como un complejo software
que abarcará toda la empresa”, señala Illarionov.

El enorme rastro de papel, la
cantidad de errores y la lentitud en la disponibilidad de información, deberían
ser eliminados en gran medida. En un par de años, se estima que se registrarán
120 millones de transacciones digitales por día, en las actividades globales de
la empresa.

La importancia del ferrocarril en Rusia es primordial.
Carbón, madera y minerales valiosos llegan desde todos los extremos del país en
sus vagones. En una región donde el invierno azota con desmedida fuerza, los
caminos se vuelven intransitables y el tráfico aéreo se restringe sólo a las
principales urbes, el tren es una de las pocas opciones para recorrer los 17
millones de kilómetros cuadrados del país más grande del mundo.

Al operar la infraestructura disponible de manera más
eficiente, se posibilitará una disminución de tarifas de carga y pasajeros, la
disminución de costes y fomentaría el tráfico de Asia – Europa, aumentando la
oferta de materias primas provenientes del extremo ruso oriental, como el
níquel, cobalto, diamantes y carbón.

 

Para saber más:

.Rusia puede duplicar sus reservas de crudo

.El BM destina 600 mdd para tren de Brasil

.Los 15 mejores trenes del mundo

También podría interesarte:

Comentarios