Empresas

Didier Truchot: el CEO francés que sabe todo lo que quieres consumir

Didier Truchot, director general y fundador de Ipsos, apuesta por conocer los datos de todos los consumidores mexicanos a través de la tecnología. Alto Nivel conversó con uno de los hombres más reconocidos en Francia por el poder de la información que genera.

24-04-2018, 1:53:03 PM

Un joven francés soñaba con cambiar el mundo, pero esa es una historia que él mismo decidió abandonar en el pasado, el cual nombra como su “otra vida”. Hoy, Didier Truchot tiene 72 años y se ha convertido en el fundador de la empresa que conoce todo lo que consumes y hasta por quien votas.

 “Esto no es lo que yo quería hacer inicialmente, ya que quería cambiar al mundo, pero tuve que reconocer que para mí era un poco difícil hacerlo y bajé mis ambiciones un poco”, asegura en entrevista con Alto Nivel Didier Truchot, director general y fundador de Ipsos.

Ipsos es una empresa de investigación de mercados, la cual ofrece a sus clientes la posibilidad de conocer la tendencia de consumo de los ciudadanos, su preferencia electoral y su reacción ante ciertos estímulos. La firma ocupa a nivel mundial la tercera posición de mercado, tras empresas como Nielsen y Kantar Worldpanel, división de WPP, compañía fundada por Martín Sorrell.

El país se encuentra en la mira de la empresa, ya que considera que la necesidad de información es una demanda de las empresas por los cambios constantes en la industria. La tecnología es su aliado.

La compañía abrió en México el primer espacio en el mundo Ipsos House para mostrar a sus clientes la tecnología que permite conocer a los consumidores en distintos ambientes y que también aprovecha la realidad aumentada y software.

“México es nuestra operación más grande. A la par, se encuentres Brasil y después Argentina, Chile y los demás países”, asegura.

“Soy francés”

Truchot trabajaba para una empresa que él considera era muy buena, pero siempre ha preferido el cambio y decidió dejar la compañía después de 4 años de haber laborado en ella.

“Soy francés. Es muy importante para mí. Me gusta mucho lo que hago, es la razón por la que lo hago de 1968”, asegura el empresario que laboraba en el Instituto Francés de Opinión Pública y quien estudió en la Sorbona de París.

Junto con dos compañeros de trabajo decidieron crear su propia empresa. Así nació Ipsos en 1975.

El empresario francés y sus dos socios eran jóvenes cuando iniciaron el negocio. Los exempleados querían trabajar de forma más cercana con sus clientes, entonces hicieron un trato y fundaron la empresa con poco dinero, pero con la juventud como aliada.

Pasado el tiempo, los dos socios decidieron dejar atrás el proyecto empresarial. Didier Trucho asumió la responsabilidad de llevar a la empresa más allá de Francia.

“No tengo el mejor carácter. No es tan fácil trabajar conmigo, pero yo pude sobrevivir y desarrollar la empresa”, dice.

A finales de los 80 y principios de los noventa inició la globalización de Ipsos. En 2000, la empresa llegó a México, aunque la empresa ya tenía una relación con el país 5 años antes.

Ipsos ha tenido la oportunidad de crecer y, ahora, se encuentran enfocados en el desarrollo del equipo mexicano.

 “No era en el pasado un participante activo en la sociedad, siempre he podido observar a la sociedad y poder hablar de ella, que es mejor que lo otro”, dice el empresario.

Truchot compara el oficio del periodismo en la búsqueda de información, pero hace una diferencia para lograr encontrar los datos de las personas.

“Estoy seguro de que, si no estuviera en investigación, estaría haciendo lo que tú estás haciendo”, le dice el empresario al reportero.

El error

Hace 30 años, Didier tuvo la oportunidad de generar unos contratos muy grandes con una firma de medios en Francia, pero desaprovecharon el negocio por un exceso de confianza en la negociación y 30 años después siguen pagando el precio del error. Las equivocaciones también marcan al ejecutivo.

“Es importante aprender de tus más grandes errores”, asegura el hombre que ha convertido en un gigante de la información.

Está convencido que lo hecho por la firma es muy importante, a pesar de no tener la relevancia de cambiar la sociedad. Todo lo que tiene que ver con la información le gusta.

Él éxito se explica por la paciencia que se debe imponer a los proyectos que se realizan. El directivo ha aprendido a ser paciente con sus clientes.

El fundador de Ipsos asegura que la empresa cuenta con valores, como son la integridad, diversidad, participación y ganas de cambiar con el cliente.

Soy un empresario y un hombre muy feliz. Entonces esto es bueno”, dice con una sonrisa el empresario nacido el 30 de noviembre de 1946.

El mercado mexicano ofrece muchas oportunidades frente a una etapa de cambio significativos de muchos mercados y muchos negocios, ya que el nivel de competencia se ha incrementado.

“Los mercados sin más competitivos que antes. Por lo tanto, es una gran oportunidad para nosotros como empresa, y proporcionamos mucha información a nuestros clientes y debemos hacerlo de la manera más eficiente”, explica y mueve las manos constantemente.

La gente cambia rápidamente de ideas y eso hace más difícil hacer entender a las personas que un producto de consumo es maravilloso o que deberían de dejar de fumar rápidamente.

“Hay muchos comportamientos y le estamos informando a la gente que debe tomar decisiones, pero es difícil por las transformaciones de las sociedades”, comenta.

El futuro de la empresa es ser el mejor socio de sus clientes y por obtener mejores resultados para ellos.

“Es muy importante en los negocios entender por qué te están pagando tus clientes, por qué los clientes están dando más de 2,000 millones de dólares (mdd) al año a Ipsos”, se apresura a explicar.

Información es poder

El empresario cree que es posible que la sentencia de “información es poder”, una frase atribuida a Francis Bacon y Thomas Hobbes, sea más cierta que nunca, pero no ve a Ipsos como una empresa poderosa ni él mismo se considera poderoso, a pesar de que en su país así lo creen.

“No quiero que usted piense que soy algo más que el presidente de Ipsos y no el presidente de un país. Necesitamos mantenernos humildes, porque nosotros no tomamos las decisiones”, asegura el empresario.

Lo único que no le importa de la gente es lo que digan de su persona. El francés prefiere enfocarse en ser un mejor padre, quien tiene 5 hijos y dos nietos, y mantenerse alejado de los reflectores mediáticos.

“Yo soy conocido por poca gente”, dice mientras mueve sus manos y agita los lentes que no ha soltado durante toda la conversación.

Didier es un hombre que disfruta de deportes como el futbol o el basquetbol, aunque no practique ambas disciplinas deportivas. La pasión por el deporte lo define, como también lo hace su trabajo.

Durante los últimos 20 años, el directivo ha viajado a México en travesías veloces para atender los negocios en el país y no descuidar nada.

“México es un gran mercado y siento que como país hay muchos lazos que unen nuestras relaciones con Francia y trataré de contribuir más en esta relación. Me gusta trabajar en México”, comenta.

En esta última visita, la llegada del director general de Ipsos fue en la Ciudad de México y este fin de semana será la primera vez que tome unas vacaciones en Baja California. “Nada que ver con el negocio”, dice antes de esbozar una breve sonrisa.

Didier Truchot se siente satisfecho por lo que ha logrado a lo largo de los años y comprende que su pasión por la información puede tener un fin benéfico para la sociedad. “Cuando dicen información es poder es algo que resulta cierto, pero es el uso correcto de la información lo que te da poder… La información está cambiando al mundo”.

También podría interesarte:

Comentarios