Negocios

Bienestar, una forma de medir la riqueza de un país

Algunos rankings se apoyan en el Producto Interno Bruto para medir su bienestar, pero ¿es igualmente válido si se utiliza al revés?

17-05-2011, 2:34:16 PM

En el último ranking de bienestar o Índice de Desarrollo Humano (IDH), realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde 1990, .México obtuvo el lugar 53 a nivel mundial y el séptimo entre los países de .Latinoamérica y el Caribe.

Los primeros lugares fueron ocupados por Australia, Islandia, Canadá, Irlanda y Suecia, que lograron esta posición gracias a sus altas calificaciones en tres elementos: la esperanza de vida al nacer, el nivel de estudios de su población y el Producto Interno Bruto per cápita.

Llama la atención que la lista está encabezada por países con economías estables y con las mejores distribuciones de las riquezas, mientras que los últimos fueron ocupados por naciones como Sierra Leona y Níger, cuyas economías pasan por difíciles momentos debido a la falta de sectores y recursos explotables, o mal aprovechados por parte de sus gobernantes.

Ante tal escenario, la ONU aclara que no se trata de un ranking de economías, sino de la calidad de vida que mantienen sus habitantes. El estudio “se realiza con el fin de mesurar y comparar el desarrollo de todos los países. Mientras mayor sea su valor (entre 0 y 1), más desarrollado será el país en cuestión”.

Al respecto, hay quienes dicen que la cifra debería interpretarse como “porcentaje de desarrollo alcanzado” de los países.

La relación entre economías y .bienestar .de las personas es innegable. Y es que casi siempre se utiliza la riqueza de un país como sinónimo de bienestar. Incluso, muchos rankings mundiales miden este elemento respecto del Producto Interno Bruto (PIB) de una nación.

El presidente peruano, Alan García, afirmó la semana pasada “que los millones de peruanos que cuentan por primera vez con electricidad, agua potable, carreteras y las diversas obras emprendidas por este gobierno, ciertamente sienten el bienestar que ha traído la inversión y el crecimiento económico al país”.

La pregunta nace de manera instantánea: así como estos sondeos se fijan en aspectos económicos para obtener sus resultados, ¿es posible utilizar el bienestar como un indicador de riqueza? Por otro lado, ¿son las personas que viven en países ricos los que mejor viven? Y, por el contrario, quienes viven en países pobres ¿están destinados a tener una mala calidad de vida; un bajo bienestar?

No necesariamente, contesta  el economista Jonathan Pollak a la última pregunta. Si bien los elementos considerados por la ONU no pertenecen a las finanzas duras, sí tienen mucha relación.

“Con base en los parámetros que definimos bienestar (.salud, educación e ingreso per cápita), un país ‘rico’, medido sólo con base en sus dólares, podría llegar a tener un ‘bienestar’ inferior a un país pobre”, asegura.

Existen “ejemplos de países petroleros enormemente ricos, sin embargo la educación (como medida represiva contra la sociedad) es escasa, la salud es precaria y las expectativas de vida son menores (seguridad social, terrorismo, guerra, etc.)”, continúa el experto.

Cabe destacar, sin embargo, que si bien existen países con PIB per capita mayor al bienestar en el ranking de la ONU, como correlación, ésta es siempre positiva, siendo un factor muy importante. “El dinero trae salud (inversión) y educación por lo tanto a la larga, bienestar es sinónimo de riqueza”.

Podemos entonces desprender de las palabras de Pollak que efectivamente el factor riqueza sí puede ser un indicador importante, pero no definitivo.

Asimismo, los países pobres podrían llegar a tener un “bienestar alto”, siempre que sus gobiernos sean capaces de mejorar la distribución y utilizar de manera inteligente sus recursos, sobre todo en aspectos como salud y educación (como indica el IDH de la ONU).

También podría interesarte:

Comentarios