revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

La historia de KFC y la receta del coronel Sanders para crecer

Durante los últimos 3 años, la cadena de comida rápida KFC se ha dado a la tarea de cocinar una nueva receta para renovarse.

10-04-2019, 5:08:36 PM
KFC KFC

En 1963, Kentucky Fried Chicken, mejor conocido por sus siglas KFC, arribó a México, a la ciudad de Monterrey, convirtiéndose en la primera marca de comida rápida en llegar a territorio nacional. El resto es historia: 380 restaurantes, 7,000 colaboradores y más de 20 millones de clientes anualmente, que convierten a México en el mercado más relevante para la marca en Latinoamérica, al aportar el 25% de las ventas totales de la región.

Y el potencial de crecimiento de KFC es muy grande. De ahí que Premium Restaurants Brands, una cadena líder en el segmento de comida rápida, que en 2010 adquirió la división de México, decidiera hace un par de años iniciar una tercera etapa de desarrollo y crecimiento de la marca en el país, para continuar con el legado del Coronel Sanders, resaltando sus valores de servicio y originalidad.

¿En qué consiste esta tercera etapa? En refrescar la imagen de KFC, renovar sus restaurantes, introducir nuevas recetas, algunas de ellas creadas localmente; y atraer y desarrollar al mejor talento para la operación.

Esto, a la par de un plan de expansión ambicioso, que este año contempla la apertura de 40 nuevas unidades, lo que le permitirá a la compañía alcanzar los 420 restaurantes y lograr un crecimiento en ventas de doble dígito.

El año pasado, las ventas de la compañía a unidades iguales crecieron casi 16% y cercanas a 20%, sumando las tiendas nuevas, en un año que se antojaba difícil desde muchas perspectivas (año electoral, renegociación del TLCAN y desaceleración de la economía tanto a nivel local como internacional).

Te recomendamos: La historia de KFC: de gasolinero en crisis a empresario millonario 

Arturo Aguirre

Tras 26 años de crecimiento de la marca en el país, desde su llegada en 1963, inicia una segunda etapa en las décadas de los 90 y 2000, en la que no se tomaron las mejores decisiones. Fue un negocio que se vio, desde mi punto vista, un poco más frío. Y aunque KFC siguió creciendo, no se hizo con los mejores controles de sabor, experiencia y ambiente. En 2010, con la llegada de Premium Restaurants Brands, la marca entra a una tercera etapa, donde se empiezan a corregir estas desviaciones, sobre todo en los últimos dos años y medio”, explica Artemio Santos, director general de KFC México.

En entrevista con Alto Nivel, el ejecutivo reconoce que ha sido una etapa de mucho esfuerzo, de sacrificios, donde se han tenido que corregir muchos detalles, desde contar con el mejor personal, que es el principal activo de la compañía, hasta tener las mejores instalaciones, productos y proveedores, para darles la mejor experiencia de compra a nuestros clientes, atraer a nuevas generaciones de consumidores (millennials y centennials) y que financieramente haga sentido para la compañía y los franquiciatarios, con quienes se tiene una gran responsabilidad, ya que invierten su patrimonio en KFC.

Te recomendamos: 5 lecciones de negocios del origen de McDonald’s

Arturo Aguirre

KFC

El trabajo ha sido muy arduo. El principal enfoque ha sido la gente; somos una industria compleja, el trabajo es muy manual, muy artesanal y nos es una cosa sencilla, algunos podrían considerarla poco glamorosa. Lo que hemos buscado es elevar el nivel de importancia de este tipo de trabajo, que la gente se sienta orgullosa de las funciones que desempeña y que eso nos permita trascender con un mejor servicio. Esto, claro, acompañado de buscar siempre esquemas de compensación que sean cada vez más atractivos para nuestro personal”, comenta.

