Buscador
Ver revista digital
Economía

¿Por qué bajó la inflación en la primera quincena de agosto?

23-08-2019, 10:52:17 AM Por:
Inflación
© Especial

La baja de la inflación es siempre una buena noticia, pero debemos tomar en cuenta la desaceleración de la economía mexicana

La tasa de inflación para la primera quincena de agosto se ubicó en 3.29 por ciento, con lo que se ligan cinco quincenas consecutivas dentro del objetivo del Banco de México (Banxico) (3+/- un punto porcentual), en este importante indicador. La tasa de inflación reportada es, de hecho, la más baja desde diciembre de 2016 cuando quedó en 3.24 por ciento. 

Siempre es, de entrada, una buena noticia que baje la inflación, siempre es y será un dato favorable, que abre espacio para el optimismo y deja bien parado al banco central mexicano, ya que como sabemos es el encargado de mantener a raya este fenómeno, y con ello defender el poder adquisitivo de la moneda mexicana, su mandato único hasta el momento.

Sin embargo, es importante también analizar los puntos finos para determinar si la inflación baja por las medidas de control monetario del banco central, o si acaso existen factores adicionales que la hagan bajar, uno de ellos, riesgoso y que nadie quisiera, es el relacionado con la desaceleración económica; una economía deprimida también genera baja inflación y en este sentido no es una buena noticia, eso ha sucedido en ocasiones anteriores en otros países, incluso hay indicios de que ha pasado en México, aunque nunca se han registrado declaraciones al respecto de las autoridades monetarias.

Lee: La inflación le hace un ‘guiño’ a Banxico para recortar su tasa de interés

Banxico
archivo Banxico

Tasas de interés, el antecedente

Esto, el hecho de que bajen algunos indicadores importantes en un escenario de volatilidad e incertidumbre puede ser consecuencia de otras cosas. Lo que sucedió recientemente con las tasas de interés se convierte ya en un antecedente.

La semana pasada el banco central mexicano decidió bajar su tasa de referencia de 8.25 a 8.0 por ciento, en medio de la incertidumbre financiera global siguiendo la trayectoria del banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, la Fed, que una semana antes había realizado el mismo movimiento al bajar de 2.25 a 2.0 su rédito de referencia.

En su comunicado, el banco central mexicano señaló con toda claridad (raro, pero al menos en esta ocasión creo que sí fueron lo suficientemente claros) al señalar que en un contexto de desaceleración global era necesario disminuir la tasa de referencia para propiciar un entorno de mayor crecimiento. En otras palabras, Banxico bajó la tasa para estimular el crecimiento del PIB, o al menos para intentarlo. Lamentablemente algunas autoridades señalaron que el recorte de la tasa por parte de Banxico obedecía a la buena marcha de la economía, nada más alejado de la realidad.

Lee: ¿Por qué Banxico solo debe tener el mandato de controlar la inflación?

Banxico
Reuters Banxico

Los bienes y servicios que más bajaron, la clave

Para determinar si existe alguna influencia de este proceso de desaceleración en la reducción de la inflación, es bueno considerar los bienes y servicios que han empezado a bajar sus precios, ya que puede ser porque en verdad haya un descenso de precios producto de mayor oferta y eficiencia en el mercado o porque la demanda de estos bienes y servicios es menor y quienes los ofertan se ven obligados a disminuir sus precios.

Así, de acuerdo con las cifras oficiales del INEGI, en la primera quincena de agosto el comportamiento del precio de los combustibles más consumidos por los mexicanos —gas doméstico LP y gasolina de bajo octanaje— fue clave en la desaceleración inflacionaria con caídas de 0.9 y 0.3% respectivamente.

Posiblemente el desempeño anterior tuvo que ver con el periodo vacacional, en el que supuestamente se consumen menos combustibles, aunque no necesariamente, no en una economía como la mexicana en la que quienes viven en los grandes centros urbanos nunca descansan, pero asumamos que así fue.

Sin embargo, otros genéricos que presentaron bajas en su precio fueron los agropecuarios y, ojo, los servicios turísticos. La cebolla también encabezó la lista con una caída quincenal de 14.4% en su precio, le siguieron, ojo, el transporte aéreo con 10.9%, el aguacate con 8.8%, el pollo con 6.3%; además, ojo, los servicios turísticos contratados en paquete con 5.7% y el jitomate con 2.6 por ciento.

Llama la atención que en plena temporada vacacional los servicios del sector turístico hayan bajado sus precios; seguramente los centros vacacionales estuvieron al tope, y ojalá así haya sido, pero es altamente probable que los precios tuvieron que bajar para evitar un mal agosto.

Lee: Estos son los pros y contras de bajar las tasas de interés en Banxico

Peso
Especial

Seguir la tendencia de los precios

En los siguientes meses será importante seguir la tendencia de los precios, así como el desempeño de los ofertantes de productos y servicios, es ahí donde veremos qué tan profunda será la desaceleración; apenas este miércoles el gobernador del banco central del país advirtió que este fenómenos podría ser más profundo de lo esperado, ojalá no sea así pero la tendencia de la inflación y, sobre todo, los bienes y servicios que más bajan, nos darían pistas para saber si el menor dinamismo económico empieza, irónicamente, a bajar la inflación.

Lee: El PIB en el primer trimestre de 2019 no crece y se ubica en 0.0%

agropecuarios Banxico combustibles control monetario desaceleración FED incertidumbre INEGI inflación peso PIB reserva federal tasa de interes turismo volatilidad
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios