revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

Biva: La bolsa que rompió con un modelo de 40 años

En menos de uno año, Biva, que realizó la primera emisión de deuda de largo plazo de 2019 por más de 5,000 mdp, ha ganado la confianza de las empresas

20-05-2019, 8:55:47 AM

Por María Elena Zuñiga

Tras cuatro décadas de tener un solo jugador en el mercado de valores, la Bolsa Institucional de Valores (Biva) decidió entrar al mercado mexicano con una alternativa de financiamiento diferente para las empresas del país. Sus objetivos estaban claros desde el inicio: atraer empresas listadas con su competidor, captar aquellas compañías que dejaron de ser públicas e impulsar a nuevas corporaciones para salir a Bolsa.

A ocho meses de arrancar operaciones, Biva va de acuerdo con sus planes, cuenta su director general adjunto, Rodrigo Velasco. Hoy tiene una participación del 10% del mercado; una cifra muy buena en comparación con Bolsas que arrancaron al mismo tiempo en otros países. Marzo pasado fue el mejor mes desde que inició actividades el 25 de julio de 2018. “Hemos ganado un espacio importante en poco tiempo”, dice.

En menos de uno año, Biva, que realizó la primera emisión de deuda de largo plazo del 2019 por más de 5,000 millones de pesos (Elektra), ya se ha ganado la confianza de las empresas mexicanas. Algunos de los emisores relevantes que tiene la joven institución son Crédito Real, Fipo Hipotecaria y recientemente Black Group. Otra noticia importante que destaca la institución es que la administradora global de activos Vanguard lanzará su primer Exchange Traded Fund (ETF) local con la firma.

Lee: ¿Qué es la nueva bolsa de valores, Biva?

El listado de Biva va muy bien; varios Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes) y Certificados de Proyectos de Inversión (CerPis) participan con ellos. La parte más dinámica de sus operaciones se encuentra en los CKDes, en el segmento de deuda y en el listado de Capital Investment Corp. (CIC), la acción de Nasdaq donde ha habido más de 100 jugadores que siguen muy activos.

Para el segundo semestre de 2019, Biva prevé un mayor dinamismo en el segmento de acciones. Como parte de su labor de arranque y en espera de tomar vuelo, en el tema de deuda trabaja muy de cerca con las empresas para exponer el beneficio que tiene el mercado de valores como fuente de financiamiento. Para Biva, las compañías medianas sí tienen opciones de financiamiento; lo único que necesitan es perder el miedo, sobre todo a revelar su información financiera. 

El horizonte de crecimiento de esta Bolsa, que vino a romper con un modelo de 40 años, es muy amplio, ya que el número de empresas que hoy cotizan en el mercado de capitales (150) es demasiado bajo, en comparación con el universo de corporaciones que existen en México. El directivo ve una gran oportunidad. Su meta en tres años es que el mercado de acciones crezca en 50 emisoras, llegando a 200 instituciones.

Actualmente, Biva opera cerca de 16,000 millones de pesos, pero confía en que esta cifra aumente de manera acelerada. Por eso trabaja con las cámaras sectoriales, bancos de inversión y empresas interesadas en nuevas opciones para fondearse.

De acuerdo con Velasco, las ventajas competitivas de Biva fueron sus ofertas agresivas (al principio cobraban hasta 50% menos que su competidor por listarse). Además, a través de Biva, los inversionistas locales pueden invertir con su misma cuenta en acciones fuera de México.

Lee: El índice de Biva y sus diferencias con la BMV