revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Emprendedores

El mexicano que quiere llevar sus robots al espacio

Rodrigo Ruiz desarrolla manipuladores industriales y exoesqueletos con su tercera startup Koteos, y se prepara para incursionar en la minería de asteroides

02-09-2019, 10:00:34 AM
Rodrigo Ruiz, fundador de Koteos

Por Xóchitl Austria

Como buen emprendedor, Rodrigo Ruiz ha aprendido del fracaso y sabe lo que es morir de éxito. Después de trabajar siete años en Volkswagen de México, decidió emprender con algunos socios en empresas que ofrecían servicios de ingeniería para la industria alimenticia, ferroviaria y naval. Su primera empresa fracasó y la segunda, donde tenía socio holandeses, creció de manera desmedida y colapsó. “No tenía mucha expertise en la gestión de negocios y las ventas se dispararon”, confiesa el emprendedor, ingeniero en robótica industrial por el Instituto Politécnico Nacional.

El fracaso lo deprimió un tiempo, pero no lo aniquiló. En 2014, fundó Koteos, una empresa que diseña, fabrica y pone en marcha avanzados equipos y sistemas mecatrónicos. “No sólo quería vender servicios, hacía tiempo que quería hacer un producto”, explica Rodrigo. Su estrategia fue crear la marca de Kotemah con un primer producto “no tan disruptivo” y con el que ya estaba familiarizada la industria: los manipuladores industriales o asistentes de carga. “Al tratarse de algo conocido tuvimos rápida aceptación y nos permitió fondearnos”, detalla.

El segundo paso fue el desarrollo de los exoesqueletos, trajes vestibles que aumentan las capacidades físicas de las personas; al mismo tiempo que buscaban fondear su tercer producto: un robot tripulado, un traje que permite aumentar el potencial de carga de un individuo y que está pensado para hacer minería de asteroides. Este último proyecto, es el que más le fascina Rodrigo. Hoy Koteos tiene ocho tipos de manipuladores y prototipos en prueba de exoesqueletos.

Lee: Los robots acabarán con 14% de los puestos de trabajo en 20 años

Sus ventas han crecido un 50% anual: en 2016 fueron de 5 millones de pesos; en 2017 de 7.5 millones de pesos; en 2018 de 10 millones de pesos. Tiene ya 25 clientes, entre los que se encuentran: Bosh, ADIENT, Stabilus, entre otros. Además, algunos de sus manipuladores y exoesqueletos están en proceso de registro de patente.

El potencial de México

La primera experiencia de Rodrigo como desarrollador de productos fue durante los siete años que trabajó en Volkswagen de México. Ahí persuadió a los ingenieros que compraban los equipos para que no importaran manipuladores industriales de Alemania, Italia y Estados Unidos porque él podía fabricarlos. Así desarrolló el primer manipulador y quedó maravillado con la ingeniería, a partir de ahí la armadora empezó a comprar más de manera local.

Cheking Fixtures
Koteos

Después, el manipulador industrial fue copiado por varias empresas y Rodrigo se dio cuenta que su gusto por la física, las matemáticas, hacer cálculos y modelos matemáticos le abrirían una gran oportunidad en el mercado, pues “hay muchas compañías que copian algo, lo fabrican y lo vende, pero pocas –como Koteos- que realmente hacen ingeniería, y no digamos investigación y desarrollo”, señala.

En 2015, Rodrigo cerró su primera venta con la empresa alemana Benteler. “Fui, les vendí el concepto y les ofrecí el equipo. Pero para ser honestos, nunca habíamos hecho algo así”, confiesa. Con esa primera orden de compra se financió el desarrollo, y ahora tiene ocho modelos diferentes de manipuladores. Desarrollaron dispositivos de ensamble para clientes Tier 1 y Automakers. Benteler siguen siendo su cliente y se encuentran en la etapa de implementarle de tecnología 4.0 para que las plantas industriales se comuniquen entre sí.

En 2017, la empresa desarrolló el primer sistema de escaneo por electromagnetismo para diferenciar puertas de vehículos SUV, ahorrando miles de dólares por retrabajos en las armadoras. Los exoesqueletos surgieron en 2018 como prototipos que empezaron a probar en sus instalaciones y a finales del año los llevaron con algunos clientes como Benteler y Volkswagen México. “Con todo el feedback que nos dieron comenzamos a mejorar el equipo”, señala Rodrigo.

Por un mundo mejor

Koteos no sólo es una empresa de creación de tecnología, sino que tiene un fin social importante. Por una parte, la dura competencia que enfrentan las empresas en la industria las ha llevado a descuidar las condiciones laborales de las personas; por otra, la robotización de los puestos de trabajo está dejando sin empleo a muchas personas. Ante este panorama, los productos desarrollados bajo la marca de Kotemah están pensados para aumentar la calidad de vida de los operadores y, a su vez, los beneficios de la empresa. “Si aumentan las capacidades físicas humanas para mover objetos pesados, las personas no perderán su empleo y la empresa no pagará primas por lesiones o los costos que genera una curva de aprendizaje por poner a una persona nueva manejando una máquina”, dice Rodrigo.

