Economía

Trump y la amenaza de una guerra comercial estremecen a las economías

Los funcionarios estadounidense aseguran que Trump no busca iniciar una guerra comercial, pero los temores se mantienen vigentes en plena negociación del TLCAN.

25-01-2018, 11:12:42 AM
Donald Trump y sus amenazas
Reuters. Donald Trump y sus amenazas

El secretario de Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo este jueves que el gobierno del presidente Donald Trump no está buscando iniciar una guerra comercial, pero que defenderá sus intereses económicos, un día después de causar una fuerte baja del dólar por sus comentarios a favor de una moneda débil.

En una rueda de prensa en el Foro Económico Mundial en Davos, Mnuchin restó importancia a sus comentarios del miércoles respecto a que un dólar bajo “es bueno porque mejora nuestra posición en el comercio y nos da oportunidades”, señalando que sus declaraciones fueron “equilibradas y consistentes”.

Sus palabras fueron vistas por los mercados como una señal de alejamiento de la tradicional política cambiaria de Estados Unidos y sugieren que Trump reforzaría su posición crítica hacia China y otros grandes socios comerciales como parte de su lema “Estados Unidos primero”.

“Creo que mis comentarios sobre el dólar fueron de hecho muy claros ayer (miércoles)”, dijo Mnuchin a periodistas. “Creo que, de hecho, fueron equilibrados y consistentes con lo que he dicho antes, es decir, que no estamos preocupados por el dólar en el corto plazo”, señaló.

Mnuchin afirmó que había “tanto ventajas como desventajas para el dólar en su actual nivel en el corto plazo” y destacó que Estados Unidos desea una competencia económica justa.

“Queremos comercio justo, libre y recíproco. Así que creo que está muy claro. No estamos buscando entrar en guerras comerciales. Por otra parte, intentamos defender los intereses de Estados Unidos”, agregó.

Pero los ministros de Finanzas de Francia e Italia expresaron preocupación por las declaraciones de Mnuchin, que enviaron el dólar a mínimos en varios años.

Un euro más fuerte, que cotizaba a máximos de tres años contra el dólar, podría afectar a la economía europea al volver menos competitivas sus exportaciones. También corre el riesgo de complicar la salida del Banco Central Europeo de su política monetaria ultra expansiva.

“Queremos que los actuales niveles monetarios reflejen los fundamentos económicos”, dijo el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, a periodistas en Davos, al decir que ésta era la posición oficial del Grupo de los Siete, del cual Estados Unidos forma parte.

“Esperamos que esa siga siendo la posición común porque es la posición responsable desde un punto de vista económico”, agregó.

Su par italiano, Pier Carlo Padoan, dijo que los comentarios de Mnuchin le recordaban la política estadounidense de la década de 1970 y expresó preocupación sobre una guerra comercial.

“Espero que no. Pero la historia dice que si hay un movimiento que impacta el comercio hacia un mayor proteccionismo en un país, entonces la tentación para el otro socio de hacer lo mismo o de tomar revancha es muy alta y aumenta, así que las cosas podrían salirse de control”, dijo a Reuters en una entrevista.

Tras las declaraciones de Mnuchin del miércoles, el secretario del Comercio, Wilbur Ross, negó que su compañero de gabinete estuviera apoyando un dólar más débil, pero cuando fue consultado sobre el riesgo de una guerra comercial, declaró que ésta ya existe.

El TLCAN avanza

En el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) las negociaciones avanzan a pesar de los nubarrones que se ciernen sobre las economías globales frente a una posible guerra comercial de Estados Unidos.

Los negociadores de Estados Unidos se han mantenido firmes en sus demandas de una amplia revisión del TLCAN, dijeron el jueves tres fuentes cercanas a las conversaciones, despertando dudas sobre si hay algún movimiento real en la ronda sobre el pacto comercial.

Funcionarios de Canadá, México y Estados Unidos se encuentran en Montreal en la sexta y penúltima ronda de conversaciones sobre el TLCAN. Las principales diferencias siguen sin resolverse antes de la fecha límite de finales de marzo.

“Sí hemos traído flexibilidad, sí hemos traído ideas, pero el problema es que Estados Unidos no se ha movido un centímetro. Ellos dicen: ‘Es mi propuesta o nada'”, dijo una de las fuentes, quien habló con reporteros bajo la condición de no ser identificado.

El Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, quien ha amenazado reiteradamente con abandonar el pacto vigente desde 1994, quiere más contenido norteamericano en autos y está presionando para incluir una cláusula de suspensión que permita a una de las partes retirarse del tratado después de cinco años.

La fuente citó informes de prensa que indican que Estados Unidos quería permanecer en las negociaciones y que está dispuesto a aceptar cambios en sus demandas.

“Vamos a ver si esto se refleja en las mesas y en lo que Estados Unidos va a traer. Si lo hacen, creo que estamos en posibilidades de tener acuerdos bastante importantes”, dijo la fuente.

Las elecciones 2018 ponen en la cuerda floja el futuro del TLCAN

Comentarios