Ideas insuficientes

Eliminar el ISR para los que ganan menos de 15,000: idea insuficiente

Margarita Zavala propone eliminar el ISR para las personas asalariadas con ingresos menores a 15,000 pesos mensuales. Aunque esta propuesta busca reducir los costos de la formalidad laboral, beneficiaría a las personas de mayores ingresos y no queda claro qué efectos tendría en la recaudación.

26-04-2018, 9:32:13 AM
ISR

Nota del Editor: En Alto Nivel evaluamos las propuestas de los candidatos a la Presidencia de México con miras a determinar cuáles son las mejores ideas que puedan convertirse en políticas públicas. Este análisis se hará con las principales propuestas de TODOS los candidatos y los calificaremos como Buena idea, Mala idea o Idea insuficiente, de acuerdo a la evaluación de expertos en la materia.

La candidata independiente a la presidencia de México, Margarita Zavala, ha propuesto eliminar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) a las personas asalariadas que ganan menos de 15,000 pesos; sin embargo, para especialistas consultados esto resulta una idea insuficiente y hasta ahora, demagógica.

“Entre recaudar más y crecer más yo voy a preferir crecer más, y parte de lo que yo he propuesto es incluso que quitemos impuestos a los que menos ganan, por ejemplo eliminar el ISR a quienes ganan menos de 15,000 pesos”, dijo Zavala al responder una serie de preguntas a través de Facebook el domingo 15 de abril.

“También me parece que entrar a la formalidad es muy caro, así que tenemos que revisar pues estas cuotas obrero-patronales, o que se reduzcan o se eliminen para que haya más gente en el mercado formal y se deje de cobrar impuestos a los que menos tienen”, agregó.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social hasta marzo, de los empleos formales registrados en el país, 14.81 millones (75.18% del total) ingresan entre un salario y cinco salarios mínimos al mes, esto es, entre 2,694.98 y 13,474.9 pesos al mes.

“El salario promedio de los trabajadores que cotizan en el IMSS es de alrededor de 3.4 salarios mínimos, 9,000 pesos al mes, la pregunta es por qué hasta los de 15,000 pesos, por qué esa cifra y cuál va a ser el impacto en la recaudación, porque al hablar de 15,000 hablamos de la mayor parte de los trabajadores asalariados y hay que cuantificar la propuesta, no hablar en el aire”, comentó en entrevista Marco Pérez Valtier, socio de Economía del despacho Pérez Góngora y Asociados.

Leer: Este es el salario que gana la mitad de los mexicanos

Actualmente, los trabajadores con bajos ingresos –en el sector formal- reciben el llamado subsidio para el empleo por parte del gobierno federal, con el que busca disminuir los costos de la formalidad.

Para los trabajadores que ganan hasta dos salarios mínimos, el monto de subsidio que les corresponde excede del ISR, la diferencia se entrega al trabajador con su salario. Mientras que las empresas recuperan ese dinero acreditándolo contra el ISR retenido a otros trabajadores de mayores ingresos o contra el ISR a su cargo.

El Presupuesto de Gastos Fiscales 2017 dice que el subsidio para el empleo se clasifica como un gasto fiscal del ISR, ya que si bien pretende apoyar el ingreso de los asalariados de menores recursos, en la práctica ha significado también un beneficio para las empresas, al ser una vía por la que el fisco financia parte delos trabajadores de una empresa.

El documento agrega que el subsidio representa un gasto fiscal de 45,757 millones de pesos (mdp) y 48,777 mdp para 2017 y 2018, respectivamente, equivalente a 0.22% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Es una mala idea, quizá bien intencionada porque atrás hay una argumento que me parece muy rescatable, que es; vamos a tratar de que la formalización del empleo sea más sencilla, queremos ayudar en términos de redistribución del país. Pero de entrada, nosotros estimamos que el costo fiscal ronda los 120,000 millones de pesos, eso en un sistema (fiscal) ya tan frágil es un boquete”, comentó Héctor Villarrreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Agregó que, además, está el tema de la incidencia fiscal con la que si bien, eliminar el ISR podría beneficiar a los trabajadores, parte del beneficio también terminan por absorberlo las empresas.

“Habría que revisar a cuántas personas van a favorecer para poder evaluar el impacto que tendría esto dentro del erario (…) El soltar un propuesta así se vuelve desafortunadamente demagógica si no tienes atrás cifras que te puedan decir ‘a ver si exento a cuántas personas va a beneficiar, cuánto va a costar’. Se necesita un análisis más profundo”, dijo Manuel Baltazar, socio en el área fiscal y de auditoría gubernamental de BM & Cia.

El especialista agregó que, aumentar la formalidad en un país en el que los ciudadanos han dejado de confiar en sus gobernantes es de gran complejidad, ya que no tienen incentivos para pagar impuestos en un contexto de sueldos altos para algunos funcionarios, bonos que no pasan por la revisión de la ciudadanía o cantidades multimillonarios que se asignan para proyectos innecesarios.

Por otro lado, Pérez Valtier comentó que los asalariados de mayores ingresos también se verían beneficiados, ya que si dejan de cobrarle el impuesto a las personas que ganan hasta 15,000 pesos, la tarifa del ISR se mueve en automático y por equidad tributaria alguien que, por ejemplo gana 50,000 pesos mensuales empezaría a pagar ISR a partir de los 15,000 pesos.

Al cierre del 2017 el gobierno recaudó 1.57 billones de pesos (bdp) por el ISR, frente a los 905,524 mdp que ingresó en el 2013, previó a la aprobación de la última reforma fiscal.

Los especialistas consultados coincidieron en que hasta ahora la idea de eliminar el ISR es vaga ya que no tiene cifras que respalden a cuántos asalariados se beneficiaría, qué efectos tendría en la recaudación y cómo se compensaría el hueco fiscal que deje, además de que en dado caso, esta propuesta debe ser aprobada por los diputados y senadores.

También podría interesarte:

Comentarios