Empresas

¿Y nuestros impuestos?

¿Debería internet estar exento de impuestos? ¿Debemos eliminar el subsidio a la gasolina? Conoce en dónde esta México en materia fiscal.

04-06-2012, 5:00:29 PM

Twitter: @smilovitz

¿Deberían los cigarros ser más caros? ¿Por qué debemos pagar impuestos para utilizar internet? ¿Es demasiado elevado el impuesto con el que se gravan las nóminas de los empleados? ¿Puede desaparecer el IETU? ¿Cuánto debe costar la gasolina? Veamos qué es lo que está ocurriendo en materia fiscal en México

El Servicio de Administración Tributaria (SAT), que es la dependencia responsable del sistema de recaudación de impuestos en nuestro país, publicó un informe en donde muestra cómo los mexicanos han comenzado a cumplir con sus obligaciones fiscales en mayor medida que hace sólo cinco o siete años.

En síntesis, en el año 2012 el SAT cuenta 37 millones de contribuyentes registrados, 403 mil millones de pesos (mdp) recaudados -en el primer trimestre de 2012- y un costo de recaudación de 0.77 centavos por cada peso. Respecto al año 2005, cuando sólo había 20.5 millones de contribuyentes, 217 mil mdp recaudados -en el 1T- y recaudar un peso costaba 1.18 centavos. 

Con ese avance tan impresionante -casi se duplicó la gente que paga impuestos, así como los impuestos recaudados y disminuyó significativamente el costo de recaudación-, parece como si, a comparación de 2005, el sistema recaudatorio fuera otro, uno mucho más eficiente.  Pero, ¿es esto verdad? ¿Podemos dar por consumada la modernización del sistema fiscal mexicano?

México en comparación con otros países

Según el más reciente estudio Revenue Statistics, tenemos el porcentaje más bajo de recaudación sobre el PIB de toda la OCDE –una organización compuesta por más de 30 países, entre ellos, algunos de los más avanzados-. Mientras que cada mexicano paga poco más de 2 mil dólares anuales en impuestos, en países como Luxemburgo, cada ciudadano paga más de 40 mil dólares anuales, es decir, 20 veces más. 

Por eso, para que podamos felicitar al SAT, primero la recaudación por persona tiene que aumentar al doble, para alcanzar el promedio de los países OCDE,y el total recaudado debe triplicarse en relación al PIB. 

Cuidado, lo que se propone no es incrementar el peso de la carga de impuestos a quienes cumplen con sus obligaciones fiscales, sino ampliar la base, aumentar el número de personas que tributan y buscar fórmulas que beneficien un impuesto progresivo, para que los que más ingresen, sean quienes más tributen. Pero también determinar cuáles son los productos y servicios que deben estar sujetos a un pago más alto de impuestos y cuáles más bajo.

¿Debemos pagar impuestos por servicios como internet? ¿Deben las bebidas alcohólicas o los cigarros, tener asociado un impuesto más elevado? ¿Puede reducirse el pago de ISR y IETU de los empleados y la clase media? Estas son las preguntas que debe resolver la denominada “reforma fiscal”.  

La reforma fiscal no puede ser una reforma aislada ni disociarse de la necesidad de tener un gasto público más eficiente. Porque, aunque se recaude casi el doble que en 2005, no hay el doble de enfermeras, de médicos, de escuelas, de lugares en las universidades públicas, de profesores bien cualificados ni de pensiones para los ancianos. ¿O sí?

¿Por dónde opinas que debería comenzar la reforma fiscal? ¿Qué productos y servicios deben estar exentos de pago de impuestos y cuáles deberían costar más? ¿Debe continuar el subsidio del combustible y la gasolina? 

También podría interesarte:

Comentarios