revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

Los mexicanos le hacen el feo al sabor dulce de Coca-Cola

Los mexicanos cada vez consumen menos la tradicional Coca-Cola y han comenzado a migrar a nuevas bebidas light o sin azúcar, aunque en este nicho la multinacional concentra el 47.3% del mercado, seguida por Grupo Danone con 26.3% y PepsiCo con 10.6%. La disminución de las bebidas azucaradas coincide con la reforma fiscal que estableció un impuesto a este tipo de bebidas.

29-05-2018, 8:05:22 AM
Coca-cola

La compra de bebidas light o sin azúcar parece estar convirtiéndose en una tendencia entre los consumidores de México como lo muestran cifras de Coca-Cola.

Los productos de la multinacional, fueron los más comprados dentro del segmento de productos de alta rotación, al ser elegidos cerca de 5,800 millones de veces de noviembre de 2016 a noviembre de 2017, de acuerdo con el estudio estudio ‘Kantar Worldpanel’s Brand Footprint 2018’.

Leer: Las marcas más compradas del mundo en 2018

No obstante, Coca-Cola tuvo una disminución de 3.4% en su Consumer Reach Points (CRP), un indicador que reconoce el número de veces que un determinado producto es elegido por un consumidor. Más de la mitad de esa pérdida se concentró en México, uno de sus mercados más importantes y en donde los consumidores han aumentado su preferencia por las bebidas sin azúcar o light.

En tan solo cinco años, el valor de mercado de las bebidas bajas en azúcar en México creció 33.5%, al pasar de 30,052 millones de pesos (mdp) en el 2012 a 40,214 mdp en 2017, de acuerdo con datos de Euromonitor, un proveedor de investigación de mercado, que espera un crecimiento de 20% para los próximos cinco años.

El crecimiento de este segmento de mercado coincide con la reforma fiscal que entró en vigor en el 2014. La reforma estableció un IEPS de un peso por litro a las bebidas azucaradas, concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores.

Por lo que las refresqueras instrumentaron estrategias para no ver afectadas sus ventas como presentaciones más pequeñas, o un mayor uso de sustitutos de azúcar.

Así, en los últimos seis años la oferta de productos bajos o sin calorías aumentó de 37 a 50% y el contenido calórico se redujo en 7% en la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), que agrupa a empresas como Coca-Cola Femsa, Arca Continental, Grupo Peñafiel, GEPP, por mencionar algunos.

Lo anterior en un escenario en el que la compra de refrescos constituye una compra importante en los hogares. Por ejemplo, en casa las bebidas de mayor consumo son los refrescos, con una participación de 78.5%; fuera de casa también ocupan el primer lugar con 55.9%, seguido por 15.1% de agua saborizada, 13.9% de agua natural y 6.7% de jugo o néctar de frutas, según cifras de Kantar Worldpanel México.

“Cada vez hay más información de que el sobrepeso y la obesidad son un problema de salud pública y eso de algún modo ha motivado tanto a los consumidores a probar otro tipo de productos y a la industria a reformularlos” comentó Fiorella Espinosa investigadora en salud alimentaria en la organización El Poder del Consumidor.

Agregó que derivado del impuesto, las refresqueras ahora usan en algunos productos sustitutos de azúcar como aspartame, sucralosa o acesulfame de potasio, aunque no se puede afirmar que son 100% seguros, por lo que comentó que es importante no acostumbrar a los niños a este tipo de ingredientes, ya que suelen ser más dulces que el azúcar.

En tanto, un reporte de la revista científica The Lancet, dice que el impuesto a los refrescos provocó una disminución de 5.5% en las ventas de todo 2014, mientras que de 2015 a 2017 hubo una caída adicional de 9.7%, con una mayor disminución en los hogares más desfavorecidos socioeconómicamente que además suelen verse desproporcionadamente afectados por enfermedades como la diabetes tipo dos y la obesidad, generadas por una alimentación deficiente.

El reporte del primer trimestre del 2018 de Coca-Cola Femsa arroja que las transacciones del portafolio de refrescos disminuyeron 0.8% principalmente por una baja de 0.7% en el portafolio de colas y una disminución de 1.5% en sabores.

Contrario a lo anterior, el portafolio de bebidas no carbonatadas, es decir, bebidas sin gas, incrementó transacciones en 2.0% en la división, impulsado por el crecimiento de 1.4% en México y de 4.3% en Centroamérica.

En todo 2017, el portafolio de refrescos disminuyó 1.3% en la división por una disminución de 1.6% en la marca Coca-Cola y un desempeño estable en el portafolio de sabores. El desempeño en Coca-Cola fue principalmente generado por una caída de 2.5% en México, aunque parcialmente compensado por un crecimiento de 6.8% en el volumen de Centroamérica.

Los datos de Euromonitor muestran que, hasta ahora, The Coca-Cola Company concentra el 47.3% del mercado de bebidas bajas en azúcar, seguida por Grupo Danone con 26.3%, PepsiCo con 10.6% y el resto se divide entre Mondelez y Grupo Peñafiel.

Mientras tanto, de 2014 a marzo de este año la recaudación del IEPS de bebidas azucaradas ha generado 91,893 millones de pesos. Aunque enfermedades no transmisibles como la diabetes, hipertensivas o insuficiencia renal, entre otras pueden llegar a costarle al IMSS hasta 193,287 mpd en 2050.

Leer: Son las enfermedades más caras, y también las que matan más mexicanos