Buscador
Ver revista digital
Empresas

Concurso mercantil, ¿una solución para las empresas en crisis por COVID-19?

15-02-2021, 6:10:00 AM Por:
Concurso Mercantil
© Depositphotos

Esta figura puede ser utilizada para evitar la quiebra de los consorcios ante la crisis generada por la pandemia.

El concurso mercantil es un procedimiento jurídico al que pueden recurrir las empresas cuando estas han caído en la insolvencia y, por diferentes circunstancias, como la actual crisis derivada de la pandemia de Covid-19, ya que no pueden enfrentar sus obligaciones de pago ante sus acreedores.

La Ley de Concursos Mercantiles, que rige en México a estos procesos, establece que el concurso mercantil tiene dos etapas: la conciliación y la quiebra. La primera tiene como finalidad lograr la conservación de la empresa, a través de un convenio que se suscribe con los acreedores reconocidos.

Es esta etapa la que puede utilizarse actualmente para que los negocios no desaparezcan, es decir, como la misma ley lo indica, si por la pandemia de Covid-19 las empresas dejaron de tener ingresos regulares, la fase de conciliación del concurso mercantil puede considerarse una opción antes de llegar a la quiebra del negocio.

Si tú y tu empresa están en esta situación, antes de recurrir al concurso es recomendable que evalúes, de manera exacta, si tu negocio aun es viable, si es posible que en el corto y mediano plazo puedes recuperar tus ingresos, y si tus acreedores tienen disposición para llegar a un arreglo.

En esto último hay que considerar que en México no estamos muy acostumbrados a lo que jurídicamente se denomina como “amigable composición”, aunque en este caso las negociaciones con los acreedores se llevan a cabo auxiliados por un conciliador oficial, en muchas ocasiones las personas no están dispuestas a otorgar ningún plazo.

Por eso es importante que analices bien tus condiciones particulares, pues en caso de no llegar a un acuerdo, se te podría aplicar la segunda etapa del procedimiento concursal, que es la formalización de la quiebra.

Objetivos del concurso

El concurso mercantil se inicia normalmente ante un juez federal, denominado oficialmente juez de Distrito, aunque esta regla admite una excepción bajo el principio de jurisdicción concurrente que señala el artículo 104 constitucional.

Esto quiere decir que, si la controversia solo afecta intereses particulares, aunque la Ley de Concursos Mercantiles es una norma federal, el comerciante o empresario puede optar por la jurisdicción de su estado para llevar a cabo este procedimiento.

Las personas legitimadas para solicitar el concurso mercantil son tres: el comerciante mismo que se encuentra en la insolvencia, sus acreedores o el Ministerio Público. La solicitud se realiza mediante un escrito de demanda ante el juzgado, cuyo titular será la persona que dirija todo el procedimiento.

La finalidad principal del concurso mercantil -en su primera etapa- es ayudar al empresario para que reestructure sus obligaciones con el convenio que logre suscribir con sus acreedores.

La Ley de Concursos Mercantiles detalla que podrán acceder a este procedimiento las personas físicas o morales, con carácter de comerciantes o que realizan actividades mercantiles, que ya estén en situación de insolvencia generalizada. Este tipo de insolvencia se da cuando la empresa ya no puede pagar a dos o más de sus acreedores, después de más de 30 días de haberse vencido las obligaciones de pago.

En este punto es importante destacar que la insolvencia mencionada, y que es la que contempla la ley, es solo aquella que se registra por falta de liquidez. Es decir, si los pasivos son superiores a todos los activos del consorcio, se está frente a una insolvencia que no puede hacerse valer en la primera etapa del concurso mercantil, pues en estos casos, lamentablemente, la empresa de facto ya se encuentra en quiebra.

No obstante, antes de llegar a eso, si lo que falta es liquidez para solventar las obligaciones con los acreedores, es conveniente utilizar la figura del concurso mercantil para acordar, mediante plazos específicos, el cumplimiento de esos compromisos.

Además, de acuerdo con el artículo 5 de la Ley de Concursos Mercantiles, los pequeños comerciantes sólo pueden acceder a este procedimiento cuando aceptan someterse al mismo voluntariamente. La norma considera como pequeño comerciante a aquellos consorcios cuyas obligaciones vigentes y vencidas, en conjunto, no exceden el equivalente de 400 mil UDIS.

Según el Banco de México, al 23 de febrero de 2021, eso equivale a un adeudo de 2 millones 677,948 pesos con 40 centavos.

Procedimiento concursal

El concurso mercantil puede iniciar de manera voluntaria, cuando el mismo comerciante acude ante el juez, o en forma involuntaria, que ocurre cuando lo demandan los acreedores o el Ministerio Público.

Una vez admitido el tramite del llamado procedimiento concursal, el juzgador designa a un visitador que acudirá a la empresa, se trata de un funcionario adscrito al Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom), entidad que es un órgano auxiliar del Consejo de la Judicatura Federal.

