¿Cuánto gastan las empresas mexicanas en innovación?

Sólo el 0.3% del PIB nacional se invierte en el sector de tecnología a pesar de que esta industria impulsaría la economía. ¿Cómo se puede mejorar esta cifra?

23-05-2011, 5:57:56 PM

Un factor común entre las máximas potencias económicas del mundo es su fuerte inversión en. innovación. En naciones como Estados Unidos, Corea, Japón y otras que conforman la OCDE, solo se invierten entre 3% y 4% del Producto Interno Bruto (PIB), pero su sector empresarial aporta cerca de 80% de sus recursos en estos temas.

Lamentablemente, a juicio del director adjunto de Desarrollo Tecnológico y Negocios de Innovación de Conacyt, Leonardo Ríos Guerrero, México no cumple con este elemento.

Aun cuando el país representa en la actualidad la 14 economía mundial, ello no se debe precisamente a la generación de ciencia, .tecnología e innovación, sino a la manufactura.

En México apenas se invierte el 0.3% del PIB, aunque una buena noticia es que el volumen de inversión del sector privado ha estado en crecimiento.

Y es que son muy pocas las empresas que van en este camino. Destacan, por ejemplo, aquellas que reciben  el Premio Nacional de Tecnología, otorgado a aquellas empresas mexicanas que demuestran tener procesos innovadores, impulsan el talento humano e incentivan la investigación y el desarrollo tecnológico.

Entre ellas, Helvex (Desarrolladora de productos de baño), Compañía Mexicana de Radiología CGR, Laboratorios ABC Química Investigación y Análisis, Coprobamex (Comercializadora de azúcar líquida) y  Steel & Trucks (fabricante de autopartes), sólo por nombrar algunas.

En contraposición, y de acuerdo con Bruno Ferrari, Secretario de Economía, los países que incentivan este tipo de galardones han demostrado que el 75% de su PIB se debe a la innovación de sus empresas.

“Si la innovación fuera importante para nosotros invertiríamos más”, sentenció el funcionario durante la inauguración del XXIII Congreso de la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico (Adiat), en abril pasado.

Tal es el peligro de la falta de. innovación en las empresas que la prioridad para Conacyt deja de ser la inversión en sí, sino crear conciencia de que la .innovación es clave para el crecimiento del país.

¿Cómo mejorar esta situación?
Según Ríos Guerrero, una muy buena opción está en los denominados Estímulos Fiscales de Investigación y Desarrollo Tecnológico.

Mediante este mecanismo se invirtieron aproximadamente 15 mil millones de pesos, del 2001 al 2008, para que las empresas hicieran desarrollo tecnológico, y consistía en que si querías desarrollar una innovación, el gobierno te daba un premio al hacer tu declaración de impuestos del año siguiente, hasta 30% de tu desarrollo tecnológico, siempre y cuando estuvieras dentro del techo presupuestal y pagaras impuestos sobre la renta.

El Colegio de México hizo un análisis donde comparó a cerca de cinco mil empresas que tuvieron estímulos fiscales contra otras cinco mil que no los tuvieron.

Las empresas de ambos grupos crecieron, pero las que tuvieron estímulos invirtieron tres veces más en desarrollo tecnológico.

Otra clave está en las .universidades. Y es que casi siempre la innovación de alto contenido tecnológico proviene de las entidades educacionales.

Existe lo que se llama Unidades de Vinculación y Transferencia de Conocimientos (UVTC), entes intermedios entre la universidad y las empresa, y su objetivo es detectar las oportunidades y los grandes descubrimientos de las universidades.

Una vez detectados esos descubrimientos, se hace un análisis para identificar los posibles nichos de mercado. De ahí se hace un filtro para ver cuáles son factibles de vender, y se invierte dinero en ellos.

Dos muy buenos ejemplos que nacieron de este sistema son Microsoft y Google. La Universidad Stanford, que cuenta con estos entes intermedios, obtiene 10% de las acciones de Google cada año.