Negocios

Seguros para educación universitaria, ¿cómo funcionan?

Contratar un seguro de educación superior puede hacer la diferencia entre que tus hijos abandones su estudios por causas financieras o los concluyan.

28-06-2011, 2:54:26 PM

Según cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (.AMIS), cerca de 70% de quienes no terminan su .educación universitaria en México lo hacen por falta de recursos. Para hacer frente a estos problemas, las instituciones financieras pensaron en crear seguros que, de alguna forma, garantizan que los jóvenes sigan sus estudios,  sin importar los problemas económicos que puedan sufrir en el camino.

Tal como otros .seguros, el universitario se firma entre un particular y una aseguradora, y las primas pueden pagarse de forma mensual, trimestral, semestral o anual, hasta que venza el plazo convenido.

Su costo varía en función de la suma asegurada, que es la cantidad que se quiere ahorrar, y la edad del menor asegurado, así que entre mayor sean la suma y más años tenga el beneficiario el producto será más caro.

La edad, el prontuario de salud y el plazo de duración, son otros factores que pueden afectar su costo. Respecto de este último elemento, los plazos más comunes para este producto son de 15, 18 y 22 años, por lo que están totalmente aptos para cubrir .estudios universitarios.

Un detalle a destacar es que el .seguro se hace efectivo aún cuando el contratante quede impedido a causa de invalidez por accidente, enfermedad o también en caso de muerte.

Además, no sólo cumple esa función: la institución con la que se contrate, además, debe pagar la suma asegurada, aunque ésta no sea destinada para gastos educativos. Es decir, tal como un sistema de ahorro.

 

El costo de asegurar

 

Según las cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el costo de las primas oscila entre 21 mil y 30 mil pesos al año.

Tomando en cuenta los factores que pueden hacer variar un seguro, la Condusef entrega el siguiente ejemplo basado en cálculos reales: un padre tiene 31 años y el hijo tres años, sexo masculino. En este caso, la prima anual del seguro educativo varía entre los mil 950 dólares y los dos mil 593 dólares (21 mil 454 pesos a 28 mil 523 pesos).

Para la .institución resulta importante que los usuarios sepan que para que la suma asegurada no pierda su valor adquisitivo durante la vigencia del seguro; estos productos generalmente se venden en dólares o UDIs, que se convierten en pesos de acuerdo al tipo de cambio vigente en el momento del pago de la prima y cuando el seguro se hace efectivo.

En este sentido, las UDIs son una excelente opción, porque el pago en esta unidad asegura que el efecto inflacionario queda cubierto y que la suma asegurada al final del plazo tendrá un poder adquisitivo suficiente, tomando en cuenta que el aumento en las colegiaturas generalmente es mayor, a medida que pasa el tiempo.

Consejos

 

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) llama a tener precaución cuando se contrata este tipo de productos financieros, ya que la diferencia puede ser grande entre una y otra. Para evitar grandes problemas, el solicitante debe:

  • Contratar este tipo de seguros a una edad temprana del hijo, pues entre mayor sea su edad, más alto será el costo de la prima.
  • Evaluar si la familia puede resistir el gasto, pues el seguro educativo representa una inversión que durará varios años.
  • Si, por distintas razones (falta de fondos o que el menor ya no quiera estudiar), cancelas la .póliza, toma en cuenta que no recibirás el total de la suma asegurada.
  • Aunque la finalidad de estos seguros es formar ahorro para la .educación, conviene cumplir al pie de la letra el contrato, puesto que las instituciones deberán pagar al beneficiario la suma asegurada, aunque no lo destine a educación.
  • Antes de firmar es importante leer detenidamente la póliza. Ante cualquier duda es mejor preguntar al agente de seguros.

También podría interesarte:

Comentarios