Empresas

A 20 años de TLCAN, ¿qué sigue para México?

Con una cuarta parte del PIB mundial y un mercado de 475 millones de personas, Norteamérica es una región que comercia más de 100 millones de dólares por hora.

22-09-2014, 12:00:32 PM

sCambiar el “Hecho en México”, “Made in the USA” o “Fabrique au Canada” por el “Hecho en América del Norte” o “Made in North America” es una de las posibles consecuencias que tendrá la integración, cada vez más profunda, de las tres economías y sus cadenas de producción.

Con una cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y un mercado de 475 millones de personas, Norteamérica es una región en donde gracias al Tratado de Libre Comercio (TLCAN) se produce un intercambio comercial de más de 100 millones de dólares (mdd) cada hora.

La fabricación de un producto tan complejo como el avión Learjet 85 es un buen ejemplo en donde el “lugar de origen” del producto no es un solo país.

Te recomendamos leer: Industrias avanzadas impulsan sueldos y competitividad

Exportaciones mexicanas se multiplican

En 1993, México exportó 40 mil mdd en manufacturas a su vecino del norte, para 2014 esa cifra se ha multiplicado por ocho, según ProMéxico. Mientras que en el caso de Canadá el comercio bilateral en 2013 superó los 30 mil mdd, es decir, seis veces más de lo que se comerciaba hace 20 años.

Estados Unidos y Canadá son el primer y cuarto inversor internacional en México, respectivamente. Y México constituye a su vez, el segundo socio comercial de Estados Unidos, tras Canadá.

Esa posición puede variar y llevarnos al tercer lugar, superados por China, pero la tendencia en la que empresas afincadas en Asia vuelven a América del Norte fortalece la posición de México como el segundo socio comercial de Washington.

Además, la integración de las cadenas productivas entre México y sus vecinos del norte refuerza de forma única el comercio trilateral.

El Boston Consulting Group calcula que el 40% de los componentes de los productos que México exporta hacia Estados Unidos tienen su origen en Estados Unidos, es decir, la maquila mexicana está plenamente integrada en la cadena productiva de América del Norte, lo que no ocurre con China.

Te puede interesar: La maquila y las empresas cambian China por México

Las empresas estadounidenses afincadas en México son muy numerosas, desde las tecnológicas IBM o Microsoft, hasta las cadenas de restaurantes y franquicias como Starbucks o McDonald’s.

Y entre las canadienses que se han establecido en México se encuentran al fabricante de aviones Bombardier, la corporación de energía Transcanada, las mineras GoldCorp y NewGold, la ferroviaria CP Rail, la farmacéutica de medicamentos genéricos Apotex y el banco Scotiabank, entre otras.

Por su parte, algunas de compañías mexicanas que están teniendo éxito en Canadá se encuentran MABE y La Costeña, mientras que Cemex, Bimbo, Grupo Cementos de Chihuahua o Maseca son algunas de las grandes empresas nacionales en Estados Unidos. Pero hay muchas más, pequeñas y medianas que exportan e importan, así como profesionales mexicanos con posiciones directivas en empresas clave en América del Norte.

A futuro…

Los tres países de América del Norte deben funcionar como una plataforma de exportación e importación única, en donde los productos europeos o asiáticos deban cumplir los mismos requisitos para entrar en Canadá que en México. Adecuar la regulación no es una tarea simple, pero los tres países ya participan juntos en el proceso de negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés).

En el Continente Americano México lidera la Alianza del Pacífico, que incluye a Colombia, Perú y Chile y trabaja en programas similares al Plan de Transporte de América del Norte y el Programa de Viajero de Confianza.

No son pocos quienes opinan que dentro de algunos años, será posible viajar desde Chile hasta Canadá sin visa o exportar e importar a lo largo de todo el continente sin pagar impuestos como el IVA. México no sólo genera más de la mitad de las exportaciones de América Latina, sino que es el país latinoamericano más poblado –sin contar a Brasil– y Estados Unidos es el motor económico del continente.

Quizá la parte más difícil para conseguir la integración comercial de América ya se ha logrado, gracias al intenso comercio e intercambio de personas entre Estados Unidos y México.

Sin embargo, entre los retos que todavía tiene pendiente el TLCAN, en la opinión del economista y negociador del TLCAN, Luis de la Calle, se encuentran: aumentar el valor agregado de las exportaciones mexicanas, conseguir que América del Norte funcione como una verdadera plataforma unificada de exportación y no sólo Estados como Chihuahua, Baja California, Jalisco, Nuevo León o el Estado de México se beneficien del TLCAN, sino que el crecimiento también se refleje en las economías de otros estados mexicanos, en especial de los del sur.

Te puede interesar leer: ¿Le conviene a México un TLC con Panamá?

¿Cómo te ha influido el TLCAN en tu vida cotidiana? ¿Qué opinas del TLC? ¿Crees que ha beneficiado más a un país que a otro? ¿México lo ha sabido aprovechar?

También podría interesarte:

Comentarios