México, blindado ante la crisis en Europa

El Dr. Arturo Pérez defiende que el impacto de la crisis europea traerá leves consecuencias a la economía mexicana.

07-05-2012, 3:36:52 PM

Twitter: @smilovitz

El bajo volumen de exportaciones de México a
la Unión Europea (UE), la mejora de las previsiones económicas en Estados Unidos (EU)  y el fondeo local del sistema financiero
mexicano son algunos de los argumentos que apuntalan la perspectiva del Dr.
Pérez, director de la carrera de Economía del Tec de Monterrey, Campus Ciudad
de México.

“La situación en Europa afecta de forma limitada a nuestro país. Asimismo, si continúa el camino de aplicación de medidas, el impacto seguirá siendo limitado”.

El “contagio” puede golpear a la economía nacional en tres vertientes principales. Los lazos comerciales, el sistema financiero y el bancario.  A este respecto, el Dr. Pérez argumenta que “las exportaciones de México a la UE sólo representan un 5,5% del total”, mientras que  sólo un 2% va a los países PIIGS.

La importante presencia de bancos europeos, particularmente españoles, en México, intensifica el temor al contagio, sin embargo, el Dr. Pérez afirma que esos bancos se financian en México con fondos locales, por lo que el sistema financiero nacional “no corre peligro”.

La tercera vertiente de contagio son los mercados financieros. “No esperamos tener que pagar primas de riesgo muy elevadas, ni un tipo de cambio en niveles demasiado altos, la situación económica relativamente estable en México, minimiza el impacto de la crisis europea en nuestra economía, que crecerá más de un 3%. Esta previsión incluso se revisa al alza, por la mejoría de la economía de Estados Unidos.”, explica Pérez. 

Recesión en la eurozona

La zona del euro ha entrando en una recesión. “La consolidación fiscal implica que los
gobiernos reporten su gasto para aliviar sus deudas, pero esto trae como
consecuencia una reducción del crecimiento, porque se contrae la demanda y, por
tanto, la oferta y la producción”, explica el Dr. Pérez.

El mal desempeño de economías como la
portuguesa, española o italiana han traído la desconfianza de los
inversionistas, lo que se reflejó en un retroceso importante de la actividad
económica durante el último trimestre de 2011. Sin embargo, el Fondo Monetario
Internacional (FMI). “El FMI mejoró recientemente su estimado para la zona del
euro, la primera proyección implicaba un decrecimiento de -0,5%, mientras que
ahora se ubica en -0,3%”, afirma Pérez.

“La mejora al alza de la previsión del FMI tiene
que ver con la aplicación de ciertas medidas estructurales y del
esclarecimiento de la situación de Grecia. La UE y el  FMI van a apoyar a Grecia, además de que los
acreedores del Gobierno griego aceptaron una quita de cerca del 50% de la deuda”,
comenta Pérez.

Casos
particulares

“Si bien, la consolidación fiscal implica un
recorte de gasto y esto provocará menor crecimiento, la situación comienza a
estabilizarse”, afirma el académico.

Aún así, las previsiones para varios de los
PIIGS siguen en números rojos. “España decrecerá 1,8%, Italia 1,9%, Portugal
3,3% y Grecia 4,7, mientras que Irlanda
crecerá ligeramente un 0,5%, según datos del FMI. Por tanto, no podemos hablar
de una solución para la crisis de la zona del euro”, asegura Perez.

Medidas
de fondo

Las reformas estructurales para paliar los
déficits públicos son “adecuadas”, pero no están exentas de provocar
descontentos sociales, huelgas y duras críticas entre los diferentes grupos
parlamentarios europeos. 

Entre las medidas estructurales aplicadas se
encuentran, el aumento de la edad de jubilación, la reducción del gasto público
y, en el caso de Grecia, la del salario mínimo.

Una de las medidas más duras en este aspecto
lo constituye el pacto fiscal europeo. “Se trata de que los gobiernos acuerden
por consenso la aplicación de los paquetes fiscales de ayuda y su política
fiscal nacional”, explica Pérez. Esta medida ha sido criticada por un sector de la población que piensa que los países más grandes, sobre todo Alemania,
tendrán el control sobre sus presupuestos de egresos.  

El
papel del BCE

“El papel del Banco Central Europeo (BCE) ha
aliviado muchos de los problemas del sector bancario. Familias y empresas
pequeñas no estaban teniendo acceso al crédito, mientras que los bancos
reducían su apalancamiento y vendían activos. En este sentido, el BCE dio
financiamiento a varios bancos, para ayudarlos a seguir otorgando crédito”,
comenta Pérez. “Si bien el papel del BCE es controlar la inflación, la crisis
lo ha conducido a adoptar otras medidas enfocadas a facilitar el otorgamiento
de crédito de los bancos”, añade.

‘Cortafuegos’

La aportación de recursos a diferentes
organismos, entre ellos el Mecanismo Europeo de Estabilidad Económica (Mede) y
el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) superará los 700 mil millones
de euros. Con ello, los países de la zona euro pretenden tener más recursos a
su disposición para ayudar a los países en problemas.

“Es una medida centrada en ayudar a los países
que no están recibiendo inversiones o están teniendo dificultades para colocar
sus bonos de deuda”, afirma Pérez.

“De las diferentes medidas, unas promueven el
crecimiento, mientras otras lo reducen. Son adecuadas, pero aun así no podemos
esperar que la zona euro crezca este año”.  

Para saber más: 

México, un país con regulación bancaria tradicional

OCDE advierte del rezago económico de la eurozona

España vuelve a caer en recesión

Photobucket