Elecciones 2018

Juan Villoro: Marichuy dibujó un país secreto y unió a los indígenas

El escritor mexicano conversó con Alto Nivel sobre los retos a los que se enfrentó la primera aspirante indígena a la presidencia de México y los logros de un recorrido hacia nuevos caminos y proyectos para las comunidades indígenas.

08-03-2018, 8:56:27 AM

Foto y video: Arturo Luna.

Luis Villoro fue un niño que se sorprendió al ver formados a los campesinos que producían el mezcal de la familia para besarle la mano en una hacienda de San Luis Potosí. Ahí aprendió una lección que le transmitió más tarde a su hijo: “Nunca debes pensar que es natural explotar a otras personas”, recuerda Juan Villoro.

Para muchos mexicanos, la imagen del indio es un tema enigmático. Las lecciones escolares del pasado Azteca y la relevancia de la cultura Maya en las matemáticas son parte de la historia y no de la actualidad.

“Te sorprende que en la vida cotidiana no ves elementos celebratorios del mundo indígena, es decir, los ves en los museos o en las pirámides. Son como parte de un pasado olvidado”, dice en entrevista el escritor mexicano y miembro del Colegio Nacional (Conal).

La imagen más cercana del mundo indígena para muchos mexicanos es la de una persona pobre, descalza, vendiendo Chiclets Adams en las ciudades.

Juan Villoro teme que nos acostumbremos a la imagen del indígena pobre y marginado. Por ello, no se resignó a la realidad y decidió abrazar la lucha de los pueblos indígenas a través del apoyo a María de Jesús Patricio, también conocida como Marichuy, aspirante a la candidatura independiente a la presidencia de México.

Sin embargo, el escritor mexicano cree que se impuso un candado para evitar que la precandidata indígena pudiera ser votada en las próximas elecciones federales.

“Nos enfrentamos con las condiciones discriminatorias de participación que hay en este país”, asegura Juan Villoro.

El Instituto Nacional Electoral (INE) estableció que los aspirantes independientes deberían reunir 867,000 firmas en al menos 17 entidades del país, las cuales tendrían una representatividad del 1% del padrón electoral de los estados para aparecer en la boleta electoral del próximo primero de julio. Marichuy solo alcanzó 300,000 rubricas de apoyo, de las cuales 93% fueron aceptadas por el INE.

Otro requisito fue el uso de una aplicación diseñada por el INE para registrar las firmas a través de la plataforma vía internet, una medida que era casi inalcanzable para las poblaciones del país que no cuentan recursos para adquirir un dispositivo móvil o acceso a una infraestructura de telecomunicaciones. “Una democracia para ricos”, dice Villoro.

“Los partidos le han dado la oportunidad a los llamados independientes para que entren a la contienda, pero solo a los que ya son como ellos”, dice el escritor mexicano.

Hasta el momento, Margarita Zavala, quien fuera militante del Partido Acción Nacional (PAN); Jaime Rodríguez, exintegrante del Partido Revolucionario Institucional (PRI); y Armando Ríos Piter, proveniente de las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), son los únicos precandidatos que alcanzarán registro como independientes.

“No pudimos pasar al otro lado de la participación democrática”, dice Villoro.

Juan VilloroArturo Luna.

Juan Villoro.

Un accidente

Juan Villoro recuerda que la primera vez que conoció a Marichuy fue en la Marcha del Color de la Tierra, que se celebró en la Ciudad de México durante 2001. “Era una figura que yo conocía dentro del mundo indígena, pero la empecé a tratar cuando el Concejo Indígena de Gobierno decidió tener una precandidata a la presidencia.

Ese mismo año, el habitante de la capital del país aceptó la invitación para impulsar la candidatura independiente de Marichuy como miembro de la sociedad civil.

Francisco Toledo, Eduardo Matos Moctezuma, Graciela Iturbide y Pablo González Casanova, por mencionar algunos, fueron parte de las personalidades que decidieron impulsar las aspiraciones de las comunidades indígenas de postular a una candidata.

Pero la campaña de Marichuy terminó en un accidente que puso en peligro a la aspirante indígena y le dejó un brazo roto, mientras que una de las mujeres que le acompañaba perdió la vida.

El miércoles 13 de febrero, la camioneta en donde se transportaba la caravana de Marichuy sufrió un accidente en la carretera federal 1 en San Ignacio y Vizcaíno, en Baja California Sur.

“Eso habla de las condiciones precarias en las que se hizo esa campaña a diferencia de los políticos que viajan en avión o en helicóptero”, dice el miembro del Conal.

 

Juan VilloroArturo Luna

Un INE capturado

Instituciones democráticas, como el INE, se encuentran a merced de los partidos políticos, puesto que determinan las reglas del juego democrático, dice Juan Villoro, quien considera que Marichuy peleó contra la adversidad impuesta por el árbitro.

“Éramos la formación política que no hacia trampas. Además, quienes nos constituimos como auxiliares éramos voluntarios que no cobramos y jugamos limpio y perdimos. ¿Qué dice esto de una democracia?”, dice.

Villoro cree que los caminos de la transformación son lentos. Lo que implica ser paciente o tener una impaciencia que dure mucho tiempo.

Aunque no todo fue desencanto en el ejercicio electoral que llevaron a cabo María de Jesús Patricio, ya que permitió unir a las poblaciones indígenas que visitó.

La precampaña dejó un diagnóstico de la situación indígena en México y la visión para transformar al país desde abajo. “Hay todo un dibujo de un país secreto que lograron hacer los concejales indígenas”.

Juan VilloroArturo Luna

Nuevos caminos

El nuevo camino por recorrer por parte de Villoro y otros luchadores de la causa indígena, será impulsar los nuevos caminos que decidan tomar los pueblos indígenas.

En abril próximo, los impulsores de la campaña de Marichuy y las mismas comunidades indígenas celebrarán un encuentro en la Universidad de la Tierra, en Chiapas, para pensar a México más allá de las elecciones, un encuentro multidisciplinario que será llamado Imágenes y Horizontes.

“Pensamos que será una especie de laboratorio para imaginar otro país sin pensar la contingencia del primero de julio y los partidos políticos, que no entusiasman a muchos”, dice el también periodista.

Activistas, artistas, intelectuales y comunidades indígenas se darán cita para discutir un futuro próximo y saber si en las próximas elecciones el camino será trazado en una campaña electoral o en una nueva ruta.

Juan Villoro tiene claro que las utopías cobran relevancia para imaginar el futuro y pensar en nuevos caminos que no impliquen explotar ni arrodillar a la realidad. “Una de las cosas más graves que le pueden pasar a un país es que no solamente la realidad esté en bancarrota, sino también la esperanza. Ahora nos queda a deber el entorno, pero también las ilusiones”.

También te puede interesar: Juan Villoro describe un socavón llamado México

También podría interesarte:

Comentarios