En esta última etapa, destaca Santos, se ha tenido un crecimiento muy acelerado. “Abrimos 40 nuevos restaurantes el año pasado, cerrando con un total de 380 unidades, gracias al trabajo y esfuerzo de nuestra empresa y franquiciatarios. Este año, el objetivo es abrir el mismo número de unidades, lo que nos pondrá en una posición muy competitiva dentro de la industria de restaurantes de comida rápida en el país”.

Cada nuevo restaurante representa, dependiendo del formato, una inversión de entre 7 y 22 millones de pesos (mdp); mientras que cada remodelación requiere una inversión de entre 6 y 12 mdp. El año pasado, la compañía remodeló 12 unidades.

KFC lleva dos años con este proceso de renovación de las sucursales. El año pasado fue el más agresivo en aperturas y remodelaciones. El objetivo es tener esta nueva imagen de la marca en todos los restaurantes en al menos cuatro años, lo cual es un gran reto, pues requiere de una gran inversión por parte de la compañía y de sus franquiciatarios.

Lee: 5 lecciones de negocios que nos dejó el origen de McDonald’s

Arturo Aguirre

KFC

 

México, mercado clave

El director general de KFC México ve un futuro muy promisorio para la marca en el país. “Nuestra tarea, nuestro trabajo, día con día, es convencer a los clientes y aquellos que aún no lo son, de la frescura y calidad de nuestros productos, y la pasión con la que se preparan. Y lo estamos logrando. Hoy, más de 20 millones de clientes visitan cada año nuestros restaurantes y estamos seguros de que ese número seguirá creciendo, al igual que el peso de nuestra unidad de negocio a nivel Latinoamérica; creemos que podemos aumentar algunos puntos porcentuales y aportar el 30% de las ventas totales de la región”.

Y es que México es un mercado muy relevante y clave para la marca creada por el Coronel Sanders en 1939. Tan es así que fue el tercer país al que llegó KFC, después de Inglaterra y Japón. El mismo Coronel Sanders visitó varias veces el primer KFC en México, en la ciudad de Monterrey.

Lee: Esta es la historia detrás de las hamburguesas de McDonald’s.

Arturo Aguirre

KFC

“Entonces, ¿qué viene para la marca KFC en México? Muchas cosas positivas, mucho crecimiento en cuanto a unidades nuevas se refiere, una completa transformación de la marca, de la imagen de sus restaurantes y, lo más importante, estamos trabajando arduamente para elevar el nivel del servicio, porque estamos convencidos de que la comida que ofrecemos es la mejor de la industria. Vemos un menú cada vez más rico, innovador y atractivo; hay recetas y productos que han sido creados, desarrollados por el equipo local, y son tan buenos que hoy en día están presentes en los menús de algunos otros países dentro de KFC, como Hot Cruji Volcano, una nueva receta con sabor a salsas botaneras y limón”, subraya Santos.

 

Un negocio a prueba de competencia

En cuanto a la competencia, KFC México está atentos a todas las nuevas alternativas que están llegando y a las que están expuestos los consumidores mexicanos y, en especial, sus clientes, pero no le quitan el sueño, pues su principal competencia son ellos mismos. “Le dedicamos cierto tiempo a lo que está sucediendo dentro y fuera de México, pero el 90% de nuestro trabajo está al interior, en asegurar que la experiencia de cada uno de nuestros clientes sea positiva y en ofrecer alimentos de calidad”, indica Santos.

Y las cifras no mienten. Los restaurantes de KFC en el país reciben en promedio 2,550 familias por semana. “Hay tres días que a mí me fascinan del año en KFC: el Día de la Madre, Navidad y Año Nuevo, porque son los días donde logramos tener más ventas en cada uno de nuestros restaurantes, con más de 3,000 pollos en un solo día (más de 1.1 millones de pollos en todo el sistema). Esto significa recibir en un solo día más visitantes de los que recibiríamos en toda una semana, es decir, hemos tenido restaurantes que reciben 6,000 familias y eso nos llena de orgullo, pues es un trabajo titánico para nuestros equipos”, dice.

Lee: El campesino que alcanzó el sueño mexicano con Pollo Feliz

Arturo Aguirre

KFC