Empresas

10 trampas mentales por las que la intuición te puede traicionar

Cuidado si confías ciegamente en tu intuición. Hay al menos 10 trampas mentales en las que te puede hacer caer. Te decimos cómo reconocerlas y evitarlas.

12-04-2018, 12:01:37 PM
intuición trampas mentales

Nuestra intuición es un instrumento que nos suele ofrecer respuestas eficaces sin mayores cálculos mentales. Sin embargo, precisamente esa rapidez hace que el primer impulso no sea tan certero como pensamos, por lo que es necesario saber en qué momento podemos fiarnos y cuándo desconfiar.

En su libro Trampas Mentales. Cómo defenderse de los engaños propios y ajenos, Matteo Motterlini, filósofo, economista y profesor de la Universidad Vita-Salute San Raffaele de Milán, nos presenta 10 ilusiones mentales por las que no debemos confiar ciegamente en nuestra intuición.

Son trampas que aplican para la vida en general y, por supuesto, en los negocios.

1. Autocomplacencia

De acuerdo con el autor, esta trampa trata de reivindicar los éxitos como fruto de nuestras cualidades personales y, por el contrario, achacar la responsabilidad por el fracaso a otras personas o a circunstancias externas.

Sucede, por ejemplo, con los deportistas que se abrogan las victorias pero culpan al árbitro de las derrotas. O con los maestros, que adjudican los éxitos de sus alumnos a la calidad de su enseñanza pero los malos resultados a la falta de capacidad de los estudiantes.

2. El vaso medio lleno

El lenguaje usado para describir un problema puede influir notablemente en nuestras preferencias, explica Motterlini. No es lo mismo que Mc Donald’s publicite una hamburguesa con 70 por ciento de carne magra que con 30 por ciento de grasa.

Aquí lo importante es preocuparnos por el hecho en sí y no en cómo se nos presente. “Debemos preocuparnos por el cuadro y no por su contorno”.

3. Mañana me pongo a dieta

El cumplimiento de los buenos propósitos es algo bastante raro, sobre todo aquellos relacionados con adquirir buenos hábitos. Por eso, es importante no caer en la trampa del mañana: “las tareas que no logramos cumplir hoy nos parecen mañana menos pesadas, más gestionables, y nosotros mismos más capaces de hacernos cargo de ellas”.

Pero, cuando el mañana nos alcanza, el cansancio, algún compromiso o cualquier otra distracción nos impiden cumplir con la tarea.

4. Escalada

Continuar con un proyecto pese a que sabemos que está destinado a fracasar. “Pensar: ‘he invertido demasiado —en términos de tiempo, empeño, energías, dinero y sentimientos— para aflojar ahora’, puede degenerar fácilmente en una espiral ruinosa” dice el autor. Lo mejor es retirarnos a tiempo y asumir las pérdidas, en lugar de empecinarnos.

5. Falso consenso

“Tendemos a pensar que los demás son como nosotros. De este modo, las opiniones, los gustos y las preferencias que atribuimos a los demás están sistemáticamente influidos por nuestras opiniones, nuestros gustos y nuestras preferencias. Queriéndolo o no, resultarán juicios mal calibrados”.

6. Focalización

Muchos de nosotros tendemos a dirigir nuestro campo de concentración a un solo detalle, privilegiándolo obtusamente y perdiendo de vista todos los demás aspectos de la situación.   Se trata, agrega el autor, de establecer qué alternativas merecen nuestra atención y cuáles, en cambio, son “sacrificables”.

Y, para hacerlo, nos centramos en la dimensión que se presenta inmediatamente como más sobresaliente; por desgracia, no quiere decir que sea también la “más significativa”. Es una verdadera distorsión cognitiva que puede favorecer juicios equivocados y decisiones poco sabias.

7. Statu Quo

De acuerdo con el autor, gobiernos, aseguradoras y expertos en marketing son expertos en jugar con nuestra tendencia a que las cosas permanezcan como están. “La propensión a salvaguardar el statu quo ejercita un peligroso magnetismo en nuestra capacidad de tomar en serio las alternativas que nos ofrece la vida”.

8. Estereotipos fuera de control

Motterlini nos dice que “estimar a los demás todos iguales entre sí es un mecanismo análogo a aquel por el que tendemos a considerar inferior a quien no pertenece a nuestro grupo: nos hace estar mejor, refuerza nuestro orgullo y nuestro sentido de pertenencia, quizá también nuestra autoestima”. El prejuicio que habita nuestra mente, agrega, es desleal y sutil

9. Los pequeños números

La Ley de los Grandes Números establece que, en una larga secuencia de variables casuales, las frecuencias de los resultados posibles tienden a estabilizarse: cuanto más larga es la sucesión, más se estabilizan; cuanto mayor es el número de pruebas, menor es la probabilidad de grandes desviaciones de la media.

Sin embargo, nuestra mente podría jugarnos una trampa, al hacernos creer que lo mismo sucede con muestras mucho menores, cuando no es así. Con esto, el autor explica la importancia de resistir a la tentación de llegara conclusiones apresuradas.

10. Wishful thinking

Esta trampa consiste en un mecanismo mental que nos da la ilusión de que todo marcha sobre ruedas y no nos permite ver las señales de un estrepitoso fracaso. Sucedió, por ejemplo, en el período previo al jueves negro de 1929, en Estados Unidos, cuando todo el país pensaba que la bonanza duraría para siempre y que el éxito estaba asegurado para todos sus ciudadanos. “Mientras más se espera, más posible parece, y así se acaba autoconvenciéndose de que ocurre de verdad”.

También puedes leer: 12 modelos mentales para ser más inteligente

Comentarios