Negocios

Cinco consejos para ser una buena CEO

El sondeo Randstad Workmonitor arrojó que 47% de los mexicanos considera que el desempeño de su empresa mejoraría si hubiera más mujeres en puestos de alto nivel.

26-10-2011, 9:37:53 AM

La consultoría Randstad Holding reportó que en México sólo tres de cada 10 trabajadores tiene como jefe a una mujer, aunque 40% desearía que así fuera.

El sondeo Randstad Workmonitor arrojó que 47% de los mexicanos considera que el desempeño de su empresa mejoraría si  hubiera más mujeres en puestos de .alto nivel, sólo superados por los españoles, indios y chinos.

En el año 2010 la ONU reveló en su informe “Las mujeres del mundo en 2010. Tendencias y Estadísticas” que la integración laboral femenina creció a 48%, y en nuestro país, el Inegi reporta que  las mujeres han aumentado 42.4% su participación en el mercado laboral, desde 20% registrado en 1970.

El informe McKinsey Quaterly señala que las firmas que incorporan más talento femenino en sus reservas laborales son más competitivas e innovadoras. Por su parte la revista Fortune indica que las ganancias de las firmas con tres o más tomadoras de decisiones es 5% superior al promedio.

Pese a las señales que indican que aumentar la presencia femenina en los puestos directivos, el machismo laboral sigue siendo una barrera para que las mujeres accedan a puestos ejecutivos. Según el Inegi, sólo 1.4% de las .mujeres con trabajo formal se desempeña como  tomadora de decisiones en una empresa.

La experta en liderazgo femenino, Vicki Donlan señala que existen cinco cualidades que las mujeres en los negocios necesitan para acceder a .posiciones gerenciales.

1. Ser porrista: la primera responsabilidad de un director general es ser el vocero de la dinámica de negocio. Las Pequeñas y medianas empresas (Pymes) rara vez tienen los recursos para invertir en publicidad  adecuada, por lo que la tarea de llevar la imagen de la firma recae en su gente. La energía y la pasión deben ser la clave de las relaciones que entablas, pues así no sólo promueves tu imagen como profesionista dedicada, también elevas el nombre de tu negocio.

2. Ser maestro de orquesta: no puedes dirigir a la gente si no sabes lo que se debe estar haciendo. Piensa en un director de orquesta; tiene que saber qué hace cada instrumento a fin de conformar las sinfonías que el colectivo puede lograr. Como director ejecutivo debes entender el papel de todas las personas que están a tu cargo, de lo contrario corres el riesgo de desperdiciar sus capacidades o de tener elementos que no aportan nada a la productividad de tu empresa.

3. Decir no a la micro gestión: el conocer qué hace cada uno de tus empleados no significa que tengas que supervisar cada uno de sus actos. Una buena CEO sabe delegar y sabe que el talento se presenta de muchas maneras y muy a menudo. Una persona puede desempeñar varios papeles, algo fundamental para el éxito de una empresa pequeña.

Evita tratar de supervisar todo lo que hacen tus empleados, aprende a delegar y recuerda que no contratas a amigos para trabajar en tu proyecto, sino personas con el talento necesario para llevar tu negocio a la cima.

4. Ser motivadora: a las personas les gusta sentir que están haciendo algo importante y digno con su tiempo. Cuando ven a una buena supervisora en acción, apasionada y comprometida con la visión de la empresa, responden con optimismo y entusiasmo. Esta es la clave para tener un equipo ganador y si quieres que tus superiores te tomen en cuenta  para puestos gerenciales, debes fortalecer el desempeño y actitud de las personas a tu cargo.

5. Sé una líder: muchas mujeres que aspiran a puestos directivos no se ven trabajando en las trincheras, pero ser líder significa saber lo que pasa desde la parte más básica de tu negocio hasta la operación más compleja. Las verdaderas líderes saben que son responsables de la organización en general  y que deben tomar decisiones cada minuto de cada hora que afectarán a los empleados, distribuidores, clientes y en algunos casos, hasta a los inversionistas.  Donlan señala que es mejor tomar una decisión equivocada que evitar tomar una postura, pues no hay nada peor que una persona incapaz de hacer frente a los conflictos, característica primordial de un gerente o un director. 

También podría interesarte:

Comentarios