Empresas

Cultura en crisis

Por un lado, un negocio de 200 mil millones de pesos al año, por otro, la necesidad de proteger los derechos de autor. El debate está servido.

08-03-2012, 2:49:17 PM

Twitter: @smilovitz

Por un lado, un negocio de 200 mil millones de pesos al año, por otro, la necesidad de proteger los derechos de autor. ¿De qué estamos hablando?

La industria cultural está
en crisis, eso es innegable, aunque no forzosamente negativo. Está en un
momento clave en donde debe redefinirse para seguir siendo competitiva en un
entorno que ofrece, por un lado, más oportunidades de negocio y, por otro,
nuevas amenazas. En este post planteamos algunos de los retos y de las oportunidades
de presente y de futuro.

Si comprar una canción
costara 12 pesos y, una película, 150, y todos los mexicanos compráramos todas
las canciones y películas que hemos descargado de internet de forma no
autorizada, la industria mexicana de la música y el cine habrían ingresado 200
mil millones de pesos, sólo en 2011.

La Coalición por el
Acceso Legal a la Cultura (CALC), presidida por el compositor Armando Manzanero,
con quien AltoNivel.com.mx tuvo la oportunidad de platicar, agrupa a varios
gremios de artistas, entre músicos, cineastas, coreógrafos, escultores y
escritores, y encargó un estudio a la empresa Ipsos, que revela estos datos.

En otras palabras, si
los internautas mexicanos juntaran todo el dinero que se han ahorrado al
descargar libremente canciones y películas durante el año pasado, tendrían
utilidades netas –después de impuestos, amortizaciones etc.- por 16 mil
millones de dólares. ¿Cuánto es eso?

Si ponemos la cantidad
en perspectiva, el capital reunido por los internautas superaría, con amplia
diferencia, los beneficios de América Móvil y de cualquiera de las empresas que
cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores.

Se entiende por qué la
CALC ha decidido encargar el estudio a Ipsos.

Desde nuestro punto de
vista, la institución trata de crear consciencia sobre las dimensiones que puede
alcanzar el negocio de contenidos protegidos por derechos de autor, en
internet. Aunque, hoy por hoy, la piratería de DVD, CD y otros medios “físicos”
representa, según Federico de la Garza, director de la Motion Picture
Association de México
, el 68% del total de ese negocio.

De la Garza explica el
problema con una analogía simple: “En 1908 no había semáforos en Nueva York,
hoy es difícil imaginar esa ciudad sin ellos. En las autopistas no hay
semáforos, sino señales. La industria cultural está en un momento en el que tenemos
que pensar dónde poner los semáforos y las señales”.

La CALC asegura que ya
existen más de 22 las páginas web que permiten descargar contenidos de forma
lícita en México. Pero, otras, como Cuevana, tienen un gran flujo de tráfico y
cero regulación. Entra así el modelo de negocio del peer to peer y del bit
torrent
, que han hecho multimillonarios a varios empresarios en muy poco tiempo.

El debate está servido

¿Se necesita un foro
abierto de discusión en el que participen la industria cultural, las empresas
que prestan servicios de internet, los internautas, los medios de comunicación
y los legisladores? La respuesta es sí.

¿Por qué? Porque la época en la que
había que sentarse a ver la televisión o comprar el periódico en el puesto de
revistas
para enterarse de lo que ocurría en el mundo, terminó hace ya algunos
cuantos años.

Hoy, los consumidores no
sólo acceden desde sus computadoras a cualquier tipo de contenido, sino
también desde las tablets y los smartphones.

Este debate no sólo
es necesario, sino complejo, porque habrá que conciliar los intereses de
consumidores y creadores, pasando por los de la industria cultural,  proveedores de internet, dueños del espectro,
medios de comunicación y legisladores.

¿Qué deben hacer los
artistas y creadores?, ¿cómo deben reaccionar los consumidores? ¿son accesibles
los precios de los contenidos?, ¿lo serán el día de mañana? Son algunas de las
preguntas a las que debemos encontrar respuestas.

También podría interesarte:

Comentarios