Negocios

Acento Mexicano, tradición que forja negocio

Juan Manuel Alvarado empezó esta compañía para pagar sus estudios universitarios. Hoy sus productos se comercializan en más de 5,000 puntos de venta y llegan hasta Sudáfrica.

04-05-2011, 8:22:06 AM

Juan Manuel Alvarado siempre supo que se haría cargo de la constructora familiar, pero tras la muerte de su padre, en 1995, decidió dejar a su familia en Chihuahua para venir a la Ciudad de México a estudiar Derecho.

Este estudiante, poco convencional, decidió iniciar un negocio de comercialización de artesanías para pagar sus estudios. Así, con una carreta en Centro Comercial Santa Fe, Alvarado empezó a vender sus productos.  Un año después inició con diseños propios, para evitar problemas con los proveedores, se hizo de más carretas y de una tienda en su tierra natal. Así nació Acento Mexicano, empresa de artesanías.

Dos años después de ahorrar, vender su automóvil y sus carretas, el empresario instaló la primera fábrica de sus productos en Ixtlahuaca de Cuauhtémoc, cerca de Pachuca.  Al principio, Alvarado se encargaba de la administración, pedidos, diseño y manufactura de los productos, pero gracias al éxito de la compañía, que se unió al Programa Gacela de la Secretaría de Economía (SE), pudo contratar más empleados, instalar un despacho de diseñadores y un equipo de ingenieros industriales.

 

¿Qué distingue a Acento Mexicano?

A decir del emprendedor, los productos de Acento Mexicano tienen un toque “Rústico contemporáneo”, que  fusionan un diseño bello con la funcionalidad, ideal para aquellos que buscan mucho más que decoración en sus objetos.  La marca maneja desde suvenires de playa hasta muebles para tiendas departamentales.

La idea de la firma es combinar la tradición de los diseños mexicanos con procesos industriales de punta y modelos originales, entre los que destaca el plantado de metal con un proceso similar al de las armadoras de autos

Los primeros diseños eran  “mal hechos”,  mal pintados y con madera muy rústica porque así lo pedían los clientes. Ahora, se mantiene el gusto por lo rústico mexicano, pero los compradores exigen mayor calidad.

El proceso de manufactura toma una semana para desarrollar 7,000 piezas. Hoy tiene un catálogo de 700 artículos que se renueva cada 6 meses y se exporta a distintos países, principalmente a Chile, Estados Unidos, Colombia, Canadá y Sudáfrica.

La principal competencia, no la ha encontrado en el mercado local sino en algunos países de Europa del Este donde los talleres tenían proceso de mayor calidad, y eran capaces de entregar en tiempo y forma. Sin embargo, la mayor fortaleza del emprendimiento de Alvarado es su cercanía con Estados Unidos lo que le ha impulsado en el mercado internaciolnal.

Hoy, Acento Mexicano es reconocida por una rapidez y calidad que le permiten cumplir con grandes pedidos en periodos de tiempo cortos, servicio que es muy apreciado por compañías internacionales que buscan de darles regalos a sus empleados, como fue el caso de Coca Cola.

En 1999 su marca entró en la cadena Liverpool y hoy en día se comercializa en más de 5,000 puntos de venta, entre los que destacan Sanborns, El Palacio de Hierro, Sams Club, El Corte Inglés e incluso en tiendas exclñusivas de Xochimilco.

También podría interesarte:

Comentarios