revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

Broxel: la empresa que promete darte poder sobre tu dinero

Con la promesa de dar al trabajador mexicano mayor poder de decisión sobre las prestaciones recibidas, Broxel lanza su línea de negocio de vales: Tengo.

03-05-2019, 5:10:40 AM
Broxel Broxel

Por Ulises Navarro y Macarena Quinzaños

“Veo la necesidad de darle al trabajador el poder sobre su dinero. Por ello, tropicalizamos la tecnología y el ecosistema que Broxel ya utilizaba como emisor de tarjetas y lo aplicamos para el trabajador mexicano. Desarrollamos un modelo en el que él puede decidir cuántas tarjetas adicionales quiere tener, las genere al momento y se las envíen a su casa. Puede asignar saldos independientes a sus familiares, retirar los recursos, activarlos por horario y consultar todos sus movimientos con un solo clic desde su app o web, entre otras cosas”, explica José Antonio García, vicepresidente de Tengo by Broxel, quien estima un valor de 100,000 millones de pesos en el mercado de vales en México.

Con esta modalidad orientada hacia el trabajador, los departamentos de Recursos Humanos también se ven desahogados, ya que ahora es el propio empleado quien realiza toda la gestión de los beneficios que recibe. Y también libera a las empresas de ventanas y horarios para hacer la dispersión de recursos. Tengo ofrece la posibilidad de subir el archivo en línea y asignar los recursos de manera inmediata a los trabajadores.

Lee: ¿Cómo afectó la reforma fiscal a los vales de despensa?

super despensa

Para el sector público también representa la oportunidad de migrar hacia una tecnología digital que permita mayor transparencia y eficiencia en los procesos de compensación de los servidores públicos. “Por ahora será difícil que el sector público elimine totalmente el uso de papel, por aquellas prestaciones que se otorgan una sola vez al año y en las que usar una tarjeta con chip resultaría muy caro; pero, efectivamente, es una oportunidad de empezar a hacer todo más transparente”.

El vale de despensa es la prestación más arraigada en el trabajador mexicano. “Quitarlo por los cambios que tuvo la reforma fiscal en 2014 sería un balazo en el pie para las empresas. Y aunque hubo una burbuja y rumores de que se empezarían a dar estas prestaciones en efectivo, el empresariado ya ha aceptado los vales y el negocio de vales ha seguido creciendo. No ha pasado nada”, asegura García. Tras la reforma, los vales de despensa cuentan con un 53% de deducibilidad; mientras que gasolina y restaurantes, un 100%.

gasolinería
archivo

Por el momento, Tengo ofrece seis productos distintos: Tengo despensa, combustible, alimentación, uniforme, viajes y negocios y lealtad. “Las empresas pueden tener las seis tarjetas para diferentes empleados. La diferencia radica en quién es el propietario del dinero. En alimentación y uniforme, el dinero es del empleado; en viajes y negocios, es de la empresa, que asigna un saldo al trabajador que va necesitando los viáticos”.

Tengo y García están en búsqueda activa de aquellas empresas que quieran beneficiarse y beneficiar a sus empleados con un producto que ofrece un ecosistema de gestión único en el mercado. Los objetivos son claros y la carrera por conquistar el mercado ha empezado. A Tengo le respalda su tecnología y oferta única; mientras que García, confía en su conocimiento del mercado y su experiencia, tanto como banquero como su trayectoria en el sector de vales. 

“Las empresas que buscamos son aquellas que me conocen a mí y al equipo, con un producto nuevo que ya había sido solicitado por ellos. Es un negocio de confianza, porque la empresa deposita por adelantado los recursos y nosotros los distribuimos a los empleados. Esa confianza existe y nuestra penetración va a ser muy interesante”.

Lee: Las 8 prestaciones laborales más valoradas