Estilo de Vida

Ecoturismo en Tabasco

Las sierras de Tabasco prometen una experiencia de cercanía con la naturaleza virgen, una aventura con los elementos.

08-10-2008, 5:00:00 PM

Las sierras de Tabasco prometen una experiencia de cercanía con la naturaleza virgen, una aventura con los elementos.

La mejor manera de iniciar el recorrido por de la selva tabasqueña es dirigirte a Malpasito por la carretera 187 y adentrarte en el centro ceremonial zoque de la zona de Las Flores: aquí puedes practicar senderismo, observación de aves y subir a la pirámide principal. Si te abres paso durante cuatro kilómetros a través de la selva, llegas la cascada del Sitio. En seguida puedes dirigirte al municipio de Mujica, a bordo de una 4×4 pues hay que atravesar una zona de terracería; aquí estarás rodeado de pequeñas cascadas. Más adelante, en las cabañas de Agua Selva podrás hacer senderismo, ciclismo de montaña y rappel.     


Tierra: cabalgata por la sierra
Para conocer la sierra tabasqueña, nada mejor que un recorrido a caballo con los habitantes del lugar como guía. El terreno accidentado va acompañado de aullidos de monos, canto de aves y avistamiento de venados, hasta llegar a la cascada Velo de Novia.


Agua: rafting en el río
A dos horas de Villahermosa se encuentra Oxolotán; en su río puedes hacer rafting, que es relativamente fácil si se siguen las indicaciones. 
 
Aire: canopy sobre los árboles
Kolem-Jaá es un centro ecoturístico que cuenta con cómodas cabañas, cascadas ideales para el rappel hasta una travesía entre los árboles en su dosel (canopy).


Fuego: un buen final
Una fogata al pie de las cascadas de Kolem-Jaá y una rica cena preparada por equipo del centro ecoturístico termina por aplacar las fuertes emociones del día.


A las profundidades
Una de las experiencias más intensas de la versión extrema de Tabasco es practicar espeleología en las cuevas de Kolem Chen, a cuatro kilómetros de Tapijulapa. Las cuevas cuentan con cinco desniveles donde es necesario rappelear 400 metros en un escenario poco amigable: paredes cubiertas de lodo y una oscuridad total, apenas minimizada con las lamparitas del casco.