El visitador tiene como obligación revisar toda la información financiera y contable de la empresa, con el objetivo de hacer un dictamen que entregará al juez para que este pueda emitir la declaración de concurso mercantil, siempre y cuando el negocio reúna los requisitos que para ello exige la ley.

Esta fase es muy importante, pues además de los dictámenes, normalmente se emiten medidas precautorias de protección al empresario. Por ejemplo, se pueden suspender todos los procedimientos de ejecución que pesen en contra del comerciante, como lo son los embargos.

Después de la visita de verificación, ya con todos los datos de la empresa en poder del juez, este dicta la declaración de concurso mercantil, abriéndose la fase de conciliación, en la que el comerciante debe negociar con sus acreedores el pago de sus deudas.

Las negociaciones para llegar a un convenio de pago se realizan con la presencia de un conciliador que forma parte del Ifecom. La finalidad a conseguir en esta etapa es lograr la reestructuración de créditos, se trata de una solución en la que ambas partes deben ceder en sus pretensiones, y entender de manera empática la situación que están viviendo tanto el empresario como su acreedor.

Ventajas y Desventajas

La ventaja del concurso mercantil, utilizado para no llegar a la quiebra, es que la empresa puede seguir operando mientras negocia con los acreedores, pues en esta etapa se suspenden todas las obligaciones de pago, así como los procedimientos de embargo.

El problema que tenemos actualmente, y que se debe considerar antes de recurrir a esta figura, es la incertidumbre sobre la apertura de los negocios que no son esenciales en la actual situación de pandemia en México. Es decir, las operaciones mercantiles dependen de las distintas medidas que impone cada entidad federativa, dependiendo del número de casos de Covid-19 que vayan presentándose.

Por eso, en la conciliación con los acreedores, ahora se deben señalar cláusulas específicas que consideren la posibilidad de que el funcionamiento de la empresa, mediante el cual esta podrá ir obteniendo los flujos necesarios para el pago, dependerá de las medidas que ordenen las autoridades.

Cuando ya se tiene un arreglo entre las partes se elabora formalmente un convenio de reestructura, el cual debe ser aprobado por el juez. A diferencia de lo que ocurre en otros países, en México el convenio puede contar con la anuencia del juzgador, aunque no todos los acreedores estén de acuerdo. El requisito es que la negociación sea acordada con los acreedores que ostentan la mayoría del pasivo.

Por ejemplo, si le debes a tres proveedores 500,000 pesos, pero la deuda con uno solo de ellos asciende a 300,000 pesos, es este acreedor el que tiene que aceptar el convenio, mientras que los otros, aunque no estén de acuerdo, se someterán a los términos de la reestructuración aceptados por el primero.

Una vez que el juez ya autorizo el convenio respectivo, tienes que cumplir con los plazos que en este se hayan acordado, para ir solventando paulatinamente tus adeudos.

En caso de no llegar a un acuerdo con tus acreedores, el juzgado debe iniciar la segunda fase del concurso mercantil: la quiebra. En esta etapa se lleva a cabo la liquidación de todos los activos de la empresa, para con ello pagar a los acreedores, con un orden que se establece por ley.

A esto último se le denomina prelación de créditos, es decir, el orden en el que deben recibir su pago los acreedores. Primero están aquellas deudas que cuentan con una garantía real, como lo son las hipotecas; enseguida los créditos laborales, siguiéndole los fiscales. En último lugar quedan los demás créditos.

Alternativas para microempresarios

Si eres un microempresario y la crisis en la que te encuentras es solo de liquidez, existe una alternativa distinta al concurso mercantil, que no es otra más que la negociación de convenios particulares con tus acreedores. Para ello no necesitas acudir a ningún juzgado, sino solo contratar a un abogado que esté capacitado en temas de conciliación.

Esta opción solo puede realizarse si tus acreedores no han demandado jurídicamente el pago de los adeudos. Si es así, tu abogado entablará un diálogo con tus acreedores para llegar a un acuerdo de pago con plazos, considerando los momentos específicos en los que tú prevés contar con el flujo de efectivo suficiente para hacerle frente a tus obligaciones.

acreedores concurso mercantil COVID-19 crisis económica insolvencia quiebras
mm Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

revista

Revista Digital Alto Nivel

Febrero 2021

Te recomendamos estos artículos de este mes:

Los temas laborales del 2021
Los temas laborales del 2021
El jamón serrano conquista a los mexicanos
El jamón serrano conquista a los mexicanos
Chopard confía en el Zodiaco chino
Chopard confía en el Zodiaco chino
La infraestructura genera bienestar para los más vulnerables
La infraestructura genera bienestar para los más vulnerables
Panorama complicado para los inmuebles corporativos
Panorama complicado para los inmuebles corporativos
Demagogia
Demagogia
Comentarios