Economía

Presupuesto 2019: lo que debería plantear AMLO para la salud pública

Una política verdaderamente eficaz en este tema debería reconocer que la salud es más que la ausencia de enfermedad y destinar más recursos para establecer un sistema que contribuya a la prevención

08-11-2018, 6:22:31 PM
salud

Por Mac McCullough

De acuerdo con el sitio web del partido Morena, las propuestas relacionadas con políticas de salud para el próximo sexenio se basan en un principio fundamental: “La salud en México debe estar al alcance de todos”. Esa declaración es importante, pero nada fácil de lograr.

El gobierno entrante de México quiere ampliar y mejorar el sistema de salud para que todos puedan acceder a él. Sin embargo, es importante considerar la situación general y no solo enfocarse en ayudar a las personas cuando se enfermen; se debería dedicar energía y destinar recursos en el Presupuesto de Egresos para establecer un sistema de salud pública que contribuya a evitar, primero que nada, que las personas se enfermen.

Una política verdaderamente eficaz en este tema debería reconocer que la salud es más que la ausencia de enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como un completo estado de bienestar físico y mental, y alcanzar este estado de bienestar no es sencillo. Para hacerlo, se requiere un doble enfoque: por un lado, se necesitan intervenciones médicas financiadas por seguros de salud privados y públicos; y por el otro, programas de salud pública que promuevan y protejan la salud en las comunidades donde vivimos, aprendemos, trabajamos y nos relajamos.

Lee: Morena propone terminar comisiones y los bancos se desplomaron

Para poner en contexto la importancia de los programas de salud pública, consideremos la siguiente situación. Necesitamos policías y servicios de emergencia que asistan, cuando hay un accidente de tránsito. Pero también es necesario contar con semáforos y con una infraestructura de transporte que sirvan para evitar accidentes.

En el marco de la salud pública, las inversiones en medicina preventiva, como vacunas y detección de enfermedades, son los semáforos que nos mantienen seguros en el camino hacia nuestro bienestar.

Invertir en el sistema de salud pública puede tener buenos resultados, como mejoras en los niveles de salud, lo que a su vez, también puede implicar ahorros generales para la sociedad.

En Estados Unidos, los estudios muestran que destinar tan solo 10 dólares más por persona al sistema público de salud, puede reducir la tasa de morbilidad por enfermedades infecciosas en un 7.4% y la tasa de mortalidad prematura en un 1.5 por ciento.

Otros 10 dólares por persona podrían aumentar en un 0.6 % el porcentaje de la población con un estado de salud muy bueno o excelente y podrían reducir entre 3 y 6 % los índices de enfermedades de transmisión sexual. Además, aumentar la inversión en salud pública también puede disminuir las enfermedades no contagiosas.

De acuerdo con la Universidad de Ciencias Médicas de Arkansas, hay evidencia de que un aumento del 10% en las inversiones puede disminuir en un 3% la tasa de muertes por enfermedades cardíacas; en un 1% la de muertes por diabetes; y en un 1% la de muertes por cáncer.

Estas inversiones, relativamente pequeñas, podrían salvar vidas y, además, podrían representar un ahorro a largo plazo. Por ejemplo, los programas que promueven que las personas dejen de fumar pueden ahorrar entre 2 y 3 dólares por cada dólar invertido, mientras que los programas de vacunación permiten ahorrar entre 5 y 11 dólares por cada dólar invertido.

Recomendamos: AMLO promete no incrementar la deuda en el Presupuesto 2019

Un análisis de investigaciones de todo el mundo calcula que las inversiones en intervenciones, servicios o políticas de salud pública ayudan a ahorrar más de 14 dólares por cada dólar invertido.

Para cualquier inversionista privado, multiplicar su inversión por 14 representaría una oportunidad; y podríamos decir exactamente lo mismo para los gobiernos que están considerando invertir en el sistema de salud pública.

Morena tiene una serie de propuestas relacionadas con la salud pública. Prometió “garantizar a toda la población, independientemente de su condición de aseguramiento, el acceso oportuno y gratuito a los servicios y medicamentos necesarios”.

