AMLO

Perfil: ¿Quién es Andrés Manuel López Obrador (AMLO)?

AMLO llegará a la presidencia como abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), un partido que él mismo fundó hace cuatro años.

01-12-2018, 9:05:46 AM
amlo

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el próximo presidente constitucional, es un experimentado político cuya mayor aspiración es emprender una profunda transformación en el país.

Nacido hace 64 años en el municipio de Macuspana, en el estado de Tabasco, el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia ha prometido acabar con la corrupción a partir de su ejemplo, para con ello ahorrar varios cientos de millones de pesos del erario público, a fin de redistribuirlos entre los más necesitados.

López Obrador ha militado en los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), así como en el llamado Frente Democrático Nacional (FDN), una coalición de fuerzas de izquierda y disidentes priistas que apoyaron la primera candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988.

El 1 de diciembre próximo llegará a la presidencia como abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), un partido que él mismo fundó hace cuatro años tras romper con el PRD, y provocar con un ello un éxodo de militantes que hoy son sus fieles escuderos junto con exfuncionarios del PRI, exlíderes sindicales, y miembros del conservador Partido Encuentro Social (PES) que apoyaron su candidatura.

Leer: AMLO será presidente de México: gana la elección con 53%

Su origen

Es el primogénito del matrimonio formado por los comerciantes Andrés López Ramón y Manuela Obrador González, quienes de Macuspana se trasladaron a Palenque, Chiapas, y luego a Villahermosa, la capital de Tabasco, cuando el hoy candidato presidencial era adolescente.

De ahí, Andrés Manuel, como le dicen familiarmente sus seguidores, salió en 1973 a la Ciudad de México para estudiar Ciencias Políticas en la UNAM, una carrera de la que se titularía hasta 1987, debido a sus primeras incursiones en la política.

Como miembro del PRI, apoyó en 1976 la candidatura al Senado del poeta Carlos Pellicer. Un año después de esa campaña se estrenó en la administración pública como director del Instituto Indigenista de Tabasco.

En ese entonces combinaba su actividad de funcionario con la docencia en la Universidad Autónoma de su estado natal, donde conoció a su primera esposa, la ya fallecida Rocío Beltrán Medina, con quien procreó tres hijos.

Abandonó su militancia en el PRI en 1988 uniéndose al Frente Democrático Nacional, una importante escisión sufrida en el partido político que gobernó México de manera hegemónica durante 71 años.

Sus triunfos

Tras su salida del Revolucionario Institucional, AMLO se convirtió en un fuerte adversario para varias administraciones del estado de Tabasco. Destacándose sus protestas en 1991 y 1994, con las que consiguió visibilidad nacional.

A partir de 1996 inician sus éxitos como político opositor: en ese año es elegido presidente del PRD; en 1997 logra que su partido se convierta en la segunda fuerza política de la Cámara de Diputados, y en el primer colectivo en ganar la jefatura del gobierno de la capital mexicana, con el exaspirante presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, a quien sucederá en ese cargo en el año 2000.

Como jefe de gobierno de la Ciudad de México destacan sus buenas relaciones con el empresario Carlos Slim, que permitieron remozar el centro histórico de la metrópoli; la construcción del segundo piso del Periférico; la puesta en marcha de la primera línea del Metrobús, y una disminución en los índices de inseguridad de la capital.

En política social su gobierno estableció un programa de pensiones para adultos mayores, otorgó apoyos a madres solteras y útiles escolares para estudiantes de primaria, medidas que luego fueron replicadas en otras entidades del país con administraciones tanto del PRI, como del Partido Acción Nacional (PAN).

Sus crisis

Dos fueron los momentos más controvertidos que marcaron al gobierno de AMLO en la capital mexicana. Por un lado, uno de sus colaboradores, el entonces secretario de Finanzas de la ciudad, Gustavo Ponce Meléndez, fue exhibido en un video apostando en el área vip de un casino de Las Vegas.

Al mismo tiempo, los medios de comunicación mostraron filmaciones en las que dos políticos cercanos al tabasqueño, René Bejarano y Carlos Imaz, recibían dinero en efectivo del empresario de origen argentino Carlos Ahumada. El gobernante negó conocer esas actividades.

