revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

Por qué el mundo está lleno de organismos reguladores

Los mercados son imperfectos y el estado es incapaz de regularlos, por eso debe existir un contrapeso que se apoye de la ley en los mercados: los reguladores

19-02-2019, 6:20:29 AM

En virtud de las estrategias adoptadas en las últimas semanas en torno a la actuación de los organismos reguladores en México, se ha generado la expectativa de que el gobierno actual no quiere a dichos entes, no al menos bajo las condiciones actuales en las que operan ya que según las propias palabras del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador: “lo hacen con un exceso de autonomía, sin supervisión de nadie y es necesario pedirles permiso para todo”.

Los organismos reguladores datan de hace muchos años, pero su relevancia en los países industrializados se profundizó hace poco más de 5 décadas cuando el desarrollo de la postguerra generó la necesidad de fijar reglas claras de operación para el desempeño de la economía y sus principales actores; no obstante, era necesario crear también un marco legal adecuado para que estos entes reguladores no rebasaran sus tareas, desde entonces ha quedado claro que a dichos órganos los regula la ley, si tiene vicios es necesario cambiarla para que estos organismos no se excedan.

Lee: Función Pública investiga al presidente de la CRE y así responde

futbol

La Cofece investiga el mercado del fichaje del futbol

Reguladores hasta en la sopa, así es la economía

En la mayoría de los países industrializados y también en los emergentes, la creación de organismos de regulación es la constante, la teoría dice que los mercados son imperfectos y generan distorsiones que deben ser contenidas por alguien. Ese alguien debería ser el Estado, pero al ser este un agente económico interesado no podría hacer el papel de regulador en todas las áreas económicas, a riesgo de generar más distorsiones.

De este modo es como la teoría de la regulación se consolida en el mundo entero y los organismos también, no existe prácticamente ninguna actividad relacionada con el hombre que no sea regulada, desde el deporte hasta todo lo relacionado con la economía, las artes y la cultura en general.

Existen reguladores en el sector de telecomunicaciones, médico, industrial, manufacturero, turístico, energético y no se diga en el sistema bancario en donde es prácticamente obligatorio dada la naturaleza del negocio; se estima que solamente en el sistema bancario internacional existen alrededor de 64 organismos reguladores locales, entre ellos la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de México.

Europa cuenta con 31 reguladores locales exclusivamente en el sistema bancario, América 22 entes reguladores incluyendo a Estados Unidos y Canadá, mientras que Asia cuenta con 4 muy destacados en los principales países como son China y Hong Kong, Japón, además de Australia.

Lo anterior solamente en el sistema financiero internacional y únicamente considerando a los organismos supervisores o reguladores locales, es decir, aquellos que actúan en cada nación, falta por contar los que operan a nivel internacional.

Lee: El presidente de la CRE le responde a AMLO por conflicto de interés 

Ficrea

Especial

¿Quién regula a los reguladores?

Los reguladores no son infalibles, a ellos también se les puede achacar graves errores que llevaron en alguna ocasión incluso a desastres económicos. El mayor ejemplo de cómo se equivocan y necesitan también ser regulados es el colapso de las hipotecas en Estados Unidos, que llevó a una crisis internacional y una recesión económica global. Si los reguladores hubieran actuado correctamente unos años antes, lo hubieran evitado.

Es un hecho que siempre hay riesgos, pero es mejor que haya reguladores incluso con errores, a que no los haya. Cuando los reguladores fallan o cuando se equivocan es evidente que llegó el momento de revisar y ajustar la ley que dirige su actuación. La ley es la que regula a los reguladores, pero también es imperfecta, como todo lo hecho por el hombre. De cualquier modo, si no existieran los representantes de la regulación, la actuación de los gobiernos y de la iniciativa privada sería un caos, a riesgo de que los monopolios públicos y privados provocaran grandes problemas económicos. 

Lee: Empresarios defienden la autonomía de los reguladores energéticos 

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios