revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

Este parque industrial ‘conquistó’ a Daimler y quiere más automotrices

El parque industrial más grande del país que convertirá a Saltillo en uno de los corredores industriales más importantes de México

22-07-2019, 9:00:08 AM
Parque Industrial

En Derramadero, Coahuila, la zona industrial de mayor crecimiento del área metropolitana de Saltillo, ha sido el sitio que han elegido como hogar empresas de la talla de Fiat-Chrysler, Daimler, Saint-Gobain y 50 más que han creado por arriba de los 19,000 empleos.  Aquí se construye el Parque Industrial Alianza, el más grande del país, con una superficie de 2,500 hectáreas, y único en su tipo. Pero ¿qué lo hace tan especial? Además de su gran tamaño, contará con su propia ciudad. El plan maestro contempla la edificación de 5,000 viviendas, un centro comercial, un parque deportivo de 33 hectáreas, una reserva ecológica de 25 hectáreas, en la que ya existe una reserva de árboles de nogal y un complejo en donde se encuentra la Universidad Tecnológica de Saltillo, una de las primeras universidades bilingües del Estado, que inició operaciones hace cuatro años y de la cual han egresado más de 2,000 estudiantes.  

¿Y quién está detrás de este proyecto, que cambiará el rostro de Saltillo, convirtiéndolo en uno de los corredores industriales más importantes del país?

Parque Industrial
Cortesía

Cesar H. Cantú, presidente y director general de Grupo Alianza, que participa en los sectores inmobiliario, agroindustrial y financiero, y quien recientemente tomó las riendas del equipo del béisbol Saraperos de Saltillo. En 2007 y luego de varios meses de trabajo y negociaciones, en donde participaron autoridades federales y estatales, este empresario originario de Saltillo conectó su primer home run cuando la firma Daimler decide establecerse en Derramadero por sus ventajas competitivas e infraestructura. Ésta sería la primera empresa en instalarse en el Parque Industrial Alianza detonando lo que hoy es el HUB automotriz más importante del noreste mexicano.

No fue una tarea sencilla, pues no solo compitió con parques industriales de la región, sino también con estados con una alta vocación industrial como Nuevo León, San Luis Potosí y Guanajuato, donde se han instalado firmas automotrices como KIA, GM, Honda y Mazda.

Lee: Sector automotriz ante las amenazas de Trump

 Al final Daimler decidió construir su segunda planta de producción en el país en el Parque Industrial Alianza, en un predio de 300 hectáreas, que hoy es conocida como “La Invencible” y que requirió una inversión de 300 millones de dólares (mdd). En este complejo, inaugurado el 27 de febrero de 2009 y donde trabajan casi 4,000 personas, se fabrican tractocamiones de la última generación de la marca Freightliner. 

La planta comprende un edificio administrativo, centro de capacitación, auditorio y un centro de logística de 40,000 m2, además de un área de producción de 85,000 m2. El complejo también cuenta con un centro de inspección y transportación previo a la entrega, así como una pista de prueba. “La Invencible” tiene una capacidad de producción de 30,000 unidades al año y hasta 250 tractocamiones Cascadia por día, modelo que es considerado el “más verde” en su segmento.

Parque Industrial
Cortesía

Para George Ferro, director de Operaciones de Daimler Planta Saltillo, el complejo de Saltillo simplemente es el mejor de Norteamérica, gracias a su nivel de innovación y desarrollo, a su gente y a la calidad de producto que se ha alcanzado.

Es por ello, dice el ejecutivo canadiense, que en un futuro no muy lejano se espera que esta planta produzca más modelos de tractocamiones.

Un complejo diferente

¿Qué llevó a Daimler a decidirse por Saltillo y por un parque industrial nuevo, en medio de la nada, que durante muchos años fue utilizado como agostadero, es decir, para que pastara el ganado? En primer lugar, las importantes ventajas logísticas de la ciudad, tales como su proximidad a las materias primas, proveedores, clientes, redes carreteras y ferroviarias.

En segundo lugar, la reserva territorial con la que cuenta el Parque Industrial Alianza (2,500 hectáreas), clave para la instalación de proveedores de primer y segundo nivel.

Lee: El T-MEC y la industria automotriz

En tercer lugar, la infraestructura de primer nivel que ofrecía el proyecto liderado por Cantú: energía eléctrica, gas natural, servicio de agua y drenaje, planta tratadora de agua, telecomunicaciones (fibra óptica), estación de bomberos, seguridad las 24 horas del día los siete días de la semana, amplias avenidas internas (80 metros), universidad tecnológica, hotel de negocios, áreas verdes y estación de policía. Hasta ahora, Cantú y su grupo han invertido cerca de 50 mdd en infraestructura vial y de servicios.

Parque industrial
Cortesía

Y, por último, la construcción de una ciudad dentro del parque industrial, que reducirá los tiempos de traslado y mejorará el nivel de vida de los trabajadores, pues se construirán 5,000 casas, un gran centro comercial, escuelas y parques.