Por otro lado, el gobierno federal, encabezado entonces por Vicente Fox, del conservador Partido Acción Nacional, se lanzó en contra de López Obrador debido a que este no había cumplido una sentencia de amparo en un asunto inmobiliario.

Esto generó que, en 2005, la Procuraduría General de la República (PGR) solicitara a la Cámara de Diputados que López Obrador fuera sometido a un juicio de procedencia, conocido popularmente como desafuero, a fin de que la inmunidad de la que gozan los gobernantes en México le fuera eliminada para que pudiera ser juzgado por desacato.

Si bien el desafuero se llevó a cabo en la Cámara baja, con los votos de legisladores del PRI y el PAN, la PGR decidió cerrar el caso al no haber una pena para el delito que imputaba al político.

Esta medida dejó la impresión en la opinión pública de que la administración de Fox intentaba impedir una eventual candidatura presidencial del entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Sus fracasos

Tras el desafuero y el sobreseimiento de la causa en su contra, Andrés Manuel López Obrador protagonizó en 2006 su primera campaña presidencial. Durante meses encabezó la mayoría de las encuestas, sin embargo los resultados oficiales no le favorecieron. La presidencia la ganó Felipe Calderón (PAN) quien le aventajó con una diferencia de tan solo 0.58% de los votos.

AMLO encabezó entonces una larga y controvertida protesta, acusando a las autoridades de haber cometido fraude. Esa hipótesis, la del fraude electoral, fue repetida por el político tabasqueño seis años después, cuando volvió a perder la presidencia ante el actual mandatario Enrique Peña Nieto.

En ambos casos, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, última instancia jurisdiccional en la materia, no le dio la razón.

Principales propuestas

El candidato de Morena considera que “el principal problema de México es la corrupción”. En una carta dirigida a empresarios, publicada el pasado mes de abril en el diario El Financiero, aseguró que él acabaría con este flagelo, además de “moralizar la vida pública” del país.

“Esto nos permitirá liberar cuantiosos recursos para el desarrollo y el bienestar de la población”, asevera. Esta propuesta también servirá para acabar con la pobreza y la inseguridad.

“Consideramos que sin corrupción y con un gobierno austero podremos sacar a México de la crisis económica, del malestar y la pobreza, de la espiral de inseguridad y violencia que actualmente padece”, asegura.

En el ámbito económico se decanta por un modelo semejante al del “Desarrollo Estabilizador”, que se aplicó en México en la década de los años setenta. Aclaró que no es su propósito “revivir un modelo del pasado y aplicarlo de manera mecánica”, en realidad pretende “retomar las lógicas que funcionaron, ajustarlas a las condiciones actuales y aplicarlas con una visión política distinta”.

A su vez, el programa de Morena, que puede ser consultado en la página de internet de su candidato presidencial, adelanta que busca “poner fin a la privatización de Pemex, la industria eléctrica y del patrimonio cultural”.

También está en contra de “la entrega del territorio a empresas mineras que devastan el territorio (sic), generan pobreza, no pagan impuestos y dañan el medio ambiente”.

En el área social, AMLO propone hacer realidad los derechos que en esa materia se encuentran establecidos en la Constitución mexicana. “Por educación gratuita, laica y de calidad en todos los niveles, por servicios de salud universales, gratuitos y de calidad (sic), vivienda digna y adecuada en tamaño, materiales y ubicación; por servicios básicos y accesibles de agua potable, drenaje y energía eléctrica; por el derecho a la alimentación saludable y suficiente”.

En cuanto a la seguridad pública, en los ejes de su Proyecto de Nación 2018-2024 plantea que “la parte medular de los problemas nacionales no deriva de la falta de leyes ni de su ineficiencia, sino de la falta de voluntad para cumplirlas, o bien de su utilización discrecional, facciosa, arbitraria y corrupta”.

El documento añade que “es innegable la relación causal entre la precariedad material que padece la mayor parte de la población con el incremento de la inseguridad, la violencia, la migración forzada por las circunstancias, la descomposición política e institucional y la mediocridad del desempeño económico en general”.

NOTA DEL EDITOR: Este texto se publicó originalmente el 2 de julio  de 2018 

También podría interesarte:

Comentarios