Buscador
Ver revista digital
Economía

¿Por qué el consumo no salvará a la economía mexicana en 2020?

20-02-2020, 6:00:56 AM Por:
Consumo
© Envato Elements

Ante el desplome de la inversión pública y privada, la opción más viable para mantener a flote a la economía no refleja un panorama prometedor en los próximos meses.

El consumo interno de México no será el factor que impulse a la economía nacional en 2020 debido a una variedad de factores que afectarán la evolución que registraba desde hace algunos años, según un análisis elaborado por Moodys Investor Services denominado Households will contribute little to Mexico’s modest recovery (Los hogares aportarán poco a la modesta recuperación de la economía mexicana).

De acuerdo con el análisis, este año será muy poco probable que el consumo de los hogares se acelere significativamente, en medio de la baja disponibilidad de crédito, aunado al hecho de que la confianza del consumidor es lenta y el desempeño de las cifras de empleo junto con las políticas gubernamentales limitan la demanda de vivienda.

Esta es la situación

Para Moodys, la participación del consumo privado en la producción económica del país (dos tercios) aumentó algo en 2019 pero dicho avance no se debió al incremento de la participación de los hogares, sino a la fuerte disminución de la inversión, así como a las restricciones de gasto del gobierno federal, lo que impulsó la contracción económica que se registró el año pasado.

Por otra parte, aunque las ventas minoristas continúan su recuperación, el futuro es incierto; a noviembre pasado este indicador tuvo un incremento de 2.1 por ciento anual, pero su tasa trimestral anualizada fue de apenas 1.2 por ciento, lo que demuestra el crecimiento lento que no puede abandonar. Aunque la confianza del consumidor aumentó después del proceso electoral que vivió el país, es un hecho que ha disminuido la confianza en el futuro de la economía y pese a que los salarios reales han aumentado, también destaca que gran parte de esta mejoría parece limitarse a las ciudades que se ubican a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

Crédito al consumo en México, de los más bajos del mundo

Otro factor que hace poco probable que el consumo interno impulse la recuperación económica este año en nuestro país es la situación del crédito al consumo. De acuerdo con el análisis de Moody’s, el crédito al consumo en México representa un escaso 16 por ciento del PIB, uno de los porcentajes más bajos del mundo; esto desde luego será una limitante trascendental para el impulso económico porque no se espera un aumento significativo de la tasa de crédito al consumo en México.

Recomendamos: ¿Qué es un préstamo de nómina? ¿Te conviene pedirlo?

Tarjeta de crédito
Depositphotos

Por su parte, el financiamiento (generalmente de largo plazo) para vivienda, representa solamente el 11 por ciento del PIB, tasa que se ubica muy abajo del nivel vigente en los países miembros de la OCDE, organismo al que México pertenece.

En este segmento, el de la vivienda, no se espera un repunte importante en la demanda de viviendas de interés social hacia los próximos meses debido a que las políticas gubernamentales se centran en la población de bajos ingresos y eso incrementa la demanda de propiedades en renta, así como los créditos para mejoras al hogar. Históricamente, la vivienda de interés social ha tenido que lidiar con el bajo poder adquisitivo de los usuarios de crédito. Es así como actualmente un 40 por ciento de la población económicamente activa se beneficia de algún tipo de asistencia gubernamental, lo que incluye algún apoyo directo de efectivo para adquisición de vivienda de bajos ingresos.

En contraste, los préstamos hipotecarios privados se mantendrán sólidos, pronostica Moodys, aunque no son lo suficientemente numerosos como para provocar un cambio en la desaceleración de la industria hipotecaria mexicana.

Para Moodys, el sentimiento negativo en el sector vivienda inició desde mediados del año pasado y la construcción se encuentra debilitada, aunque todavía no tanto como lo estuvo en el sexenio anterior.

Remesas, claves para el consumo, pero…

Las remesas seguirán como una importante fuente de ingresos para los habitantes de varios estados y, por consecuencia, para su consumo interno. De manera especial, los ingresos por remesas, que el año pasado ascendieron a 36 mil millones de dólares, igual a 3 por ciento del PIB, apoyan a sectores como el de la construcción de viviendas en los estados que más ingresos reciben por este concepto como Jalisco, Guanajuato y Michoacán, que captan hasta el 10 por ciento de los ingresos totales. En los últimos 5 años las remesas han duplicado su participación en el consumo privado.

Dólares
Envato elements

Lee: Remesas rompen récord… y no es buena noticia

Pero ligado a las remesas existe un elemento de riesgo constante, prácticamente la totalidad de estos recursos provienen de Estados Unidos; toda vez que el 97 por ciento de los trabajadores mexicanos que laboran fuera de su país lo hacen en esta nación. Esto genera una dependencia con la economía más importante del planeta, si ésta se mantiene en la senda positiva no habrá mayor problema, pero nada es garantía.

Así, en medio de la fuerte contracción de la inversión pública y privada, el factor que podría impulsar la recuperación económica en México no tendrá el suficiente empuje para lograrlo, de acuerdo con el análisis de Moody’s.

consumo privado credito al consumo hipotecas inversión pública PIB remesas tiendas departamentales
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios