Empresas

Así es como la delincuencia impulsa la venta de autos blindados

La inseguridad ha vuelto a crecer en el país y eso ofrece una oportunidad de negocio a las empresas de blindaje, que comienzan a mostrar el desarrollo de innovación de sus productos.

04-07-2018, 9:58:40 AM

La demanda de automóviles blindados crece en México. Tanto el sector privado como el gubernamental han incrementado la compra de estos vehículos en el mercado nacional y las empresas de la industria crecen.

“Está creciendo cada vez más la demanda”, dice Eduardo Lozano, director comercial de RCE Armor.

El 80% de vehículos blindados que se comercializaban por parte de Armor en el país era de nivel 3, es decir, para protegerse de un asalto común en el semáforo, aunque este porcentaje ha pasado a ser de 60%, mientras que el resto utiliza blindaje nivel 4 o 5, para protegerse de un ataque con armas largas.

Armor basa su negocio en la venta de sus productos a la iniciativa privada y el sector público, como es el caso del gobierno federal, administraciones estatales y municipales.

La industria relacionada con soluciones para prevenir o protegerse de la inseguridad crece a dos dígitos anuales, dice el directivo.

En México, el costo total de la inseguridad y el delito en hogares representó un costo de 229,100 millones de pesos (mdp), lo que representa 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2017).   

Frente a los hechos delictivos, los mexicanos hacen un gasto estimado en medidas preventivas de 82,000 mdp, mientras que las pérdidas por victimización representan 147,100 mdp anuales.

En 2012, el costo total por los delitos era de 249,300 mdp, por lo que la última cifra correspondiente a 2016 representó una disminución de 8.81%. Sin embargo, el costo de medidas preventivas era de 64,000 hace seis años, mientras que la última cifra es de 82,000, es decir, el monto que destinan los mexicanos para evitar el delito se ha incrementado 28.12%.

En México, existen un total de 50 empresas blindadoras registradas ante la autoridad. La mayor parte de las compañías son de origen colombiano, alemán, estadounidense y mexicano.

La inseguridad ha vuelto a crecer en el país y eso ofrece una oportunidad de negocio a las empresas. Además, las empresas de blindaje ya comienzan a mostrar el desarrollo de innovación de sus productos para exportar sus soluciones.

“Existen firmas que ya están exportando sus productos a diferentes partes del mundo y son reconocidas por la buena calidad de la manufactura mexicana”, dice el experto.

También te puede interesar: Las empresas que ganan en la guerra contra la delincuencia 

Boom del blindaje

Eduardo ha trabajado en la industria del blindaje automotriz desde hace casi 14 años, aunque también lo ha hecho en el desarrollo de proyectos arquitectónicos.

La crisis de inseguridad de 2008 y 2011 hicieron que la industria del blindaje creciera de forma exponencial. “Como crece la inseguridad, también crece este tipo de negocio”, dice.

En abril de este año, el ejecutivo originario de Nuevo León se integró a la dirección comercial de RCE Armor, una empresa de blindaje que nació dedicada a atender al gobierno con la proveeduría de vehículos tácticos y especiales.

Los tiempos violentos hacen que el blindaje crezca. De enero a diciembre de 2017, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio cuenta de 25,339 denuncias por homicidio doloso en ese periodo, lo que supera el registro de este delito desde 1997.

La industria automotriz de México ha establecido relaciones comerciales con las empresas de blindaje y la comercialización de las soluciones se ha visto beneficiada.

“Hemos tratado de innovar en productos más ligeros, más resistentes, flexibles, que se adecuan a las necesidades de los consumidores”, dice Lozano.

Las instituciones financieras también han diversificado sus productos de crédito para que la población tenga un mayor acceso a los vehículos blindados y que el costo no sea un inconveniente para el consumidor final.

La Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA) asegura que sus asociados reportaron el año pasado un crecimiento promedio de las ventas cercano al 18%, mientras que el mercado en general tuvo un ascenso por debajo del 10%.

Los costos por unidad blindada van de 1.5 y hasta 3 mdp, lo cual hace que la demanda sea muy acotada y se ubique en segmentos de población muy pequeños, con un poder adquisitivo alto.

El blindaje nivel tres es el más empleado en México, el cual tiene capacidad para resistir a impactos de armas cortas empleadas, por ejemplo, en un semáforo. Un 65% de los blindajes en el país son de este tipo, dice la AMBA.

El costo de las unidades blindadas es más elevado en el caso del gobierno y podría ser que a nivel ventas su participación sea de 60% y 40% provenga de los ciudadanos, de acuerdo con la AMBA.

“México se ha convertido en un país atractivo para las armadoras de autos blindados”, dice Esteban Hernández, presidente de la AMBA.

RCE Armor es una empresa mexicana que nació en enero de 1996 y, en 2001, fue la primera empresa en México en recibir certificación ISO 9000.

Eduardo Lozano cree que la profesionalización de las nuevas empresas es una necesidad para atender la demanda y no demeritar el trabajo hecho por otras empresas con más experiencia en el blindaje.

Armor piensa en exportar vehículos tácticos a Colombia y Honduras, mientras el negocio en México mantiene su desarrollo floreciente.

También podría interesarte:

Comentarios