Negocios

El mito de la ‘mala’ mujer de negocios

La percepción que se tiene del género femenino en el mundo laboral suele asociarse a estereotipos negativos.

09-05-2012, 2:31:40 PM

Twitter: .@altonivel

En el mundo de los .negocios, los estereotipos
son difíciles de derribar. Sobre todo si eres .mujer y .líder. El género femenino
tiene varias cosas en su contra cuando , pero hay que ser inteligentes y tomar
esos aspectos para mejorar nuestro desempeño y seguridad laboral.

Aquí te mostramos varios puntos de vista de
mujeres, sobre la percepción que se tiene de ellas en el mundo de los
negocios, consejos para evitar ser estereotipada, para tener una mejor
comunicación y desenvolverse mejor en un ámbito tradicionalmente masculino.

Sheryl Sandberg, COO (Chief Operating Officer)
de Facebook, es LA mujer detrás de Mark Zuckerberg. Sandberg está en constante
movimiento, además se trata de la ejecutiva mejor pagada y con un currículum que
cualquier persona de negocios (hombre o mujer) mataría por tener.

Sandberg también es conocida por un cierto
modo de vestir algo atrevido, y por dejar la oficina todos los días a las 5:30
en punto, para estar con su familia.

Y aunque pareciera que ha sabido encontrar un
balance entre la vida laboral y la familiar, comenta al respecto: “Ese balance no existe. Está el trabajo y está la vida personal”, en una entrevista para AOL.

Al respecto del éxito siendo mujer, Sandberg tiene
una percepción modesta y con la que se protege a sí misma. En sus años de
estudiante fue calificada como “candidata al éxito”, pero pidió al compañero
encargado del anuario, que no hiciera pública esa referencia, en tanto que para
ella el éxito profesional –específicamente en el ámbito de negocios- y el éxito
en la vida social –es decir, que la gente te quiera- no pueden ir de la mano.

Y Sandberg no está sola. La periodista Leslie
Bennetts comenta “las mujeres son cautelosas y prefieren no dar a conocer sus
ambiciones. Después de entrevistar en varias ocasiones a .Oprah Winfrey, llegó a
la conclusión de que al parecer la empresaria no se ve a sí misma como una
mujer de negocios, a pesar de ser la primera mujer de color millonaria
“auto-construida”.   

Esta aparente “auto-desaprobación” persiste
aún en un momento de la historia donde las mujeres tienen una gran
participación en la vida laboral. De acuerdo con la investigadora social Liza
Mundy y los resultados de sus estudios, que englobó en su libro “The Richer Sex”
(El Género Complejo), alrededor del 40% de las mujeres que tienen una vida
laboral estable, llevan más capital a sus hogares, que sus parejas. 

“Los estereotipos de género siempre han
existido y seguirán”, dice Erika Napoletano, autora de “The Power of Unpopular”
(El Poder de no ser Popular). Comenta que prefiere no afirmar que únicamente
las mujeres tienden a alejarse un poco del éxito para poder ser aceptados
socialmente.

“No importa qué lugar ocupes en el mundo de
los negocios, siempre habrá alguien a quien no le guste la manera en que te
conduces o tus modos de tomar decisiones o solucionar conflictos”, seas hombre
o mujer.

Rachel Sklar, fundadora de Change the Ratio –asociación
de inversionistas ángel para proyectos de mujeres en ámbitos tradicionalmente masculinos
como política y negocios- comenta que le sorprenden las reacciones de las
mujeres cuando les pregunta su alguna vez se les ha pedido que tengan cuidado
con su modo de conducirse o de pedir las cosas. Agresiva, demandante o “jefa”,
son las características negativas asociadas a una mujer que ejerce el poder.

Ser honesta y auténtica

La pionera de marketing digital y CEO de
Performics –compañía proveedora de servicios de marketing y soluciones
tecnológicas-, Daina Middleton, comenta que este tipo de “características
negativas” le dan dificultad a una mujer para ser una buena líder.

“Me han dado retroalimentación sobre tener un
temperamento fuerte, decir lo que pienso, y ser inteligente”, y estas
características no siempre forman parte de los atributos positivos en las
evaluaciones de mi desempeño”, declara.

“Acertividad y competitividad son cualidades
usualmente asociadas al genero masculino, sin embargo son esenciales para ser
un buen líder. Pero al relacionarlas con las mujeres, pueden ser un arma de dos
filos”, comenta Middleton. Además el aspecto físico también juega un rol
importante en esta percepción; el tipo de ropa que usas, si hoy tu cabello está
rebelde, o luces algo cansada, esta impresión se distorsiona aún más.

Middleton pone su grano de arena para
contribuir a un cambio cultural en este ámbito, siendo honesta y auténtica, y
no dejando que las percepciones erróneas interfieran en el proceso de tomar una
buena decisión. Tengo la suficiente confianza en mis capacidades de líder y no
me preocupa ser aceptada o popular.

No complazcas sólo por ser aceptada

Alison Provost tiene amplia experiencia cuando
se trata de resolver problemas. Ella es CEO y fundadora de Touchstorm, y
comenta que en algún punto de sus 30, debió aprender una gran lección: “Si voy
a jugar con los chicos debo aprender a comportarme como ellos”.

Cuando un compañero ejecutivo intentó tomar
control de su división, tuvo que descifrar el código de cómo hablar el “lenguaje
masculino”. Provost dejo de contestar a las preguntas del resto del equipo, que
pudieran darle a este compañero una ventaja competitiva; además aprendió varios
aspectos sobre comunicación.

“Los hombres piensan, las mujeres sienten. Por
lo tanto, cuando des una respuesta escrita, sustituye el “yo siento” por “yo pienso”. Los
hombres son breves, las mujeres se concentran en los detalles, por lo tanto
elabora respuestas cortas siempre”.

Formula preguntas directas y fuertes

Erika Napoletano, a quien mencionamos en el
noveno párrafo, admite que en varias ocasiones le han llamado “mala mujer”, y
comenta que eso se debe a una percepción distorsionada sobre la diferencia
entre “no ser popular” y “no ser aceptada”.

Para ella una persona que no es popular en el
mundo de los negocios no tiene que ver con ser mujer, sino simplemente con no
ser popular. Y este tipo de personas tomarán decisiones con las que no todo el
mundo esté de acuerdo, pero que siempre respetarán al cliente. Las malas
decisiones en el mundo de negocios tienen que ver justamente con olvidar que
tus clientes son la razón por la que puedes hacer negocios todos los días, no
con si eres bonita y vistes bien.

Encuentra la oportunidad

Lejos de esperar a que las mujeres de la
cultura corporativa erradiquen el uso de etiquetas peyorativas, Napoletano hace
un llamado a tomar cada momento de dificultad como una lección.

Lo más importante es recordar cada día que el
objetivo de pertenecer al mundo de los negocios no es ser agradable a todo el
mundo. “El éxito viene de conocer tu ambiente y construir a partir de ello. Me
preocupa muy poco lo que la gente piense de mi, y mucho lo que mis clientes
desean, esa es la gente que realmente importa”.

Y tu ¿te has encontrado con obstaculos por el hecho de ser mujer? ¿Has puesto obstáculos o cuestionado la forma de actuar de alguna compañera o jefa?

 Para saber más:

.Mujeres, liderazgo en el mundo laboral

.¿Por qué hay tan pocas mujeres directivas?

.Cinco consejos para ser una buena CEO

También podría interesarte:

Comentarios