Malas ideas

Por qué AMLO no podría construir las dos refinerías que propone

Las dos refinerías que propone Andrés Manuel López Obrador enfrentan obstáculos legales y de infraestructura, el último ladrillo lo puso el presidente Peña Nieto al declarar las Zonas Económicas Especiales de Tabasco y Campeche.

20-04-2018, 11:26:49 AM
refinerías

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato presidencial de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, integrada por Morena, el PT y el PES, ha propuesto construir dos refinerías con capacidades de entre 300,000 barriles por día (bpd) y 600,000 bpd, sin embargo hay tres grandes motivos por los cuales luce casi imposible.

1. Una declaratoria de Peña Nieto

López Obrador ha propuesto que, de ganar la presidencia, construirá dos refinerías para aumentar la producción de petróleo y con ello reducir los costos de los combustibles: una de las refinerías sería construida en Atasta, Campeche, y otra en Dos Bocas en Paraíso, Tabasco.

Pero un movimiento presidencial dejó casi atado de manos al candidato para construirlas. El 17 de abril pasado, el presidente Enrique Peña Nieto firmó la declaratoria de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) de Tabasco y Campeche. Las ZEE brindan un marco regulatorio e incentivos especiales para atraer empresas y generar empleos con el fin de apuntalar la actividad económica.

El Diario Oficial de la Federación (DOF) del 18 de abril asegura que no es pertinente que actividades de refinación de petróleo y procesamiento de gas natural, así como el almacenamiento, transporte, distribución y comercialización de hidrocarburos y petrolíferos se realicen en las secciones de la ZEE de Tabasco y Campeche.

“(…) Ya están siendo impulsadas a través de los instrumentos previstos en la reforma energética, y se benefician de la ubicación estratégica de Paraíso, por lo que no es pertinente que dichas actividades se desarrollen en las secciones de la Zona Económica Especial de Tabasco (y Campeche)”, dice el DOF.

Con este decreto, los inversionistas no podrán realizar operaciones de refinación de petróleo o relacionadas en los polígonos decretados como ZEE.

“(El anuncio publicado en el DOF) corta la inversión, ya sea pública o privada y el mensaje no es muy bueno para la industria de hidrocarburos. La pregunta es qué tipo de industria se colocará en esos estados cuando en 2025 tendrán el 80% de producción de hidrocarburos”, dijo en entrevista Ramsés Pech, consultor de Caraiva y Asociados.

2. No existe infraestructura

Aunque estos dos estados son importantes productores de hidrocarburos, no cuentan con la infraestructura mínima que se requiere para llevar la materia prima, es decir, el petróleo, a las probables refinerías.

“En Dos Bocas no hay poliductos y en Atasta no hay ductos que puedan transportar crudo, si pones las dos no hay cómo meter la materia prima, para poner una refinería se requiere de crudo, cosa que ahora no hay”, comentó Ramsés Pech.

De acuerdo con especialistas consultados, la construcción de una refinería con capacidad de 300,000 bpd a 600,000 bpd requeriría una inversión de entre 9,000 millones de dólares (mdd) y 12,000 mdd, equivalente a unos 228,000 millones de pesos (mdp). Tan solo en el 2017, Pemex sufrió una pérdida de 320,933 mdp.

A finales de febrero pasado, la legisladora Rocío Nahle, a quien López Obrador nombraría como titular de la Secretaría de Energía en caso de llegar a la presidencia, dijo en una entrevista a Reuters que las nuevas instalaciones serán financiadas con fondos públicos o algún tipo de asociación público-privada.

La propuesta de López Obrador se hace en un contexto en el que 70% de la gasolina que se consume en México es importada, cuando hace 10 años la proporción era de 53%. En 2017, comprar la gasolina al exterior, principalmente a Estados Unidos, costó 15,103 mdd, un aumento de 27% frente a los 11,892 mdd de un año antes, de acuerdo con datos oficiales.

El problema de las refinerías de México Tula, Hidalgo; Salamanca, Guanajuato; Cadereyta, Nuevo León; Ciudad Madero, Tamaulipas; Salina Cruz, Oaxaca; y Minatitlán, Veracruz, es que fueron concebidas para crudos ligeros.

Al cierre del 2017, Pemex produjo 1.05 millones de barriles por día de crudo pesado frente a 688,805 bpd de crudo ligero y 210,413 de súper ligero.

3. La caída del petróleo

Otro de los obstáculos a los que se enfrenta la propuesta es la caída en la producción de crudo de Pemex. El año pasado, la petrolera produjo 1.95 millones de barriles por día, una baja anual de 9.53% y muy lejos del máximo de 3.38 millones de barriles diarios que produjo en el 2004.

“La idea es mala por donde la quieras ver. Lo que necesitamos es poner a trabajar las refinerías que ya tenemos, la utilización está en 48%, eso es infame y repercute en que tenemos que importar”, dijo Gonzalo Monroy, director general de la consultoría GMEC.

Agregó que cada refinería tiene problemas particulares y la inversión en cada una depende de éstos.

Por ejemplo, la modernización de la refinería de Tula, Hidalgo, para aumentar la producción en 40% requerirá de una inversión de 4,600 mdp, unos 242 mdd.

4. La competencia

Nahle también mencionó a Reuters que, en vez de exportar crudo, México debería concentrarse en producir combustibles de valor agregado, procesando crudo para producir más gasolina y diésel en las refinerías.

En este sentido, los especialistas consultados coincidieron en que, frenar las exportaciones mexicanas de crudo es una mala idea, ya que México les cedería terreno a sus competidores.

“No hay un estudio de factibilidad, técnico, económico y sobre el objetivo de qué es lo que se quiere hacer (con las refinerías). Es un proyecto de papel que no está sustentado de manera técnica o económica, al fin y al cabo es un negocio. No puedes hacer refinerías porque sí si ni si quiera hay ductos”, dijo Pech.

El consultor agregó que, lo que sí es factible es construir una refinería con capacidad de entre 20,000 y 30,000 bpd, lo que aproximadamente costaría unos 100,000 mdp.

Los analistas coincidieron es que es necesario reducir la dependencia de las importaciones de gasolinas y elevar la capacidad de producción de las actuales refinerías, no obstante, el planteamiento de construir una refinería en Atasta y otra en Dos Bocas, luce como una mala idea e improbable ante el decreto presidencial.

La única forma de modificar los cambios anunciados en el Diario Oficial de la Federación sería a través de un nuevo decreto presidencial.

También podría interesarte:

Comentarios