revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

¿La CFE fue desmantelada o modernizada en los últimos años?

Hagamos un ejercicio para tratar de determinar si lo que se hizo fue el desmantelamiento de la CFE un proceso de modernización que, desde luego, inició hace varios años.

13-02-2019, 8:36:21 AM
CFE CFE

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) fue desmantelada en los últimos años, la idea consistió en entregar la producción de la electricidad a empresas privadas y simplemente se abandonó a su suerte a la empresa nacional. Palabras más, palabras menos, esto fue lo que expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador recientemente al referirse a las condiciones en las que se encuentra la CFE.

El propio director general de la compañía, Manuel Bartlett Díaz, mencionó los nombres de quienes según sus datos fueron los funcionarios encargados de “desmantelar” a la empresa productora de electricidad, para lo que se ocuparon desde muchos años atrás, en el sexenio 1988-1994.

No entraremos en polémica sobre si hay o no razón respecto a lo que se señala, lo que haremos será un ejercicio para tratar de determinar si lo que se hizo fue el desmantelamiento de la empresa o un proceso de modernización que, desde luego, inició hace varios años, con el propósito de insertar al sector energético mexicano en los mercados globales.

Lee: Así explica CFE el deterioro de la CFE y su relación con los privados

CFE monopólica cumplió su propósito, electrificar al país

La CFE fue durante muchos años un ente monopólico, lo que no necesariamente resultó malo dependiendo del momento histórico en el que se ubique; entre los años 50 y hasta principios de los 80 del siglo pasado se llevó a cabo un proceso de electrificación del país para impulsar su desarrollo. Los tiempos de la globalización estaban lejos y no solamente en México sino en muchas partes del mundo las compañías nacionales eran los monopolios que dominaban el sector en su país de origen, la CFE no podría ser la excepción.

La electrificación de México fue un éxito que solamente lo puede reclamar la CFE. Según cifras de la Secretaría de Energía, la cobertura eléctrica en México llegó en 2018 a prácticamente 99 por ciento, ya muy cerca de la cobertura total.

Los retos ya no son los mismos

La electrificación del país ya se consolidó; hacia principios del presente siglo lo que se vislumbraba por propios y extraños era una empresa eléctrica no monopólica, y es que la CFE llegó a hacer todo en el sector eléctrico nacional: generación, transmisión (alto voltaje), distribución (bajo voltaje) y venta o retail.

Pero no es lo mismo hacerlo en el México de los 50, 60, 70 y 80 del siglo pasado que hacerlo en el del siglo 21, con la tercera década de la centuria asomándose para hacer su debut dentro de muy poco.

Especialmente los costos son enormes, no es lo mismo electrificar a un país de 40 millones de habitantes que impulsar con electricidad el desarrollo de una nación de 125 millones, y contando.

parque solar inversiones energías limpiasRoberto Arteaga

Monopolios eléctricos se acabaron hace tiempo.

Precisamente en la década de los años 80 del siglo pasado, el sector eléctrico mundial empezó a cambiar. Algunos monopolios estatales como los de Inglaterra y Francia no pudieron sostenerse más y los gobiernos tuvieron que abrir el sector a la participación privada, ni siquiera fue una opción, era inevitable porque los costos ahogaban a los gobiernos y en consecuencia a las compañías estatales encargadas de proveer electricidad. A principios del presente siglo el sector eléctrico global mostraba otra faceta, con compañías estatales que funcionaban ya no como monopolios sino como participantes en el mercado.

Pocos países mantenían sus mercados eléctricos cerrados con entes monopólicos estatales vigentes, pero en crisis, las cifras de las compañías así lo demostraban, uno de ellos era México.

De esta manera, acabar con un ente dominante era lo mejor que podría suceder.

Monopolio privado versus monopolio estatal

A diferencia de los monopolios privados, que dominan en los mercados y generan tanta riqueza para sí mismos que ahogan a la competencia, los monopolios públicos no tienen ni siquiera competencia, pero de todos modos son ineficientes, impiden el desarrollo del mercado porque distorsionan desde precios hasta inversiones, y el dinero que se utiliza para todas las actividades de la compañía proviene de las arcas públicas, es decir de los contribuyentes. 

Las inversiones requeridas para modernización y competencia generalmente no se realizan, por limitaciones presupuestales, lo que lleva al atraso técnico y tecnológico de las empresas estatales.

Ambos monopolios (públicos y privados), afectan el desarrollo de un mercado o de un país, pero un monopolio privado invierte sus recursos en modernización y acaparar el mercado para no dejar nada a la competencia, mientras que el monopolio público, por regla general, se vuelve cada vez menos eficiente al tiempo que demanda más y más dinero.

Los nuevos tiempos requerirán más inversiones

Una de las fallas del esquema anterior tanto en México como en el mundo fue la falta de recursos que no pudieron aplicarse para marchar a la par de los cambios globales. Las nuevas tecnologías y fuentes alternas de generación demandarán más y más inversiones, eso no podría ser costeado por el estado, incluso en el caso de países ricos, menos lo pueden hacer naciones que tienen pocos recursos como la nuestra.

La apuesta consistiría en mantener una empresa con fuentes fósiles de generación eléctrica, o una que pudiera competir en diversos campos de la electricidad. Para esto último se requiere una empresa fuerte, ni duda cabe. Pero, al mismo tiempo es necesario un sector eléctrico moderno que fomente una compañía estatal en las mismas condiciones, que marque la pauta en la transición hacia nuevas fuentes de generación eléctrica, mismas que ya funcionan en otras partes del mundo.

La electrificación de México fue factor para impulsar su desarrollo en la segunda mitad del siglo pasado, ahora el reto es contar con una empresa moderna que compita en el mercado, eso es lo que al parecer no se quiere en este momento.

energíaDepositphotos

Torres de alto voltaje