Negocios

El colchón ya no será un lugar para guardar efectivo

El Congreso mexicano debate una ley que penalizará a empresas que no reporten transacciones en efectivo.

07-05-2012, 4:32:02 PM

Twitter: @smilovitz

 

Con miras a la Convención Bancaria, Alto Nivel realizó una serie de entrevistas para analizar el panorama económico mexicano. Aquí la entrevista con Jorge Villalobos, socio líder de la línea de Servicios de Investigación Forense y Disputas Comerciales que involucran temas relacionados a fraudes financieros para los clientes de Deloitte.

 

E.S.: ¿De qué forma combaten las autoridades y las leyes a las actividades ilícitas de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo?

J.V.: Las autoridades financieras tienen leyes que combaten el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, pero existe un proyecto de ley que está actualmente en discusión, que amplía el ámbito de aplicación toda vez que regulara  a la actividad comercial en general, es decir, no sólo al sistema financiero del país, ahora también a las empresas, para que éstas reporten a las autoridades ciertas transacciones que se realicen en efectivo.

La nueva ley de combate al lavado de dinero tiene bastante tiempo en discusión en el Congreso de la Unión, pero está detenida en la Cámara de diputados porque el debate se da entorno a varios puntos importantes que no se han definido, como, por ejemplo, el monto máximo en que vamos a poder comparar algo en efectivo y si la empresa puede vender un bien o servicio o no. Si lo hace, cómo debe hacerlo y qué debe reportar a la autoridad. Hoy, se pueden comprar bienes muy costosos en efectivo sin necesidad de reportar una actividad “inusual”, pero cuando se apruebe la nueva ley eso ya no podrá ocurrir, porque forzosamente se tendrá que dar noticia a la autoridad de esta operación y la autoridad podrá revisar el origen del recurso.

La PGR creó una unidad especializada en el combate al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo que depende del Procurador General de la Republica, cuyo objetivo es la coordinación de información que distintas autoridades federales recaban y la persecución del delito de blanqueo de capitales, pero esta unidad nace a raíz de la Nueva Ley de Combate al Lavado de Dinero que aún esta en discusión en el Congreso. Esta unidad será la responsable de indagar las violaciones a la ley, y esta norma jurídica deberá de establecer los derechos y obligaciones que el Gafi ha recomendado para el óptimo combate al lavado de dinero. 

 

E.S.: ¿Tienen las autoridades la capacidad de gestionar todos los datos que reporten las empresas, por ejemplo, de operaciones realizadas a partir de 100 mil pesos?

J.V.: Es una pregunta importante, la respuesta es, si no es una ley clara, precisa y contundente en cuanto a las obligaciones y derechos, va a generar temor, incertidumbre, pero también un sobre reporteo. Es decir, la autoridad reguladora se va a saturar, no se va a dar abasto para el análisis objetivo de la información y su investigación, simplemente vamos a generar mucho trabajo y la autoridad no va a tener el recurso material y humano suficiente.    

 

E.S.: ¿De qué forma les va a afectar a las empresas tener que reportar a las autoridades esas operaciones?

J.V.: A las empresas les va a costar, pero también les va a beneficiar. En el caso de las Sofomes, por ejemplo, tenían que tener un plan anti lavado de dinero antes del 15 de diciembre de 2011.

Para aplicar el sistema, se tuvo que capacitar a las empresas, tuvieron que incluir a un oficial de cumplimiento, tras ello, debieron incluir manuales de combate al lavado de dinero y financiamiento de terrorismo, y, posteriormente, tuvieron que dar constancia a la autoridad de que estaban tomando cursos de capacitación, además de remitir toda la documentación.

 

E.S.: ¿Cuál es el costo para las empresas de aplicar los planes anti lavado de dinero?

J.V.: Puede costarles desde 200 mil pesos, hasta 2 millones de pesos. Porque, tras el proceso que describí, tienen que adquirir un software que les permita tratar esos datos.

 

E.S.: ¿Qué debe destacarse de la nueva ley que aún se encuentra en discusión en el Congreso?

J.V.: El tema importante de la nueva ley es que todos somos corresponsables en el combate al flagelo del lavado de dinero, debe de hacerse un trabajo real de conocer a tu cliente, ya no  basta que una persona se identifique como ‘comerciante’ y realice una operación comercial en efectivo sin importar el monto o la cuantía. El crédito a la palabra, tan común en nuestro país, tendrá que avalarse con papeles de identificación real del cliente

 

E.S.: ¿Hay alguna estimación sobre la cantidad de dinero que se lava en México?

J.V.: Hay estadísticas, pero en mi opinión no son del todo creíbles. ¿Puede considerarse lavado de dinero el envío de remesas? Quizá no, o depende, a lo mejor un porcentaje. La DEA, por ejemplo, estima que el narcotráfico lava anualmente cerca de 600 mil millones de dólares.  Pero insisto, es muy difícil de medir cuánto dinero se lava en Mexico, porque, el lavado de dinero no sólo proviene del narcotráfico, también de la actividad informal que no paga impuestos, de la evasión fiscal, del robo, del fraude, del abuso de confianza, que son delitos patrimoniales. 

 

E.S.: ¿Hasta qué punto la empresa privada puede sustituir al sector público en el desarrollo de controles e investigación de los clientes?

J.V.: Lo que está buscando la autoridad es poner a la empresa y al ciudadano en un esquema de vigilante unos de otros. El sector público le pide a las empresas que reporten las transacciones en efectivo y que aporten datos de identificación para facilitarle a la autoridad la investigación, es muy difícil que la autoridad por sí sola pueda allegarse de información que le permita indagar el blanqueo de capitales, yo diría que no sustituyen a la autoridad, más bien la complementan. Y, básicamente, lo que pasaraá si la empresa no reporta, es que será acreedora de sanciones económicas o incluso de privación de libertad.

Aunque la ley todavía está en discusión, es importante que las empresas se vayan asesorando de expertos en la materia.

 

E.S.: Con la aprobación de la ley, ¿se podría penar a cualquier empresa?

J.V.: Creo que hay que ser muy cuidadosos, la ley no va a castigar, no es ese el espíritu de la norma jurídica, se trata de una regulación sobre las operaciones en efectivo. Mucho ojo, no debemos de castigar la actividad económica licita.

El Sector prendario, joyerías, casas de apuestas y todas las empresas del sector productivo estarían sujetas a sanciones en caso de que no observen lo que establece la Ley que esta sujeta a aprobación. Lo que está haciendo la autoridad mexicana es seguir las indicaciones internacionales del Gafi,  buscando la ayuda del gobernado para combatir el financiamiento al terrorismo y el lavado de dinero.

 

E.S.: ¿Qué han hecho otros países que no hayamos hecho en México para prevenir estas actividades ilícitas?

J.V.: En Estados Unidos, por ejemplo no puedes comprar un coche en efectivo, lo compras con cheque o con tarjeta de crédito o bien, a  crédito, si tu insistes en comprarlo en efectivo, difícilmente encontrarás quien te lo venda y, si te lo venden, entonces serás reportado ante la autoridad.

En Mexico, todavía puedes comprar un coche o una casa en efectivo.

 

E.S.: Las nuevas tecnologías, como la utilización de tarjetas de crédito o débito, ¿pueden ayudar a minimizar el uso de efectivo y, por ende, reducir el lavado de dinero?

J.V.: El tema es control y prevención. Si se fomenta el uso de tarjetas de crédito, como ocurre en Estados Unidos, el uso de efectivo puede disminuir. En México estamos acostumbrados a utilizar el efectivo, a tener el dinero abajo del colchón, y pagar todo en efectivo, así lo hicieron nuestros abuelos y padres. Hay gente que nunca ha utilizado una chequera y menos una tarjeta de crédito.  Por muchos años, el acceso al crédito fue para muy pocos, con unas tasas de interés muy altas.

Debido a un tema cultural de creencias y usos y costumbres, difícilmente solicitábamos el crédito, con las nuevas generaciones este mito de solicitar crédito y endeudarse ha ido decreciendo, es por ello que toda la política y mercadotecnia de otorgamiento de crédito ha llegado tarde, y ahora México busca combatir el lavado de dinero con el apoyo de la ciudadanía.

 

E.S.: ¿En qué posición se encuentra México respecto al resto del mundo en materia de cumplimiento de la legislación internacional contra el lavado de dinero y la financiación al terrorismo?

J.V.: La mayoría de países en la región formamos parte del Gafi, lo que nos obligaría a cumplir a cabalidad con las 40 recomendaciones que ha emitido, muchos vamos cumpliendo, pero no todos han avanzado al mismo ritmo. México se encuentra entre los países que están cumpliendo, pero aún falta cumplir con varias de las recomendaciones, ya que ello implica el reformar algunas legislaciones o bien emitir nuevos ordenamientos jurídicos, es decir, es un trabajo que tiene que pasar por aprobación del Congreso, pero México está en ese camino.

Para saber más:

Video: 75 Convención Bancaria 

Felipe Calderón: La economía mexicana es sólida

Carstens: México libre de la crisis en Europa

Babatz: Las empresas no demandan suficiente crédito

 

Photobucket

Comentarios