Empresas

Guía rápida para tener un programa de mentoring

Tener un programa de mentorías organizacionales ha resultado una buena opción para simplificar y acrecentar la capacitación interna con mentores y mentees.

27-01-2015, 10:21:32 AM

El mentoring es una modalidad de formación que consiste en un proceso mediante el cual, un miembro experimentado de la empresa. ejerce el rol de mentor e invierte su tiempo y conocimiento  con el objetivo de  enseñar, aconsejar, guiar y ayudar a otra denominada ‘mentee’, aprendiz o tutelado para que consiga un desarrollo integral en sus competencias personales, sociales y profesionales. 

Muchas organizaciones han introducido programas de mentoring como una  herramienta de enseñanza práctica para difundir internamente el know-how,  impulsar el aprendizaje organizacional, potenciar la innovación y mejorar la calidad directiva, además de establecerse como una estrategia gestión para motivar y retener a los empleados con talento al ofrecerles atractivos planes de vida y carrera al interior de la organización.

Te recomendamos leer: .7 claves para enfrentar una crisis y salir fortalecido

Entre los principales beneficios que aporta el mentoring está la oportunidad que se le brinda al empleado tutelado para que una persona experimentada y con conocimientos pueda guiarlo, apoyarlo y acompañarlo a través de un proceso interactivo de aprendizaje significativo.

Para la empresa, el mentoring motiva al empleado y le ayuda a ser más productivo.

Con el apoyo del mentor se pueden reducir los errores y generar estrategias de trabajo para lidiar con los problemas, esto ayuda a crear un clima organizacional adecuado que propicie el perfeccionamiento profesional e incremente la fidelidad y compromiso de los empleados. 

Te puede interesar: .¿Tu empresa se resiste al cambio? Aplica este método

Los mentores también obtienen beneficios ya que a través del proceso de enseñanza aumentan su seguridad personal, autoestima y satisfacción personal con su rol dentro de la organización. También le ayuda a perfeccionar algunas de sus competencias profesionales y sociales. 

¿Quién es un potencial mentor?

Entre las características de un buen mentor se pueden señalar las siguientes:

• Un gran mentor escucha más que habla.

• No juzga de antemano ideas, habilidades, oportunidades o personalidades.

• Es humilde para aprender y entender los retos de su interlocutor.

• Es capaz de establecer relaciones de confianza a largo plazo.

• Encuentra satisfacción en contribuir al éxito de los demás.

• Comparte de manera sincera sus experiencias personales para que sirvan de aprendizaje a otros.

• Motiva y canaliza la energía del emprendedor hacia sus objetivos a corto y largo plazo.

Los mentees deben ser…

Por su parte, también los mentees deben reunir algunas características:

• Mente abierta e interés por aprender.

• Humilde, responsable y comprometido con su propio aprendizaje.

• Autocrítico, flexible y con disposición para escuchar consejos, puntos de vista y críticas.

• Capacidad y disposición para asumir retos y hacer los cambios necesarios para obtener resultados tangibles.

Te puede interesar: .Encuentra el equilibrio en tu vida laboral con MATEA

4 mandamientos para que un programa de mentoring funcione

Finalmente, para que un programa mentoring funcione y se obtengan ventajas es importante considerar algunos puntos:

– No existirá (de preferencia) una relación jerárquica entre el mentor y mentee. 

– Capacitarás y formarás a los mentores en técnicas, actitudes y habilidades de mentoring, ya que  es muy probable que se fracase si no se ha  previamente a los mentores en cómo hacer mentoring.

– Los involucrados participarán voluntariamente en el programa y de hecho recomendable que el mentee decida por sí mismo aprovechar esta oportunidad sin forzarlo, presionarlo u obligarlo de ninguna forma.

– Asignarás un coordinador encargado de supervisar que los procesos se lleven a cabo siguiendo los planes establecidos y que revise con  el mentee los avances y aprendizajes que se están adquiriendo.

El Mentoring, es un instrumento más para el desarrollo de la organización, pero no es la panacea y en muchos casos, será necesario analizar otros métodos y herramientas que resulten más efectivos de acuerdo a cada situación.

Te recomendamos leer también: .9 puntos para descubrir a un mártir laboral

La autora es coordinadora académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac México Norte y puedes contactarla en aapiquian@anahuac.mx

También podría interesarte:

Comentarios