Recomendamos: Así es como la Inteligencia Artificial revolucionará la productividad

No hay porque temer a los robots, dice Rodrigo. “Si las personas demuestran que son eficientes y productivas, puedes darles un manipulador industria o un exoesqueleto y tu inversión es menor que si los reemplazas por un robot”, advierte.

Creatividad, la materia perfecta

Aunque sus proyectos son muy ambiciosos, Rodrigo se muestra entusiasta pues está corrigiendo los errores del pasado. “Algo que aprendí de mis fracasos anteriores es que crecer muy rápido o de forma desmedida, puede acarrear muchos problemas”, comparte. Por esa razón, en esta ocasión, busca crecer de manera ordenada: con procesos, productos y personas que vayan madurando conforme pase el tiempo.

Siguiendo esta filosofía, el emprendedor se ha dedicado los últimos cinco años a capacitar a las personas para que tengan mayor expertise, además de trabajar en cocreación con los propios clientes para que le den feedback, mejore sus productos y satisfaga las necesidades de sus clientes. Parte del ADN de Koteos está en fomentar la creatividad, sus tres líneas de productos han sido desarrollados desde cero. “Nunca me ha gustado repetir las cosas. Tengo la idea de que eso inhibe la creatividad”, asegura Rodrigo, quien comenzó con un equipo de cuatro personas y hoy tiene 22 empleados. Y reitera, “los proyectos que escogemos deben ser muy interesantes para que nos motiven a crear cosas desde la nada”.

El financiamiento

En la industria en la que se encuentra Koteos hay mucha competencia de empresas extranjeras, sin embargo, Rodrigo está seguro de que empresas que compran servicios de ingeniería saben que tiene más beneficios comprar de forma local: mejor atención al cliente, mano de obra de alta especialización y costos son más competitivos. El crecimiento de Koteos ha sido orgánico “lo que nos piden los clientes lo hacemos y desarrollamos, aunque algunos de ellos tienen pagos de 90 días, entonces hemos tenido que recurrir a préstamos bancarios”, confiesa Rodrigo. Pero este año, Koteos tendrá un impulso pues ganó el primer lugar en el premio Empresas de Impacto 2019 organizado por la Fintech Konfío. El galardón consta de 2 millones de pesos con el cual acelerarán sus planes de crear una línea de ensamble de exoesqueleto, comparte el emprendedor.

Minería de asteroides

En 2019, Koteos se enfocará en “tener tecnología 4.0, que los equipos sean más colaborativos con las personas que los usan, que, por ejemplo, puedan identificar quiénes los usan y se adapten a diferentes usuarios”, señala.  En este mismo sentido, Rodrigo cuenta que el primer prototipo completo y móvil del robot tripulado estarán listo para finales de este año. La visión de este emprendedor es entrar al mercado de la minería espacial que vale 1 trillón de dólares.

Celda de Robot
Koteos

¿En qué consiste esta industrial? La NASA calcula que 100,000 millones de dólares por cada habitante de la tierra es el valor de todos los minerales almacenados en asteroides del cinturón principal del sistema solar: oro, platino, tungsteno, oxígeno y agua, minerales que son escasos y serán difíciles de conseguir en la Tierra en el futuro. Por eso, explica Rodrigo, muchas agencias aeroespaciales están mandando sondas para aterrizar en asteroides y empezar a hacer la minería, pero la parte más complicada es enviar un módulo robótico que pueda tocar tierra en la superficie para empezar a excavar.

Lee: La inteligencia artificial puede darte empleo en estas 3 áreas

En esa parte es en la que Koteos podría participar. “Como es muy caro ir a Marte, sería más barato lanzar una nave y que todo se construya en el espacio. Los robots tripulados son para esas compañías que quieren poner plantas industriales en el espacio”, detalla. Hasta ahora ha habido dos misiones espaciales exitosas: Rosetta, de la ESA, que envió a Philae a la superficie de un cometa y la japonesa Hayabusa que aterrizó brevemente sobre el asteroide Itokawa y envío muestras a la Tierra.

Rodrigo tiene muy claro que debe aprender del pasado. Hace algunos años, antes de que Tesla llegara a México, Rodrigo buscó ofrecer sus servicios de ingeniería y fueron bien recibidos; sin embargo, en ese momento no le dio seguimiento y cuando intento hacerlo de nuevo ya existía un portal para proveedores más complejo. Ahora, dice, “estoy previendo ser de los primeros en acercarme a esas compañías que se están gestando para participar en la minería de asteroides”, afirma.

Aunque la minería espacial pareciera de ciencia ficción, Rodrigo está convencido de que, como se ha demostrado en el pasado, esto pronto será una realidad y él y su equipo quieren ser parte de esta historia.