Innovación

Huawei: ¿Face ID? No, gracias; tenemos inteligencia artificial

Desde las entrañas de Huawei, te contamos cómo fue que esta empresa desarrolló inteligencia artificial y cuál es su estrategia para quitarle mercado a Samsung y Apple.

18-01-2018, 9:33:39 AM
Huawei

SHENZHEN, China. Los pasillos que forman las líneas de producción de los smartphones de Huawei, en la planta ubicada en esta sureña ciudad, tienen unas marcas hechas con cinta amarilla en el piso. Al llegar justo a donde termina el empaquetado, un hombre invade las cintas amarillas. Unos segundos después, se escucha una voz grabada en chino. El hombre voltea hacia abajo y ve un pequeño robot blanco que le reclama por invadir su camino.

El hombre se hace a un lado del trazado y el robot, aproximadamente de 50 centímetros de alto y con una base superior hecha de rodillos, se embona con la última parte de la línea de producción. Recibe la última caja del Mate 9 y se retira cantando por donde le indican las cintas amarillas.

Huawei, al igual que muchas de las empresas que se desarrollan en China, crecen con la mirada puesta en un veloz crecimiento tecnológico. Y estos robots, que funcionan como mensajeros y transporte de carga, son una atractiva muestra de las estrategias que esta compañía ha implementado para hacer más eficientes sus procesos a través de la inteligencia artificial (IA).

El inicio

La historia de Huawei es similar a la de Shenzhen. A principios de la década de 1980, esta ciudad tenía 20,000 habitantes dedicados a la pesca; sin embargo, una iniciativa del gobierno para crear zonas económicas especiales benefició a varias regiones, entre ellas Shenzhen, y su historia cambió. Decenas de compañías llegaron a instalarse y en 30 años convirtieron este poblado en una población de más de 11 millones de habitantes y que actualmente se ubica en el top 10 de las urbes con mayor crecimiento en el mundo.

Shenzhen es considerada el Sillicon Valley asiático, por alojar a compañías como ZTE, BYD, Hasee, Konka y Skyworth, entre otras. Esta ciudad mueve, en gran parte, la tecnología de la región e incluso los costos de los dispositivos.

Aquí fue donde un grupo de inversionistas, aprovechando los beneficios gubernamentales, llegaron con 5,600 dólares, a fundar Huawei en 1987 bajo una misión: “Enriquecer la vida de las personas a través de la comunicación”.

Huawei ha crecido junto con la localidad. La empresa que comenzó con esos 5,600 dólares, hoy en día cuenta con una universidad, enormes campus de capacitación, una torre que resguarda el corporativo, un lago artificial que enmarca las oficinas de los directivos y el centro de producción global. Tan solo en este último trabajan 21,000 empleados.

Y si Shenzhen puede presumir un desarrollo exponencial, Huawei no se queda atrás. Entre 1987 y 2016 registró un crecimiento de negocio de 75,100 millones de dólares (mdd), aumentó 29% su envío de smartphones en 2016 hasta llegar a los 139 millones y tuvo un incremento de 35% anual en las utilidades de su unidad de negocio. En los últimos 12 meses, pasó de tener una participación de mercado en dispositivos premium de 5.8 a 14%.

El negocio de Huawei en las telecomunicaciones se fundamenta en tres sectores: Carrier, por el que tuvo un ingreso de 42,400 mdd; Enterprise, que representa ganancias de 5,900 mdd; y Consumer Business Group (CBG), que le genera ingresos de 26,300 mdd.

CGB trabaja para llevar las últimas innovaciones tecnológicas a los consumidores como el desarrollo de smartphones, tabletas, laptops, wearables y servicios en la nube. El primer dispositivo de la marca salió al mercado en julio de 2003.

La fórmula de la velocidad

La entrada a la IA de la marca china no se entiende sin dos elementos: modelo de negocio y estructura organizacional. Uno depende del avance del otro.

Huawei es una compañía privada, propiedad de sus empleados. Es decir, a diferencia de empresas como Apple o Samsung, que cotizan en bolsa y dependen en gran medida de sus accionistas para tomar las decisiones relevantes, la marca china no tiene las mismas restricciones. Cuenta con 180,000 empleados en el mundo, y 99% de sus acciones está en manos de poco más de 80,000 de sus trabajadores, aquellos que tienen mayor antigüedad y los que se han caracterizado por un mejor desempeño. Su fundador, Ren Zhengfei, posee el 1% restante.

“Debido a que somos una compañía privada, nos podemos enfocar y comprometer a la tecnología e innovación significativas, sin presiones trimestrales de corto plazo –señala Ada Xu, directora global de Relaciones Públicas del CBG–. Basamos nuestra filosofía de producto en innovaciones relevantes a través de la tecnología avanzada. No se trata de agregar características llamativas, sino verdadera innovación que impacte la experiencia del uso real”.

Este modelo de negocio le ha permitido a Huawei invertir en los últimos 10 años, más del 10% de las ganancias por ventas en investigación y desarrollo; es decir, un aproximado de 45,000 millones de dólares. En este proceso, la joya de la corona es la IA.

La visión 2020 de Huawei

Huawei aún tiene un largo trecho para competir contra Samsung y Apple en productos de gama alta. No solo en tecnología, sino también en estrategia de marketing, y sus directivos lo reconocen.

Cuando se le pregunta si está preocupado por la carga inalámbrica o el reconocimiento facial del iPhone X, Jim Xu, vicepresidente de Marketing y Ventas del CBG responde: “Hemos estudiado el mercado y no creemos que existe necesidad de esa característica actualmente. Sería fácil para nosotros desarrollar esa tecnología, pero encarece el producto. Estamos enfocados en la experiencia del usuario y en que los productos no encarezcan de manera innecesaria los dispositivos”.

La respuesta de la empresa a esto fue el procesador Kirin 970, que permite el uso de inteligencia artificial en la carga de la batería y la toma de fotografías. Con este desarrollo, la carga de la batería puede extenderse a más del doble de lo habitual y la cámara responde automáticamente a los escenarios donde se encuentra para brindar la mejor calidad. Este solo es el primer paso del uso de IA en sus modelos, aseguran.

Tyrone Liu, CEO de Huawei Latinoamérica, admite que les falta acercarse más con la gente en México para darse a conocer, pero su discurso refiere a una empresa que no tiene prisa por alcanzar a sus competidores. Están seguros de que la combinación entre mantener un precio ideal para el consumidor y mejorar su experiencia les dará buenos resultados. “Estamos comprometidos con la tecnología, no con las ganancias rápidas”, dice Liu.

Huawei tiene 15 centros dedicados a la investigación y desarrollo en el mundo, y 79,000 empleados trabajando solo en esta área. Uno de los centros está en el distrito de Haidian, en Beijing. En una enorme sala de exhibición, la marca muestra igual a gobiernos que a empresas su proyecto banda ancha móvil 2020, una serie de estrategias para tener un mundo mejor conectado, y en el que participan sus tres sectores, Carrier, Enterprise y CBG.

Leer: 6 lecciones de marketing tras el lanzamiento del Mate 10

También podría interesarte:

Comentarios