Buscador
Ver revista digital
Economía

Shock en precios de carne pone a México en una encrucijada

22-06-2021, 6:10:00 AM Por:
Carne
© Reuters

Los precios de la carne de res, cerdo y pollo se disparan en el presente año y obligan a las autoridades a la apertura de cupos de importación, es decir, sin aranceles.

Los precios internos de la carne de res, puerco y pollo se han “ido al cielo” en este año. El “disparo” en los precios es evidente y ha generado problemas en la economía mexicana contribuyendo a la inflación y amenaza con seguir provocando alteraciones en los precios, al grado que ha obligado a las autoridades mexicanas a tomar medidas, una de ellas es la próxima apertura de cupos de importación, libre de aranceles, para tratar de contrarrestar el aumento de los precios en el país.

Sin embargo, en realidad el mercado cárnico nacional está en una encrucijada debido a que México no es autosuficiente en este sector, requiere de importaciones para satisfacer la demanda total interna y en el mundo están sucediendo muchas cosas.

Así, la apertura de cupos de importación podría incrementar la oferta de los productos y funcionar como paliativo para que los precios dejen de subir al aumentar temporalmente la oferta en el mercado, podría incluso registrarse algún descenso en los precios.

Sin embargo, estos productos son al final del día “commodities” y en los mercados globales el incremento de los precios es un hecho, también se han disparado sus cotizaciones.

El pollo vuela, las reses se desbocan

Los mercados globales de commodities se han catapultado, lo que en primera instancia debería ser una buena noticia para todo el planeta, pero que en realidad no lo es tanto, considerando que no todos los países producen los commodities necesarios para el consumo local y que el aumento de precios impacta lo mismo a naciones ricas que a pobres.

Es el caso de los llamados mercados cárnicos, es decir los de venta de carnes para el consumo humano, en este segmento el incremento es notorio y muy probablemente sea una tendencia de largo plazo.

Por ejemplo, el precio del pollo literalmente “vuela por los cielos” en los meses recientes. Cifras del Instituto Latinoamericano del Pollo (ILP) son  para reflexionar sobre lo que sucede. En abril de 2020, el kilo de pechuga deshuesada y sin piel costaba en promedio 2.01 dólares, mientras que para el mismo mes de este año el costo se ubica en 3.11 dólares (61.6 pesos al tipo de cambio actual). El kilo de alas completas se ubicaba en 2.29 dólares mientras que un año después ya cotiza en 6.245 dólares, casi tres veces más. La pechuga con costilla costaba 2.04 dólares el kilo en abril del 2020, hoy está en 2.5 dólares. Estos precios internacionales se tienen que reflejar en los costos internos de cada país; para el ILP la tendencia alcista en el mercado no ha terminado, apenas empieza.

A nivel México, concretamente en la capital del país, el precio promedio de un kilo de pechuga de pollo sin hueso estaba a 125.56 pesos, mientras que el precio máximo alcanza hasta 148.90 pesos, según datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) del 14 al 20 de junio

Y si el pollo vuela por los cielos, los precios de las carnes rojas se han desbordado. En mayo del año 2020, la libra de carne de cerdo cotizaba en los mercados internacionales en un promedio de 56.85 dólares, un año después este indicador se ubicó en 117.25 dólares, el aumento es nada más y nada menos que de 106.25 por ciento.

ENTÉRATE: La inflación se ‘come’ los rendimientos hasta de los fondos de inversión

Por su parte, la cotización del ganado (carne de res) en los mercados de futuros sube en el transcurso de un año a 115.88 dólares por libra, desde un nivel de 99.75 dólares en 2020, equivalente a 16.75 por ciento más. Este mercado no debería subir sino bajar por la sobreoferta que se supone existía en años anteriores desde los mercados europeos, asiáticos e incluso de Estados Unidos, pero no es así. De hecho, la expectativa es que suban todavía más porque la demanda se ha disparado también con la reapertura económica.

Vienen meses de mucho riesgo para el ganado

Por si lo anterior no fuera suficiente, en el mercado de futuros hay temores sobre el mercado ganadero nortemericano por la inminente temporada de calor que azota la parte sur de esta región, generando sequías y desabasto de agua para las cabezas de ganado, lo que disminuye la producción de carne. No es algo novedoso, pero se presenta en un momento complejo por las condiciones de los mercados y la evidente disminución de la oferta global en este segmento.

Así, los cupos de importación, que no son nuevos en el país y que son una estrategia muy utilizada desde hace muchos años para disminuir las presiones sobre los precios al incrementar la demanda, podrían en esta ocasión ser solamente una solución transitoria de mantenerse las presiones sobre los precios en los mercados internacionales.

*Alto Nivel tiene Telegram. Ahora puedes encontrarnos en  https://t.me/Alto_Nivel y recibirás cada día nuestras noticias más importantes.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios