Buscador
Ver revista digital
Emprendedores

Social Commerce, ¿qué es y por qué representa una gran oportunidad para las Pymes?

15-09-2021, 6:10:00 AM Por:
likes redes sociales
© Depositphotos

Ya no hace falta tener una gran infraestructura, hacer focus groups para conocer a la audiencia o contar con una gran inversión publicitaria. El Social Commerce llegó para quedarse.

Por Josie Arlyn 

Hoy es parte de la vida cotidiana de millones de personas comprar ropa o comida desde un smartphone; desde luego esto no surgió de la noche a la mañana. Los gigantes del e-commerce como Amazon y Mercado Libre sentaron las bases de esta industria y después los servicios de intermediación (Uber, Rappi, Didi, etc.)

Y durante la pandemia, miles de personas y Pymes se vieron en la necesidad de vender de forma digital, aún sin la infraestructura, una página de internet o la logística necesaria, pero las redes sociales fueron sus aliadas para mostrar sus productos o servicios. El Social Commerce llegó para hacer la vida un poco más sencilla a los emprendedores. 

¿Qué es el Social Commerce?

El Social Commerce, o comercio social, es una de las tendencias de comercio electrónico que creció durante la pandemia de Covid-19, y consiste en el uso de las redes sociales como canales de venta de productos. Esta forma de comercio en línea aprovecha la interactividad y la masificación de las redes para mejorar la experiencia de compra por parte de los clientes.

Para las PyMEs que venden por internet, las redes sociales son el canal más común (el 85% las usa), seguido de sitios web propios (72%) y marketplaces y eRetailers (70%), siendo Mercado Libre (73%) y Amazon (54%) los sitios multicategoría que más utilizan,de acuerdo con el Estudio sobre Venta Online en PyMEs 2021, elaborado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), en colaboración con GS1 México. 

El Social Commerce que nació en China muestra que las ventas realizadas en este modelo de negocio podrían alcanzar los 363,000 millones de dólares en 2021 en aquel país, lo que significa un aumento del 35.5% con respecto al año anterior. Las ventas en plataformas de comercio social representarán el 13% de las ventas totales de comercio electrónico en el país, según una investigación de eMarketer / Insider Intelligence. 

Además, este modelo se está volviendo popular en otros países. Se estima que el Social Commerce moverá 36 mil millones en 2021 en los Estados Unidos, equivalente al 4.3% del comercio electrónico estadounidense.

Tal pareciera que el carrito de compras, tradicional o digital, se queda lentamente en el olvido, pues los usuarios alimentan su deseo voraz de consumo en Instagram y Facebook, y probablemente no les haga falta salir de allí para obtener todo lo que necesitan. Es así como el Social Commerce puede convertirse en el gran aliado de las Pymes.

“Parece que estamos frente a uno de los fenómenos más interesantes que se van a dar dentro del comercio electrónico. Por un lado, dentro de los entornos digitales en los que hay típicamente interactuamos y participamos, léase redes sociales y sitios específicos a donde vamos, intercambiamos información e intereses. Y todo esto particularmente en la pandemia, que hemos vivido un proceso de digitalización obligado y acelerado, por lo que hemos visto varias cosas y una de ellas es el comercio electrónico”, señala en entrevista Emilio Saldaña ‘Pisu’, analista en Tecnologías de la Información. 

Creación de comunidades 

La diferencia central respecto al e-commerce tradicional y el social commerce está en el ciclo de compra. El Social Commerce es un poco más flexible e informal, y aprovecha la espontaneidad de las redes sociales. De esta manera se establece un proceso de compra más directo, en un solo lugar se puede consultar, comprar, valorar, compartir una experiencia y recomendar un producto/servicio de manera inmediata y hasta crear una comunidad en torno a una marca o empresa.

Aunque el Social Commerce se detonó en los últimos meses, esto apenas está en ciernes y presenta ventajas y desventajas para los emprendedores; entre lo bueno está que cualquiera que busque iniciar un negocio lo puede hacer desde su smartphone, sin embargo, eso no garantiza que montar tu servicio o producto en redes sociales te llevará a ventas increíbles. 

“No quiere decir que al tener (redes sociales) me le aparezco en sus pantallas a esos cientos de miles de millones de personas y los invito a que me visiten. Y aquí es donde cobra relevancia el fenómeno del social commerce, cómo es y cómo una empresa y un proyecto de emprendimiento pequeño pueden tener todos los elementos necesarios para competir con un grandote tipo Amazon por varias circunstancias, indica el analista 

Una de las circunstancias más importantes, agrega ‘Pisu’, es que estamos viviendo una transición del comercio masivo en grandes volúmenes, a uno que es más vertical que también busca volúmenes, pero estos ya no están tan sujetos a la “hiper masificación”, sino precisamente a atender mercados locales”.  

“Todo el tiempo que estamos en una red social cumplimos una de tres funciones que hacemos de manera automática y a toda velocidad: Somos referente, somos gestores o somos destinatarios de recomendaciones, sugerencias, peticiones, preguntas y consideraciones”, explica.

Presente y futuro

Inclusive, los usuarios de las redes sociales pueden actuar no solamente como compradores, sino también como participantes de las transacciones al recomendar cierto producto o servicio.

“Muchas plataformas se van a ir acercando a estas oportunidades, una idea que ya se está estudiando es la comisión porque, si yo recomiendo un producto en redes sociales y soy el bueno para decir entre qué producto y qué producto determinar, es muy justo que yo recibiera una comisión cuando este proceso se da completo, porque además lo más probable es que en muy poco tiempo el proceso de compra ni siquiera tenga que hacerlo afuera de la red social”, finaliza Emilio Saldaña con respecto al futuro del Social Commerce. 

Para las Pymes, el Social Commerce puede ser una gran oportunidad, detectar nuevos comportamientos en los usuarios, permite agilidad para tomar decisiones. Ya no hace falta tener una gran infraestructura, hacer focus groups para conocer a la audiencia o contar con una gran inversión publicitaria. El Social Commerce llegó para quedarse, solo se trata de sumarse para ofrecer una mejor experiencia de compra y seguir con atención la transformación digital en todas sus etapas para un mejor resultado.

TAMBIÉN RECOMENDAMOS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios