Empresas

La estrategia que hace a Bacardí brindar por México

Bacardí busca crecer más que la industria a la que pertenece, al proteger su negocio base, como son los rones blancos, y aumentar de manera exponencial su participación en el segmento prémium

11-10-2018, 6:00:52 AM
Bacardí, a nivel global, ha evolucionado continuamente, pero hoy demanda acciones mercadológicas muy certeras para ganar mayor participación de mercado.

Con 85 años en México, Bacardí ha logrado un crecimiento de doble dígito en los últimos cinco años. Para ello, la estrategia principal de la compañía de bebidas alcohólicas, fundada en Santiago de Cuba en 1862, se ha focalizado en la diversificación de su oferta de productos.

Reconocer su organización exclusivamente por el murciélago de su bebida insignia es parte del pasado.

Hoy participa en muchas otras categorías, como son vodka, ginebra, tequila, whisky y mezcal. Lo interesante de su estrategia es que se ha focalizado al segmento de la categoría prémium.

Así, por ejemplo, de manera reciente compró Tequila Patrón, una marca con alta penetración y posicionamiento.

BacardiDepositphotos

La decisión de la compañía no es obra de la casualidad: el 8% del mercado de rones es prémium.

Crecer más que el mercado solo indica una cosa: Bacardí está haciendo bien las cosas y no se toca la cartera para realizar inversiones cuando estas son requeridas.

“El 22% de las ventas totales de la compañía se reinvierten en las marcas. Estamos en un negocio de construcción de marca”, enfatiza Carlos Álvarez, director general de Bacardí México.

Recomendamos: ¿Por qué un tequila puede llegar a costar más de 10,000 pesos?

Es un hecho, comenta el directivo, que para incrementar la preferencia del consumidor ha sido necesario poner dinero detrás de ellas.

“En el caso de un producto como Bacardí blanco, lo más importante es que pueda ser adquirido de manera consistente para que prevalezca en el gusto y mente del consumidor. No en vano tenemos presencia en 80,000 puntos de venta”.

En cambio, agrega Álvarez, hay otros productos cuya categoría se construye en el canal On Trade, que es en el que la gente consume los líquidos, prueba otras marcas, hace maridaje y vive nuevas experiencias.

Aquí se requiere ampliar la cobertura e incrementar las activaciones alrededor de ellas para generar el reconocimiento necesario para su desarrollo”, explica.

En busca de nuevos segmentos

Este año, Bacardí busca crecer más que la industria a la que pertenece, protegiendo su negocio base, como son los rones blancos, y aumentando de manera exponencial su participación en el segmento prémium con nuevas marcas, como Bacardí 8 años, 10 años y reserva limitada.

La decisión de la compañía no es obra de la casualidad: el 8% del mercado de rones es prémium.

De igual forma, sucede en la categoría de tequilas, pues además de comprar por 5,100 millones de dólares la marca Tequila Patrón, la compañía de origen cubano está lanzando una nueva versión de su marca Cazadores para el mercado de alto precio.

“En México, muchas personas estan cambiando sus hábitos de consumo: ahora quieren bebidas de mucha mayor calidad, pues lo que buscan son experiencias memorables. El gran reto en este segmento es que la gente ya no piense en volumen, sino en valor, y es ahí donde entra nuestra marca Bacardí con más de 150 años de historia”, explica el director general de Bacardí México.

La evolución

La compañía, a nivel global, ha evolucionado continuamente, pero hoy demanda acciones mercadológicas muy certeras para ganar mayor participación de mercado, sobre todo en el segmento de los whiskies, reconoce Álvarez.

Trabajamos en una matriz para que cada proyecto salga a tiempo; buscamos que todo nuestro personal entienda los fundamentos del negocio y reconozca que cada una de sus acciones se reflejara en el PNL del negocio”, subraya.

Es ese sentido de pertenencia el que se vive en Bacardí, una compañía que representa todo lo que se puede hacer en la vida con perseverancia y que, tras enfrentar todo tipo de obstáculos, continúa avanzando, como lo ha hecho por más de 156 años, concluye el directivo.

Visionario

Su mayor talento es visualizar dónde deberá estar el negocio dentro de cinco y 10 años. Analiza lo que está pasando en el mercado, qué está haciendo la competencia, qué quieren los consumidores, cuáles son las tendencias y después lo adapta rápidamente para que la compañía pueda capitalizar ese crecimiento y siempre se hace dos preguntas estratégicas: ¿dónde jugar? y ¿cómo ganar?

¿Dónde jugar? ¿Cómo ganar?

Proveniente de Venezuela, Carlos Álvarez se convirtió en director general de Bacardí México hace ya cuatro años. Llegó con grandes expectativas de aprender de nuestro país, su cultura y su forma de hacer negocios.

Hoy tiene claro su forma de dirigir la compañía. “En México muchas personas están cambiando sus hábitos de consumo, ahora buscan experiencias memorables”.

También podría interesarte:

Comentarios