Retos y oportunidades del sistema bancario en México y el mundo

El desarrollo de banca móvil, la bancarización y el aumento de la competencia son algunos de los principales retos que enfrenta el sector.

09-05-2012, 12:16:25 PM

Twitter: @smilovitz


Con miras a la Convención Bancaria, Alto Nivel entrevistó a los expertos. Guillermo Roa (G.R.), socio encargado de la unidad
de negocios de la Industria Financiera en Deloitte, habla sobre los retos de la banca mexicana.

El desarrollo de
nuevos canales, como banca móvil, la bancarización, el impacto de los cambios
en la regulación, la fidelización del cliente y el aumento de la competencia
son algunos de los principales retos que enfrenta la banca en México y el mundo.

 

E.S.: ¿Qué ha pasado con la banca a nivel
mundial y nacional después de la crisis financiera de 2008?

G.R.: La rentabilidad de los bancos en países desarrollados ha disminuido a
diferencia de la correspondiente a los bancos ubicados en países en vías de
desarrollo en donde se han generado utilidades importantes. Lo que es una
realidad es que después de la crisis económica y bancaria del 2008 el nivel de
crédito en el sistema ha disminuido a nivel mundial, y ahora las operaciones
financieras tienden a ser menos complejas, restringiéndose en algunos países
las operaciones de derivados exóticos, credit default swaps, etc. Adicionalmente,
en algunos países han existido cambios en la regulación relevantes o se
encuentran en proceso de implementarse, tales como la prohibición de posiciones
propias de inversión de riesgo para bancos, cambios en los requerimientos de
capitalización y de liquidez acordes con Basilea III, así como la separación
del negocio de banca minorista con el de banca privada en algunos países.

Por otro lado se ha
generado un rol más protagónico por parte de los gobiernos respecto al
establecimiento de nueva regulación y una mayor supervisión, así como una mayor
y mejor revelación de los riesgos en la información financiera.

 

E.S.: ¿Qué implica para las instituciones tener
que revelar más información sobre sus operaciones y riesgos?

G.R.: Internamente, los miembros de los consejos de administración de instituciones
financieras ahora exigen mejor y mayor calidad de información respecto a los
diversos riesgos que tienen las entidades, para efectos de aprobar políticas,
niveles de riesgo, así como la información financiera. Inclusive se pudo
identificar en la crisis que algunos consejeros de entidades financieras no conocían
de la existencia de ciertos riesgos o no entendían los mismos. Hablando en
forma externa, los reguladores en algunos países, así como la normatividad
contable-financiera han solicitado mayores revelaciones de los riesgos
asumidos, incluyendo temas de administración integral de riesgos, conceptos
como ‘value at risk’, escenarios de sensibilidad, pruebas de estrés, entre
otros.

E.S.: ¿Existe un riesgo de contagio desde los
bancos en países desarrollados hacia la banca mexicana?

G.R.: El sector financiero es probablemente el sector más global y más
interconectado, sin embargo, la banca mexicana pasó una gran prueba en el año
2008, en donde a pesar de la crisis bancaria y financiera existente a nivel
mundial, pudo combatir en forma exitosa el temporal, manteniendo en niveles
adecuados su solvencia, niveles de capitalización y rentabilidad. Sin embargo,
mientras se sigan implementando regulaciones prudentes y prácticas de negocio
prudentes, acordes a la situación actual, así como operaciones independientes
de los bancos mexicanos que son subsidiarias de entidades extranjeras, se
seguirá reduciendo el riesgo de contagio.

 

E.S.: ¿Cómo afectará Basilea III a los bancos
mexicanos, que están bien capitalizados y a otras entidades financieras en el
ámbito internacional?

G.R.: Las consecuencias de Basilea III implicarán, a nivel global, una
contracción del crédito, lo cual tendrá un impacto en las utilidades. Adicionalmente,
de acuerdo al Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, los grandes bancos que
operan internacionalmente requerirían alrededor de 486 mil millones de euros
para cumplir con el coeficiente de capital requerido por Basilea III; asimismo
requerirían 1,76 billones de
euros para cumplir con la norma de liquidez establecida en dicho acuerdo.

 

E.S.: ¿Cuál será el riesgo para la banca
pequeña y mediana con la aplicación de Basilea? ¿Tendrán que fusionarse?

G.R.: Puede haber una consolidación de grupos financieros nacionales o
internacionales, por requerimientos de capital y liquidez, y por cuestiones de
rentabilidad. Hay bancos que tienen un nivel de fondeo muy bueno, es decir, su
captación del público es muy elevada respecto al fondeo que obtienen por
intermediarios. Para estos bancos será posible absorber a bancos que no tengan
una alta calidad de fondeo, lo que les haría menos rentables y susceptibles a
ser absorbidos.

 

E.S.: ¿Cuál es la perspectiva del crecimiento
de crédito y de la rentabilidad de la banca en países en vías de desarrollo?

G.R.: En México, como en otros países en vías de desarrollo, seguirá
incrementándose el nivel de crédito y continuarán existiendo buenos niveles de
rentabilidad. En el caso de México se estima que el crédito crezca alrededor de
15% durante 2012. Por lo que respecta al nivel de los spreads, seguirá existiendo
una separación del spread entre países desarrollados respecto al de los países
en vías de desarrollo. El peso de Latinoamérica y Asia va a ser cada vez mayor
en los grandes grupos bancarios internacionales, como lo comienzan a demostrar
los resultados del primer trimestre de 2012. Las entidades en México son las
joyas de la corona de las entidades internacionales, eso genera un apetito para
que nuevos jugadores, particularmente de Estados Unidos y Sudamérica, puedan
entrar en el mercado mexicano.

 

E.S.: ¿De qué manera van a influir los cambios
regulatorios y tecnológicos en el cliente de a pie?

G.R.: Los bancos van a tener que plantearse estrategias de negocio para
conseguir que sus clientes mantengan la fidelidad hacia su banco. El cambio en
los hábitos de consumo va a ser relevante, habrá una mayor presión para
aumentar la calidad de los servicios. Por el perfil del cliente mexicano, la
mayoría tienen servicios contratados en diferentes bancos. Por eso, en general en
el sector bancario los participantes buscan incrementar las ventas cruzadas.

 

E.S.: ¿Cómo va a impactar el desarrollo del sector al canal de banca móvil? ¿Es la gran oportunidad en la actualidad?

G.R.: El 47% de la población de los países en vías de desarrollo no tiene
acceso a servicios financieros. En México, según la Cofetel, hay
aproximadamente 96 millones de contratos de telefonía móvil, lo que permitirá a
los bancos explotar el canal de banca móvil. Creo que ese canal va a ser
fundamental para el desarrollo futuro de la banca, en particular en países en
vías de desarrollo, como México. Esto permitirá a la banca ofrecer servicios
financieros a más personas.

E.S.: ¿Es el sector no bancarizado un público
objetivo potencial tanto para bancos como para intermediarios financieros no
bancarios?

G.R.: Actualmente la banca tiene presencia en 940 municipios, de mil 700,
aproximadamente, pero las empresas microfinancieras están en más de 600
municipios, y de esos, hay muchos en los que no está la banca. Esto es lógico,
porque el negocio de los grandes bancos es diferente al de los intermediarios
más pequeños. La banca necesita implantar sucursales rentables, mientras que
las empresas microfinancieras se dirigen a otro público objetivo. Esos
intermediarios financieros pequeños pueden ser muy exitosos cuando se dirigen a
nichos que no están cubiertos por la banca tradicional. Aunque los grandes
bancos, a través de los corresponsales bancarios, han logrado una penetración importante.

Photobucket