De esta forma, Daimler se convirtió en la empresa ancla para el Parque Industrial Alianza. Hasta ahora se han instalado un total de 12 proveedores en el proyecto inmobiliario, de los cuales 10 trabajan con Daimler y dos con Chrysler, aunque poco a poco han ido diversificando su cartera de clientes, como es el caso de CVG, empresa que se dedica a la producción de interiores para tractocamiones, cuyo único cliente era Daimler y hoy representa solo el 60% de su producción, pues dan servicio a otras empresas en Monterrey y Tijuana.

Se espera que el número de proveedores aumente con la reciente llegada de Saint-Gobain, uno de los fabricantes de vidrio automotriz y vidrio para la industria de la construcción, una de las más grandes del mundo, cuya planta de producción está en su fase de construcción y consolidación.

Parque Industrial
Cortesía

Actualmente, el parque industrial tiene una fuerte vocación hacia la industria automotriz, pero con la llegada de Saint-Gobain se espera que lleguen empresas de otras industrias.

“Hay mucha competencia en lo que se refiere a parques industriales. Abunda la oferta, pero también hay mucha demanda, lo que obliga a los que nos dedicamos a este negocio a desarrollar proyectos diferentes, innovadores, como el nuestro, que además de contar con una infraestructura de primer nivel y una conectividad muy buena, ofrece a los clientes la posibilidad de comprar o rentar lotes para la construcción de naves industriales, de contratar proyectos llave en mano, es decir, nosotros diseñamos y construimos de acuerdo a las especificaciones del proyecto que nos presenten; y arrendar naves industriales, que están construidas con el diseño estándar Alianza, que ofrece la facilidad de adecuarse a las necesidades del cliente”, explica el presidente y director general de Grupo Alianza.

Incluso, agrega Cantú, pueden elegir un sitio en cualquier parte de México y Alianza se encargará del diseño y construcción del parque o nave industrial que necesiten, ya sea para renta o venta.

Lee: El sector automotriz y el talento femenino

Hoy, asegura el empresario, no existe un parque industrial en el país como el que se tiene aquí en Derramadero, con este nivel de integración, de estas dimensiones.

Cesar Cantú
Arturo Aguirre

“Hay muchos parques industriales, muchas reservas de tierra, pero no cuentan con el equipamiento y la infraestructura que tiene el nuestro, que se adapten a las necesidades de la industria pesada, mediana y ligera, y los que lo tienen no cuentan con una reserva de tierra como la que se tiene aquí disponible, no cualquiera puede manejar proyectos de 300 hectáreas como el de Daimler. Los parques industriales en México pueden promediar entre 100 y 250 hectáreas, aquí en Derramadero podemos manejar varios proyectos, como el de Saint-Gobain, de 50 hectáreas, o tres del tamaño de Daimler, aunque un proyecto de este tipo llega cada siete u ocho años al país”, comenta.

El futuro

¿Cuál será el siguiente movimiento de este empresario mexicano? Cantú prevé que en 20 o 25 años, el plan maestro de su proyecto inmobiliario insignia esté completo, por lo que aún hay mucho trabajo que realizar en Saltillo, su tierra natal. Pero mientras eso sucede, el presidente y director general de Grupo Alianza trabaja ya en otros proyectos inmobiliarios de este tipo en la región Centro del país (Aguascalientes, Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas y Querétaro), una de las zonas más industrializadas del país y con mayor crecimiento en los últimos años. Esto adicional a las operaciones inmobiliarias del grupo, en San Antonio, Austin y Houston en los Estados Unidos.

“Podemos adquirir más tierras aquí, en Derramadero, y crecer aún más nuestro proyecto insignia, pero no tenemos pensado hacerlo. Estamos diversificándonos a otras regiones, como el Centro y El Bajío. Hoy ya traemos una participación en Aguascalientes y estamos buscando entrar a Guanajuato, para el desarrollo de tierra y construcción de naves industriales”, menciona.

No hay duda de que Cantú y su grupo quieren dejar huella en el país, y poco a poco están construyendo los cimientos para lograrlo. La alianza invencible con Daimler y ahora con Saint-Gobain están dando buenos frutos. Y aunque no buscan serlo, se han convertido en un referente para las empresas del sector en el que participan. “Hay gente que piensa que el gobierno debe hacerlo todo, pero no es así. Nosotros creemos que debemos apoyarnos unos a otros, complementarnos, sobre todo en estos momentos, donde se empiezan a gestar guerras comerciales en diferentes regiones del mundo, inclusive en la nuestra, en Norteamérica. Hoy, México tiene ventaja sobre otros países al contar con más de 40 tratados comerciales en el mundo. Nuestro país juega un rol importante para muchas economías y sigue siendo un país atractivo para poder partir de aquí hacia otras partes del mundo, y esto debemos aprovecharlo. Empresarios, gobierno y sociedad debemos construir bienestar, sumar más y dividir menos; si no, las cosas no van a funcionar”, concluye.