Esto ayudará a las personas cuando se enfermen, pero la promesa de “fortalecer y ampliar el sistema público de salud (IMSS, ISSSTE, SSA, SESA)” podría evitar que se enfermen en primer lugar. Por eso, esa segunda promesa es realmente importante.

En relación con la crisis de obesidad y diabetes que hay en México, el partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que actualmente tiene mayoría en el Congreso, dijo que hará hincapié en programas de capacitación y promoción relacionados con la salud, así como en programas de detección temprana de estas enfermedades no contagiosas.

presupuesto-saludNotimex

Morena mostró interés en realizar estudios multidisciplinarios con el fin de comprender estas problemáticas y sus complejas causas sociales.

Asimismo, Morena mostró interés en realizar estudios multidisciplinarios con el fin de comprender estas problemáticas y sus complejas causas sociales, económicas y políticas. Esos estudios serán clave para que “la salud esté al alcance de todos”.

Después de todo, si los niños mexicanos aprenden sobre la importancia de tener una dieta saludable y cómo lograrlo, el país podría reducir sus índices de obesidad y desnutrición.

Morena también planteó una iniciativa llamada “De la pobreza al bienestar”, enfocada específicamente en la salud materno-infantil, que incluye programas de vacunación y nutrición.

Esa propuesta es prometedora: según los estudios, los programas enfocados en niños en edad escolar producen las mejoras en salud y los retornos de la inversión más grandes. Además, Morena resaltó la necesidad de establecer un modelo de atención centrado en las comunidades y en la medicina preventiva.

Este modelo, que en teoría involucraría tanto al sector público como al privado, así como a todo el gabinete ejecutivo del nuevo gobierno, reconoce que la cuestión de la salud no puede limitarse al sector de la salud porque afecta, literalmente, a cada uno de los sectores de la sociedad.

Para respaldar esas propuestas, López Obrador prometió aumentar en un punto del PBI de México la inversión en salud. En este sentido, vale la pena tener en cuenta que no todas las inversiones en salud son iguales, pero las inversiones inteligentes en salud pública son una excelente oportunidad para mejorar los niveles de salud tanto a nivel individual como a nivel general.

Cuando los gobiernos invierten en salud pública, los programas y servicios benefician a toda la población, en especial, a los grupos en situación de pobreza, que no suelen tener buen acceso al sistema de atención a la salud y que, históricamente, han tenido los peores niveles de salud. La inversión en salud pública también puede ayudar a reducir la diferencia entre ricos y pobres.

Por ejemplo, un programa de Seattle, Washington, cuyo objetivo era ayudar a estudiantes de áreas con altos índices de criminalidad a alcanzar mejores niveles de salud y educación, costaba aproximadamente 3,800 dólares por cada participante, mientras que generaba más de 12,000 dólares de ahorro por cada participante.

Lee: 3 factores que marcarán el rumbo del Presupuesto 2019

Todavía no sabemos si se harán realidad las propuestas relacionadas con políticas de salud del presidente electo de México. Lamentablemente, los programas de salud pública forman parte de un ecosistema donde es muy difícil medir el éxito, ya que no hay manera de saber que alguien no se enfermó gracias a estos programas.

Por eso, puede ser fácil subestimar la importancia de la inversión en salud pública (algo que, por desgracia, ha pasado en Estados Unidos últimamente, ya que el apoyo a la inversión en salud pública se ha estancado).

En el nuevo sexenio, México tiene la valiosa oportunidad de mostrar visión y liderazgo en temas de inversión en salud pública.

Si México decide aprovechar esta oportunidad, entonces invertirá el dinero en forma inteligente y tendrá como prioridad un sistema de salud realmente integral para todos sus ciudadanos.

*Mac McCullough es Profesor Adjunto en el College of Health Solutions de Arizona State University. Sus estudios se centran en cuantificar las inversiones en salud pública y en evaluar cómo se pueden realizar inversiones más efectivas.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

También podría interesarte:

Comentarios