Estilo de Vida

El mate, tradición sudamericana

Entérate de todo lo relacionado con la bebida más popular en el Cono Sur de América y prepáralo también en casa.

22-03-2010, 5:00:00 PM

No importa el lugar, la hora ni la temperatura. El mate es un brebaje que no puede faltar entre argentinos, uruguayos y brasileños, los más fieles fans de esta popular bebida de Sudamérica.


Quienes primero conocieron el encanto y estimulante sabor de la bebida fueron los paraguayos, específicamente los indígenas del Alto Paraguay. El sabor y aroma encantó después a las naciones que mencionamos al comienzo.


El mate está compuesto exclusivamente por las hojas desecadas, ligeramente tostadas y desmenuzadas, del Ilex Paraguaiensis Saint Hilaire, planta originaria de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay. Para tener un mate de calidad el árbol cosechado debe tener al menos cuatro años de vida. La recolección se suele llevar a cabo entre los meses de enero a septiembre y una vez realizado este proceso se realiza un secado rápido para evitar que las hojas se marchiten y se mantenga el color verde original.


Posteriormente, se pasa a un secado más lento y profundo, para así proceder al canchado, etapa que consiste en llevar la materia prima al molino. Ahora, ya puede envasarse, comercializarse e incluso exportarse a países tan lejos como los de Medio Oriente.


¿Dónde y con qué beberlo?
En un principio, al momento de tomarlo se utilizaba como recipiente el fruto de la calabaza vaciada y desecada, donde se depositaban las hierbas y se le agregaba agua caliente, que era absorbida mediante una bombilla que actuaba como filtro.


Hoy todo es más sofisticado. En algunos casos se sirve en taza como una alternativa al té o bien con agua fría y cáscaras de frutas como saborizantes. Sin embargo, la forma favorita es servirla en un “mate”, recipiente creado para tomar esta bebida y que se suele fabricar con madera de palo santo, madera forrada en metal, metales enlozados o calabazas. Además, casi siempre llevan una leyenda graciosa en su diseño.


Asimismo, se necesita una bombilla para beberlo y luego de eso se suele pasar en de una persona otra para compartirlo, por lo que es considerada una bebida muy social. Si bien su consumo está muy arraigado, sobre todo en los jóvenes que aprovechan su función estimulante del sistema nervioso para alargar sus horas de estudio y evitar el cansancio, a diferencia de otras hierbas presenta la ventaja de que no genera adicción.


Además, es muy útil para personas que padecen estreñimiento y se puede preparar de ricas y variadas maneras. Cuando hace frío, incluso, suele reemplazarse el agua caliente por leche, así como también se le puede agregar hierba café, hierbas aromáticas o azúcar para suavizarlo.