Cómo lograr que tu empresa crezca…aún sin ti

Nadie considera la posibilidad de verse impedido de trabajar, hasta que ya es demasiado tarde para pensar en cómo funcionará su empresa en su ausencia.

07-12-2011, 7:24:52 AM

Sin duda que uno de los eventos que más marcaron al mundo empresarial en 2011 fue el fallecimiento de .Steve Jobs, el que dejó a una compañía como Apple, considerada por muchos como la más poderosa del mundo, con un alto nivel de incertidumbre. 

Todo comenzó en 2003 cuando le fue diagnosticado un cáncer de páncreas. Luego, al año siguiente, anunció a sus empleados la noticia, aunque tuvieron que pasar poco más de seis años para recién presentar su renuncia como CEO de la empresa.

Durante este tiempo, el empresario intentó desempeñar su trabajo como lo había estado haciendo durante toda su carrera, con la diferencia de tener que afrontar un destino desconocido, tanto para él como para la compañía a la que condujo al triunfo.

Cuando presentó su renuncia en agosto de este año, las preguntas de todos los medios eran las mismas: ¿lograría Apple .mantener su éxito sin su principal gestor? ¿Qué haría la empresa si Jobs partiera de este mundo? ¿Pudo, durante los últimos años, dejar un legado que permitiese a sus trabajadores continuar la senda sin él?

Asegurarse de que una empresa pueda operar en .ausencia de sus jefes debe ser un elemento básico de .planificación de negocios, pero lo cierto es que nadie se imagina o considera la posibilidad, hasta que ya es demasiado tarde, asegura William Rothwell, autor del libro “La planificación eficaz de la sucesión” y presidente de Rothwell y Associates, una consultora de Pennsylvania.

“Tendemos a no querer pensar en cosas terribles, como la propia muerte o la discapacidad, cuando la planificación para la sustitución a corto plazo y largo plazo es la clave para asegura el éxito”, indica. Pero ¿Se puede?

La revista Business Insider narra el caso de Chris Ashton, cofundador de Petplan, empresa que se dedica a los seguros para mascotas. Su segundo año de funcionamiento fue muy difícil pues sufrió una lesión que lo mantuvo fuera de la oficina durante cinco meses. Ashton tuvo que responder a la pregunta: ¿Puede mi empresa funcionar sin mí?

Según el sitio informativo, después de su caída el empresario se dio cuenta de que debía hacer algo. Así fue como preparó reuniones con sus empleados y adelantó las firmas de cheques que permitieran que los cartuchos fueran semanalmente reemplazados sin la necesidad de estar ahí. “El accidente fue una llamada de atención muy importante para nosotros. Hemos aprendido muy rápidamente que hay que difundir el conocimiento, dijo”.

Hora de difundir conocimiento

William Rothwell asegura que existen una serie de reglas que permitirán a tu empresa, operar con la misma eficiencia, en tu ausencia. Aunque ésta sea extensa.

Escribe tu trabajo

Que tus empleados sepan qué haces en tu .jornada laboral diaria es clave para asegurar que tu negocio funcione sin tu presencia. Rothwell llama a preguntarse cuáles son los aspectos que debe cuidar la empresa a corto y largo plazo, y luego escribirlos.

Prioriza

Existen ciertas responsabilidades que tú y tu gente prioriza, aunque pocas empresas lo tienen claro. Identificar y empezar a pensar en qué pasaría si no estás presente para hacer alguna de esas tareas, es clave. De este modo, si algún accidente te arrastra fuera de tu trabajo de forma inesperada, las gente sabrá qué es lo primero que deben hacer, incluso antes de contactarse contigo.

Crea procesos

Las instrucciones son utilizadas sólo en casos extremos, pero ahí cuando toman su relevancia real. Rothwell aconseja escribir paso a paso las tareas más importantes, garantizando quiénes serán los encargados en tu ausencia. Por ejemplo, comentan en Business Insider, después del accidente de Ashton se cambió de mano a firma de cheques y luego se utilizó una firma electrónica.

Piensa también en largo plazo

Sonny Clark, fundador de la Nashville, una firma de TI, dirigió su negocio durante casi diez años cuando fue diagnosticado de leucemia. Pero no fue sino hasta la semana antes de ir al hospital para un trasplante de médula ósea, que decidió redactar su testamento, pero ya era demasiado tarde para elaborar un acuerdo de compra-venta. El momento de hacerlo no es cuando estás enfermo en el hospital, sino mucho antes de que se necesiten, cuando parece imposible que algo suceda.

Identificar posibles inversores

Haz una lista de todos tus contactos claves, empezando por los empleados, .proveedores, clientes, banqueros, contadores y abogados, y piensa en quién podría hacerse cargo de cada una de las responsabilidades.

Imprime tu actitud en tus empleados

Lo ideal es que tanto tus ganas como tu actitud y objetivos, estén impregnados en tus empleados. Asegúrate de que tus metas en los negocios estén firmemente grabadas en su cultura.

¿Te has visto en esta situación? ¿Cómo lo solucionaste?

Artículos relacionados

También podría interesarte:

Comentarios