El precio de los alimentos cambia dieta mundial

Una encuesta realizada alrededor del mundo por GlobeScan ha demostrado que la gente está cambiando su dieta debido a los altos precios de los alimentos y a problemas de salud.

15-06-2011, 1:56:46 PM

Un estudio dado a
conocer por Oxfam, en el marco de su campaña “CRECE”, mostró que 66% ha
cambiado su alimentación
debido al precio de los alimentos y 43% lo ha hecho
por sus cualidades nutricionales.

La investigación de GlobalScan fue realizada
a 16 mil personas en Alemania, Australia, España, Países Bajos, Reino Unido,
Estados Unidos, Brasil, India, México, Rusia, Sudáfrica, Filipinas, Ghana,
Guatemala, Kenia, Pakistán y Tanzania

La disponibilidad de los alimentos también
fue importante en los países más pobres, como Kenia y Tanzania, donde 57 y 45%
de los encuestados, respectivamente, indicaron su preocupación por este
aspecto.

De acuerdo con 54% de los encuestados,
actualmente no consume los mismos alimentos que hace dos años. Además, 39% de
ellos dijo que su dieta ha cambiado debido al aumento en el precio de los
alimentos y 33% hicieron referencia a razones de salud.

El caso mexicano

México superó la media en lo que se refiere a
la transformación de la dieta: 65% de las personas respondió que ésta ha
cambiado
; 54% indicó que el factor responsable de esto es el precio de los
alimentos y 26% aludió a los problemas de salud.

Photobucket

Según la encuesta difundida por Oxfam, las
pizzas y las pastas ocupan el primer lugar en las listas de los alimentos que
consume la población de países desarrollados y en vías de desarrollo. En las
naciones africanas, en cambio, la gente continúa comiendo los platillos
tradicionales.

Carlos Zarco, director ejecutivo de Oxfam
México destacó que: “En México, la mayoría de la población ha favorecido sus
preferencias alimenticias por productos industrializados, desplazando de su
dieta cotidiana a los productos del cultivo tradicional de las distintas
regiones del país, lo que está repercutiendo con problemas de obesidad y
desnutrición entre la población”.

Jeremy Hobbs, director ejecutivo de Oxfam
Internacional, dijo que para muchas personas el cambio ha sido negativo, debido
a que han recortado la cantidad y calidad de los alimentos. “Los líderes
mundiales, en especial los de los países del poderoso G-20, deben actuar de
inmediato para reparar nuestro quebrado sistema alimentario. Ellos deben
regular los mercados de productos básicos y reformar las políticas de los
biocombustibles para mantener los precios de los alimentos bajo control.
Además, deben invertir en los pequeños productores en los países en vías de
desarrollo y ayudarlos a adaptarse al cambio climático”, destacó.

La campaña CRECE que emprende Oxfam a
partir de junio de este año, tiene por objetivo contener los efectos de la
escasez de alimentos en el mundo desde la perspectiva de mejorar las
condiciones y alternativas de vida de los productores agrícolas regionales de
pequeña y media escala. Esta campaña busca enfrentar las causas del hambre, la
injusticia y el colapso ambiental.

Esta campaña es apoyada por líderes mundiales; entre
ellos están el ex Presidente de Brasil, Ignacio Lula Da Silva, el Arzobispo
Desmond Tutu y Gael García Bernal, embajador de Oxfam.