Buscador
Ver revista digital
Economía

Refinería Deer Park: ¿Qué significa la baja de calificación que hizo Moody’s?

28-05-2021, 11:12:50 AM Por:
deer-park-reuters

No es una coincidencia. Se trata de una reacción inmediata de esta calificadora de valores a la composición de la nueva estructura de capital de esta unidad de negocio petrolero.

Sólo dos días después de que el gobierno mexicano anunciara con bombo y platillo la adquisición de la mayoría accionaria de la refinería Deer Park, a la petrolera Shell, esta unidad de negocio, que en los hechos es una empresa también, sufrió la rebaja de su calificación crediticia por parte de la calificadora de valores Moodys Investor Services.

La refinería, ahora propiedad de “todos los mexicanos”, como señaló el presidente del país, parece que no enfrenta sus mejores momentos en términos de salud financiera y de productividad, más allá de que la adquisición ha sido cuestionada dentro y fuera del país porque es la clara señal de que el camino de la autosuficiencia energética de México está marcado por el uso de los combustibles fósiles, a contracorriente de la tendencia global.

Existen incluso serias dudas al respecto ya que un día después de la venta, celebrada por el gobierno mexicano, un juez de los Países Bajos exigió a la petrolera Shell, la que vendió su participación accionaria en Deer Park al gobierno mexicano, que ya era propietario desde 1993 de la parte restante, redujera sus emisiones contaminantes en 45 por ciento respecto a lo que registró en 2019, y no en un nivel de 20 por ciento como se había comprometido.

Golpe directo, no coincidencia

El ajuste a la baja en la calificación crediticia de Deer Park puede interpretarse de distintas formas, todas negativas cuando menos en el corto plazo para la flamante refinería de la que ahora somos dueños todos los mexicanos.

1) No es ninguna coincidencia que el ajuste a la baja en la calificación se diera sólo dos días después del movimiento accionario en la compañía; claramente es consecuencia de este movimiento. Moodys tomó cartas en el asunto de inmediato sobre lo que desde su perspectiva significa la adquisición de la totalidad accionaria por parte del gobierno mexicano.

2) En los hechos, lo que quiere decir Moodys con el ajuste es que la llegada del gobierno mexicano a la refinería, léase Pemex, es un elemento negativo de corto plazo todavía que precisamente Pemex tiene su propia historia; destaca por supuesto el hecho innegable de que es la petrolera más endeudada del mundo.

3) Más allá del loable objetivo de que México alcance en algún momento de este gobierno la autonomía energética, prometida para 2023, resolver los problemas de Pemex no será fácil, no sucederá ni siquiera en este sexenio, por lo que la incorporación a su administración de una nueva refinería, en pleno funcionamiento, profundiza el reto para Pemex, y también para la refinería incorporada.

4) Este descenso de la calificación crediticia de Deer Park, es un “efecto contagio” para la refinería texana, ante la incertidumbre que despiertan las políticas y estrategias de su nuevo dueño; para efectos de discurso se dice que ese nuevo dueño es el pueblo de México, pero en los hechos, las decisiones se toman desde otras instancias y con determinados objetivos.

5) Pero Deer Park también tiene problemas, al menos eso indica el reporte emitido por Moody’s este jueves por la tarde-noche, esos problemas podrían ser más serios dependiendo de lo que haga su nueva administración. Todo indica que tiene problemas de deuda y de baja liquidez, algo que no debe ser exclusivo de una refinería, pero de cualquier modo impacta.

6) Por ejemplo, de acuerdo con el reporte de Moodys, la refinería Deer Park tiene que resolver problemas de liquidez, entre los que se incluyen la renovación de una línea de liquidez de corto plazo por 130 millones de dólares.

7) Al final Moodys no esconde nada y es muy clara con las causas que provocaron el recorte a la calificación de Deer Park; en su comunicado señala lo siguiente: “La revisión (de la calificación) también evaluará la nueva estructura de capital y las provisiones de liquidez, luego del cierre de la venta, la política financiera bajo la propiedad total de Pemex y el apoyo esperado de Pemex y el gobierno”.

Si existe una empresa en México que requiere apoyo financiero en estos momentos, esa es Pemex. Según el reporte de Moody’s, el gobierno mexicano adquirió una unidad productiva que pondrá bajo la administración de la empresa que más apoyo financiero necesita. Problemas para los problemas, una deuda que se incrementa y la reiterada duda sobre si la adquisición de dicha refinería fue acertada, o siquiera estratégica como se ha calificado. Por lo pronto, todo indica que será un problema adicional.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios