revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

La empresa que imagina en 3D el futuro de la industria aeroespacial

La firma francesa Dassault Systèmes quiere impulsar con sus servicios de simulación 3D a la industria aeroespacial y automotriz en México

23-04-2019, 8:17:59 AM

Hace algún tiempo, una aerolínea de vuelos trasatlánticos vio en el jet-lag de los clientes una oportunidad de generar un diferencial. Pocas veces se había puesto tanta atención en tratar de reducir un problema que parecía natural del cambio de horarios y vuelos largos.

Se descubrió que para disminuir el jet lag habría que reducir la sensación de calustrofobia, lo cual implicaba hacer ventanillas más grandes. Sin embargo, cambiar el tamaño de las entradas de luz incrementaría la humedad al cambiar la luz al interior del avión, y se tendría que corregir la ergonomía de los asientos.

Los ingenieros involucrados también tenían algo que agregar: cambiar el tamaño de las ventanillas afectaría la capacidad estructural del avión y subir los niveles de humedad al interior de la aeronave provocaría la corrosión en los componentes metálicos.

Ninguno de los efectos mencionados fue resultado de una suposición, sino de la simulacion en 3D que realiza la firma francesa Dassault Systèmes, pionera en el rubro y hoy en día una de las líderes tecnológicas para industrias como la automotríz y la aeroespacial.

Dassault Systèmes

Para Gunter Barajas, vicepresidente del capítulo México para Dassault Systèmes, los retos de la simulación 3D no son temas de reimaginar el futuro, sino de evolucionar rápidamente con el presente ante el avance de la propia tecnología.

“Nos hemos diversificado a otras industrias, como la de consumo o la de bienes y servicios, aplicando todos los conceptos de transformación digital”, dice Barajas.

El directivo pone algunos ejemplos sobre la mesa: el caso del chocolate Kit Kat, que una vez llegado al mercado japonés en su formato tradicional tuvo que tomar en cuenta los sabores de la región, el té verde, el matcha y el jengibre.

“Gracias a que contamos con una herramienta que captura lo que pida el mercado –datos que empiezan a recopilarse desde redes sociales—se pudo dar un giro al producto, con un resultado que se hizo tangible en la multiplicación de las ventas”, explica el especialista.

Desde su creación en 1981, como un súper software que ayudaría a dar el siguiente paso en la aeronáutica mundial, Dessault Systèmes ha buscado integrar nuevos productos, que van desde soluciones tipo ERP, de planeación de operación, para manufactura, de ingeniería para diseño de producto y simulación avanzada para establecer el comportamiento de los productos en un mundo virtual.

Pero los planes de Dassault Systèmes en México, a 30 años de su llegada al país, también son bastante certeros.

De acuerdo con Barajas, quien también es presidente del clúster automotríz del Estado de México

“Somos una de las regiones de mayor crecimiento, esto nos ha ayudado mucho en la adopción de la parte académica, de universidades que han tenido la visión de desarrollar el talento de los jóvenes ingenieros del país”, explica Barajas.

Las miras de la empresa se han puesto en la oportunidad de desarrollar la cadena de proveduría de dos industrias principales, la automotríz –que ha gozado de muy buena salud en el país durante los últimos años—y la aeroespacial.

“En la industria aeroespacial estamos trabajando de cerca con el programa de desarrollo de proveedores y lo que estamos haciendo, en primer lugar, es asegurarnos de que exista la capacidad de generación de talento en tres polos principales: Tijuana, Nuevo León y Querétaro”, adelanta el directivo.

En la actualidad, el valor de exportación de la industria aeroespacial mexicana alcanza los 8 mil 500 millones de dólares, de acuerdo con El Economista.

De acuerdo con el mismo rotativo, los principales fabricantes coinciden en elevar la proveeduría para la industria, la cual apenas alcanza el 5%, muy por debajo del 65% que representa la industria automotríz.

Dassault Systèmes, en colaboración con los principales generadores de talento en el país, pretenden que la ingeniería aeroespacial logre dar ese salto de calidad.

Cuando se trató de reducir el jet-lag de los usuarios, la empresa francesa concluyó que se podría generar un cambio a partir de una modificación en los materiales, por lo que ahora los aviones cuentan con fibra de carbono con titanio, una capacidad estructural más amplia y, claro, ventanas más grandes.

Ahora el reto es mejorar la estructura, pero de la cadena de manufactura aeroespacial mexicana y, para ello, ya están pensando cuál es el siguiente destino.

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios