Buscador
Ver revista digital
Emprendedores

Cómo incrementar tus ingresos importando productos desde China

08-06-2021, 6:15:00 AM Por:
Contenedor China
© Depositphotos

En 2020, los mexicanos compraron 383 mil mdd en productos provenientes de China. ¿Es una oportunidad para emprender en estos tiempos?

Los mexicanos se han caracterizado por buscar opciones para incrementar sus ingresos, sin importar si tienen experiencia previa emprendiendo o si tienen conocimiento en un campo en específico. Con la crisis económica generada por la pandemia y que desató miles de despidos y caída de ingresos en las familias, muchos buscan emprender un negocio que, en poco tiempo, pueda solventar recursos económicos adicionales a su sueldo base de cada mes, aunque el desafío es encontrar un proyecto prometedor y rentable. Una buena idea es importar mercancía desde China.

Puede parecer complicado en un inicio si no se tiene conocimiento o expertise del tema, pero la realidad es que hay muchos mexicanos que lo hacen. Hoy en día, China se ha convertido en uno de los principales aliados en comercio internacional para México; de hecho, el gran ‘dragón asiático’ logró posicionarse como el segundo socio comercial de México, aunque todavía se encuentra muy por debajo de Estados Unidos, que está conectado con el mercado mexicano con un 62 por ciento del comercio total. 

Y ahora, ¿por dónde comenzar? 

Define qué productos importados comprarás

El primer paso para cualquier emprendedor es definir qué va a importar y el segundo, encontrar al proveedor ideal que se ajuste a las necesidades del negocio. Para ello, es necesario saber cuál es el alcance que su empresa busca tener y qué facilidades tiene para hacerlo realidad. De acuerdo con una lista de la empresa Pinchili, empresa dedicada a la importación de China, los productos que más se importan a Latinoamérica son:

  1. Maquinaria y equipo pesado
  2. Maquinaria pequeña
  3. Bicicletas
  4. Motocicletas Eléctricas
  5. Autopartes

Para Giselle Bonet, directora general de Pinchili, el primer paso es esencial porque de eso depende las tarifas que cada país determina como derecho de importación y exportación, mejor conocido como arancel y que se tienen que considerar. 

“Al determinar el monto de inversión, debes estimar que todas las aduanas otorgan distintos impuestos y cada mercancía tiene uno distinto. Un zapato no paga el mismo arancel que un mueble, un químico o una lámpara. De hecho, en México, importar un mueble es muy caro porque el impuesto es del 44 por ciento mientras que productos como accesorios de cabello pagan alrededor de 12 por ciento”, cuenta la empresaria venezolana. Para saber los costos de aranceles actualizados, puedes consultar la página del Plan de Ajuste Arancelario 2021

Tiempos y gastos 

Una vez que se determine el producto y la inversión, es importante calcular los tiempos y algunos otros gastos a cubrir.

Cuando es la primera importación, se necesita considerar al menos cuatro meses para recorrer todo el proceso desde la búsqueda del proveedor, pero si ya se tiene a uno establecido, puede reducirse hasta dos meses y medio. En ese momento, hay que apartar el producto con 30 por ciento del valor de la mercancía y cuando termine de producirse, se paga el 70 por ciento restante. Este periodo dura alrededor de 30 días mientras que el envío de China hasta México es de 40 días. 

Otros gastos que deben tomarse en cuenta son: costo de producto, flete, seguro (que es alrededor de 0.4% del valor) y los impuestos de aduana. Existen muchas empresas mexicanas que ayudan a los importadores con los temas legales, financieros y hasta de logística para que el negocio prospere.

En 2020, las importaciones en México registraron alrededor de 383 mil 194 millones de dólares, lo que representa una caída de 15.8%, respectivamente, en comparación con 2019 que reportó 455 mil 295 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Pero en el primer bimestre de 2021, el panorama mejoró y China se convirtió en el segundo socio clave para el mercado mexicano al registrar 10.9 por ciento del comercio total, ascendiendo hasta 13 mil 390 millones de dólares, según Banxico.

Hecho en China, ¿bien hecho?

¿Y qué hay de la calidad? Para muchos mexicanos, los productos “hechos en China” son sinónimo de muy baja calidad o de explotación laboral; y la realidad es que es un país muy importante para el comercio internacional por la facilidad de importar productos y que hoy en día, se preocupa mucho por los derechos humanos de sus trabajadores. 

“Lamentablemente en el pasado, muchos importadores venían a China buscando lo más barato para llevarlo a sus países y eso originó una mala credibilidad para lo hecho en China y es difícil cambiar de parecer a todos. Hay muchas marcas importantes en el mundo que hacen su producción en China y exportan al mundo entero porque la mano de obra es más barata que en muchos países, pero eso no quiere decir que haya explotación laboral. De hecho, es común que se anuncie el cierre de fábricas por no respetar los derechos humanos del trabajador, porque se busca terminar con esa mala práctica”, asegura Giselle. 

China es uno de los países que más exportan en el mundo. Tiene un sinfín de posibilidades donde se puede exportar productos terminados, maquinarias y materias primas. De hecho, Estados Unidos, Alemania y Japón son los países que más productos importan de China, respectivamente, y sus estándares de calidad son muy altos por lo que es garantía que lo hecho en China, está bien hecho. 

mm Comunicólogo por el ITESM y Maestro en Recursos Humanos por la ULA. Storyteller de historias que inspiren, capital humano, desarrollo organizacional y liderazgo. Publirelacionista, maratonista y especialista en generador de contenidos.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios